domingo, 31 de enero de 2016

Y el fútbol provocó que Armenia y Turquía tuviesen que verse las caras


Aquí ya hablamos una vez, de que por diferentes circunstancias políticas, históricas o por conflictos todavía vigentes, la UEFA ha prohibido ciertos enfrentamientos entre diversas selecciones. Es por ello, también que el Estado de Israel pertenece a la Confederación Europea y no a la Asiática, donde habría abundantes problemas por su no reconocimiento. El caso es que en 2008, el sorteo clasificatorio de cara al Mundial 2010, deparó que debían verse las caras Armenia y Turquía, y en esta ocasión, el fútbol sirvió para provocar un pequeño acercamiento entre dos naciones que no mantenían relaciones y que incluso, desde 1993, habían decretado el cierre fronterizo.

El conflicto más reciente había sucedido apenas unas décadas antes. Armenia se había anexionado la región de Nagorno Karabaj, bajo soberanía de Azerbaiján. Los turcos, contrarios a esa intervención decidieron decretar el cierre de la frontera que comparten con Armenia. Sin embargo, la razón de mayor peso que lleva sucediendo desde practicamente todo el siglo XX fue el conocido como genocidio armenio. Posiblemente, después del holocausto, el genocidio más estudiado y debatido.

Comenzó en 1915, todavía bajo bandera del Imperio Otomano en plena I Guerra Mundial. Y se sucedió hasta 1923. El 24 de abril de 1915, el gobierno de "los jovenes turcos" detuvo un pequeño grupo de 235 armenios que residían en Constantinopla. Después aumentó la cifra a 600, hasta que emitió una norma en la que obligaba a la deportación de toda la comunidad armenia. Se estima que hasta un millón de personas pudieron perder la vida. También se registraron otros episodios contra grupos de origen serbio, asirio y griego.

El estado de Turquia, nacido tras la desintegración del Imperio Otomano no ha negado la existencia de asesinatos de armenios, pero se niega a aceptar la etiqueta de genocidio y que respondiesen a un plan de exterminio organizado. Mientras tanto, la República de Armenia, surgida en 1991 tras el colapso de la URSS, ha intentado hacer publico y recabar apoyos para que los sucesos fuesen reconocidos a nivel internacional como genocidio, algo que hasta el momento han hecho varios países. Entre ellos, Francia, Canadá, Italia, Argentina, el Vaticano, Alemania o Rusia. España, por contra, no se refiere a los hechos como genocidio, aunque también algunas Comunidades Autónomas sí lo han reconocido. En Francia y Suiza, incluso se ha propugnado legalmente que sea delito el negar su existencia.

Sin embargo, tras más de 15 años sin relaciones diplomáticas e incluso con la frontera cerrada desde 1993, la fase de clasificación para el Mundial de 2010, sirvió para que Turquia y Armenia debieran coincidir. Quedaron encuadrados en el grupo 5 (también el de España), y para el enfrentamiento de septiembre de 2008 en Erevan, la capital armenia, el presidente del país invitó a su colega turco a presenciar el partido. Era un acto sin precedentes. Nunca un presidente turco había visitado a su vecino. Y por supuesto el gesto contó con el agrado de toda la Comunidad Internacional. Futbolísticamente, sí que se había registrado un encuentro parecido apenas unos meses antes. En el campeonato de Europa Sub-19, Armenia recibió a Turquía sin que se registrasen incidentes.
Entre fuertes medidas de seguridad, incluyendo la instalación de cristales blindados en el palco del estadio, Abdula Gül pudo ver como su país, Turquía, se imponía por 0-2, a la Armenia que presidía Serguie Sarkisian. El encuentro fue cordial y cargado de buenas intenciones, pese a que también se registraron protestas de algunos sectores nacionalistas contrarios a la visita, hasta que Turquía reabriese la frontera y reconociese el genocidio.

En octubre de 2009, un año más tarde, Sarkisian devolvió la visita que también concluyó con victoria turca por el mismo resultado. Ninguno de los dos países logró clasificarse al Mundial. Pero al menos parecía que el encuentro deportivo servido para avanzar la diplomacia entre ambos países. Apenas cinco días antes, habían firmado en Zurich  un acuerdo para la normalización de las relaciones, reabrir las fronteras y crear una comisión mixta e independiente para  investigar los sucesos acaecidos desde 1915 hasta 1923. Al partido llegaron ambos presidentes juntos, en un autobús con las banderas de los dos países. Se decidió homenajear a Hrant Dink, periodista turco defensor de la causa armenia y que fue asesinado por un joven de 17 años. Se realizó una simbólica suelta de palomas y se prohibió la entrada de banderas de Azerbaiján que portaban algunos simpatizantes azeríes para no desencantar a la comitiva armenia.

Desgraciadamente, las buenas intenciones apenas duraron unos meses, y de nuevo los acuerdo fueron paralizados. Incluso a día de hoy, la frontera turco-armenia permanece cerrada. Y el pasado mes de abril cuando se cumplían 100 años de las primeras detenciones y matanzas de armenios no hubo homenaje conjunto. Y es que el fútbol sirvió de primer acercamiento, y para iniciar un deshielo de más de dos décadas, pero resultó insuficiente...

miércoles, 13 de enero de 2016

Fútbol y Pasiones Políticas en la prensa

Ya que ultimamente publico poco, me apetece hacer una pequeña entrada de autobombo a ver si me motivo un poco más. Así que voy a ir haciendo una pequeña recolección de apariciones del blog en la prensa, que sinceramente siempre molan y elevan un poco el ego bloggero. Si veis que salgo en algún lado más, ¡avisadme! que la idea de esto es ir añadiendo todo.

-"Los Wert, los Capone y otros hermanos famosos que estuvieron en bandos enfrentados" (Strambotic, blog del diario Público, 12 enero de 2016). Con un enlace al artículo "Hermanos enfrentados en Selecciones Diferentes (I)", en referencia al duelo de los hermanos Boateng en el Mundial de 2010, en el que uno defendía los colores del anfitrión Alemania y otro los de Ghana. 

-Crítica al blog en "Soccer Politics" (Junio 2015), una web perteneciente a la Universidad de Duke y que trata de analizar y reflexionar sobre la influencia del fútbol. Trata abundantes temas y tiene un apartado de reseñas sobre el blog y ahí decidieron dedicarnos unas amables líneas..

-Mención y enlaces en el artículo "El laberinto de los nacionalizados" en Speaker Corner, blog del diario ABC el 28 de enero de 2015, donde además de la mención califican al blog como "referencia en el tema de las nacionalizaciones de los futbolistas". Se enlazan a textos como el de Antonio Dumas, o de nuevo al de hermanos enfrentados en selecciones diferentes.



-El artículo "Candidato Weah" apareció en la revista "El otro lado del balón" en su número de Noviembre 2013. Venía a completar un análisis y entrevista del único jugador africano en conseguir el Balón de Oro.

-En el diario Ara, en su edición para Baleares, mencionaron el blog y en mi calidad además de aficionado mallorquinista, me pidieron una breve opinión sobre los ultras del Mallorca, para un artículo sobre si "¿En Mallorca también revive la extrema derecha?

-Hasta Argentina llegó también una mención al blog en el Diario Uno en el artículo "La "doble selección" en la FIFA, publicado el 9 de marzo de 2014. De nuevo era en referencia al tema de las nacionalizaciones y cambios de normativa de la FIFA a la hora de defender una Selección Internacional, y cuando adquiría firmeza y que cambios se habían producido.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Claudio Ranieri y su renacimiento

Una vez comencé a preparar un artículo sobre los entrenadores italianos que habían pasado por España. Iba relacionado a uno de los textos más leídos en la historia del blog, "Las abundantes simpatías fascistas en el fútbol italiano" (agosto 2012). A Capello se le escaparon unas declaraciones elogiando a Franco, que luego intentaron ser matizadas. Mucho más reciente Arrigo Sacchi decía que había demasiados negros en las categorías inferiores de Italia y que por ello Italia no tenía dignidad ni orgullo, pero rechazaba que sus declaraciones tuvieran tintes racistas. Así que me dio por mirar al bueno de Ranieri, y a aquel breve paso de Gianni de Biasi por el Levante, un hombre que no hizo mala campaña con lo que se encontró en Valencia y que ahora ha conseguido cierto reconocimiento por su meritorio papel con Albania.

Claudio Ranieri es desde luego un técnico ampliamente conocido. Larga trayectoria que le ha llevado a dirigir en cuatro países, y además de estar un tiempo (desastroso, eso sí) al frente de la Selección de Grecia. En España, le pudimos ver en Valencia y en el Atlético.

Mucho antes de eso, Ranieri era un chico nacido en Roma, que con nueve años se colaba en el autobus para presenciar los Juegos Olímpicos de 1960. Quizá eso sirvió para despertarle pasión por el deporte. Mientras el resto de sus hermanos continuó con el oficio familiar de carnicero, Ranieri se esforzó para acabar el colegio y destacar en el fútbol. Y a base de esfuerzo, de adaptarse a jugar de defensa fue escalando en la Roma. Hasta hacer su debut en la serie A de la mano del mítico Helenio Herrera. Después jugaría con el Catanzaro ocho campañas, con ascensos y descensos entre la serie B y la máxima categoría, para acabar disputando el final de su carrera en Sicilia, primero en el Catania y luego en el Palermo.

Ranieri, no se alejó del fútbol y se convirtió en entrenador. Y pronto comenzó con éxitos destacados. Tras breves experiencias en equipos menores, su primera hazaña fue hacerse cargo del Cagliari, al que ascendió de la serie C1 a la A, y consiguió mantenerlo en la máxima categoría. Después tuvo que lidiar con un Napoli posMaradona, y pese a obtener una decente cuarta plaza y consolidar a un joven Gianfranco Zola, el club no terminó de quedar satisfecho con su tarea. Su siguiente destino fue una Fiorentina, que afrontaba un año en serie B, y de nuevo Ranieri supo rescatarla, devolverla a la máxima categoría y no suficiente con esto, levantaría la Copa de Italia de de 1996. El año siguiente supera al Milan en la Supercopa y tras quedar en mitad de la tabla cierra su ciclo en Florencia. 

Inicia la temporada sin equipo, y de repente, alguien en Valencia decide fijarse en él para sustituir a Jorge Valdano, que inició la campaña de 1997 con tres derrotas consecutivas. Ranieri se hace cargo del club ché, y pese a ser recibido con bastante recelo (se dudaba de su estilo defensivo, para una plantilla diseñada para Valdano.). La prensa tuvo razón. Romario, petición expresa de Valdano fue rápidamente devuelto a Brasil. El Burrito Ortega, pasó a un papel secundario. Los jugadores criticaron al entrenador sin tapujos, pero Ranieri a base de trabajo y resultados supo ganarse a club y afición. Consigue entrar en Europa vía intertoto. El año siguiente se mete en Champions y un destacadisimo Valencia levanta la Copa del Rey tras vencer en la final al Atlético por 3-0, endosar un 6-0 al Madrid en Semifinales y haberse cargado al Barça en cuartos tanto en la ida como en la vuelta. Saldría de Mestalla con admiración, algo nada sencillo en una de las aficiones más exigentes de España con sus entrenadores. Su destino sería el Atlético de Madrid, por entonces en mano de la familia Gil. E iniciaría la desastrosa campaña que terminaría con el descenso a segunda del club. Ranieri dimitió a mitad de temporada cuando el conjunto colchonero ya se encontraba bajo administración judicial.  

De España, dio el salto a un Chelsea de la época preAbramovich. También fue recibido con dudas. Un inglés escaso, mayor simpatía por su predecesor, el también italiano Vialli. Y el caso es que no tuvo un mal papel. Se le exigió entrar en Europa y lo hizo. El año siguiente, llegó el ciclón Abramovich. Su nombre parecía ser el primero en salir, pero la imposibilidad de contratar a Sven Goan Erickson le hizo mantenerse en el cargo. Alcanzó semifinales de Champions, hizo un plantel interesante y comenzó a sentar las bases del nuevo rico Chelsea. Con una buena indemnización para dejar paso a Mourinho, se encontró la llamada de nuevo del Valencia. Campeón de Liga y de UEFA pero sin ocupante en el banquillo ya que técnico Rafa Benítez había puesto rumbo a Anfield. "Si el Valencia me llama, voy nadando", llegó a afirmar. Pero la segunda etapa en Mestalla resultó horrible. Eliminado en febrero de la UEFA por el Steaua de Bucarest, alejado de las posiciones destacadas en Liga... el crédito y su cariño se esfumaron y fue despedido en pocos meses. 

Hubo que esperar dos años de descanso para volver a ver a Ranieri al frente de un equipo. Sería en 2007 en el Parma, regresando a Italia, y salvando al equipo del descenso. Así que, su buen hacer hizo que se le ofreciera uno de los banquillos más codiciados de Italia. La Juventus que acaba de conseguir el ascenso a serie A de la mano de Didier Deschamps. Pero el técnico francés no continua en el equipo turinés y el elegido es Ranieri. Con él, la Vechia Signora consigue también retornar a la Champions, pero permanece alejada del título, y es destituido a final de temporada.

De nuevo tendría ofertas de banquillos golosos. La Roma, el club donde se formó de niño, le brinda la oportunidad de dirigirlo. Pese a sus conflictos con capitano Totti, el club finaliza su segundo a apenas dos puntos del Inter y roza el scudetto, también el Inter le impide levantar la Copa. Dos años después curiosamente pasará a dirigir al equipo milanés. La apuesta de Moratti para intentar reconducir al club desde la marcha de Mourinho, también fracasa con Ranieri. El equipo termina el año alejado de cualquier posición destacada...

Y de nuevo, Ranieri comienza una etapa sorprendente. Es el elegido por otro de los nuevos ricos europeos, y que a su vez debe protagonizar un rescate desde serie B, como en sus orígenes con Cagliari o Fiorentina: El Monaco. Ranieri diseña de nuevo un conjunto interesante, que sube sin problemas y en el siguiente año, pelea con PSG aunque finalizará segundo en la Ligue francesa. 

En 2014, Ranieri se aventura en su primera etapa como seleccionador nacional. Lo hace con Grecia, un país que estuvo en octavos en el mundial, apenas unos meses antes y que cayó en penaltys frente a Costa Rica. Sin embargo, el conjunto heleno toca suelo con el técnico italiano. En la fase de clasificación a la Eurocopa 2016, protagoniza sonrojantes derrotas. Parte desde el bombo 1 entre las selecciones más poderosas y sin embargo, finalizará la clasificación última de su grupo. Pierde todos los encuentros en casa salvo el último, incluyendo el duelo contra las débiles Islas Feroe. Ranieri es despedido sin discusión.

¿Sería el final para un entrenador de 64 años? Cuando dan el salto a dirigir selecciones, suele ser sintoma de ganas de reducir carga de trabajo... pero sin embargo, Ranieri recibió una oferta del modesto Leicester de la Premier League. Como sucedió en Valencia, como sucedió en el Chelsea, se le recibió con amplías dudas, cuasidesprecios... y ahora seis meses después, y finalizada la primera vuelta, el Leicister sigue en lo alto tras la primera vuelta. Comienzan a surgir los rumores de si el equipo aguantará. De si, de verdad, puede ganar la Liga... Veremos, pero desde luego Claudio Ranieri no estaba acabado aún...

jueves, 10 de diciembre de 2015

¿Justicia ciega?

En ocasiones, hay hechos que nos hacen aprender de derecho. La gente se documenta, habla con amplios conocimientos jurídicos, revisa normas y reglamentos y se lanza a opinar sesudamente. La cagada del Real Madrid en la copa del Rey, propició que surgieran diversos debates en twitter y en los medios. En vez de buscarse la decisión más simple, y correcta, la gente trató excusar al Real Madrid, aún a sabiendas de que los argumentos eran incorrectos. La memez del ciclo de amonestaciones del artículo 122, finalmente fue deshechada, y al final se optó por intentar justificar un defecto de forma en la no comunicación de la sanción. Igualmente débil y vacío, en un intento de luchar hasta el final y salvar una cagada, de la que no sabemos quien es el responsable pero que conllevaba la eliminación del Real Madrid.

Hay una cosa que me sorprende más de este asunto. Realmente, lleva un tiempo ya rondándome la cabeza. La justicia debe valorar hechos y no personas, siendo igual para todos, etc, etc... Todo esos argumentos teóricos y bonitos. La Justicia no solo debería ser ciega, sino que las que lo Administran también deben ser imparciales. No solemos reparar en que juez te ha caído, sino en el número de juzgado donde has de acudir. Debemos pensar que todos los jueces actuarán bajo las mismas leyes y criterios, y por tanto, tu procedimiento no se verá afectado, en caso de que te juzgue un juez u otro. De ahí el problema, y en muchas ocasiones, acompañado de aplausos y jolgorio de los jueces estrella. Que se creen más importantes que los propios asuntos que tratan.

En el fútbol, la figura del primer administrador de justicia es inevitable que quede marcada. El árbitro tiene rostro, cara, procedencia, un amplio curriculum e incluso, muchos aficionados tenemos buena memoria para recordar que el mismo colegiado nos robó en alguna ocasión anterior o no actuó de la misma manera con una acción similar y que ahora nos perjudica... Es inevitable. Pero superado el trío arbitral. Nadie ponía cara a quién integran los diversos Comités que ponen sanciones, valorar recursos, deciden si un hecho merece un partido de sanción o varios...

Yo hace un tiempo me enteré que un catedrático de derecho había sido en su día un miembro de uno de estos Comités. Son gente anónima, normalmente procedentes de facultades de Derecho, que se reunen, dictaminan y labor cumplida. Sus nombres no salían en los medios. Sin embargo, ultimamente empieza a ser habitual lo contrario.

La denuncia anónima (gilipollesca, vamos) de un abogado que decía actuar en nombre de un linier para perjudicar al Barça, en el clásico, acabó arrojando que un vocal del comité de árbitros había militado en Falange. Esta semana veíamos titulares como "El futuro del Real Madrid en manos de este hombre" y sacaban toda la obra y gracia del Presidente del Comité de Competición... Hoy el As decide sacar a los miembros de apelación... "pocos datos se conocen" de ellos, dice el artículo. Y ojalá siguiera así y no estuvieran ahora también yendo machaconamente a buscar sus antecedentes, revolver sus decisiones y sembrar dudas a trabajos que no son individuales sino de organismos y comités específicos.

domingo, 11 de octubre de 2015

Albert Jorquera, el mito de la caverna

Era preferible esperar a que pasarán las Elecciones Catalanas para no avivar más polvareda. Luego, John Carlin en EL PAIS hizo un interesante resumen. Desde Madrid, no hacemos distinciones. No solo se critica a Cataluña o al País Vasco como entidades colectivas, sino que frecuentemente se habla mal de "los catalanes", "los catalufos"... También de los vascos. Los "putos vascos". No se hacen distinciones. Se dispara así. Y si hay que inclinarse, se odia a todo lo que se puede asociar a ello. En el fútbol, por ejemplo, a sus equipos. Pero así, con muchas cosas. A veces, los separatismos también se alimentan con fuerza, del desprecio que reciben desde el otro lado. Y en España, sucede mucho. 

Entre medias recordé el caso de Albert Jorquera. Posiblemente uno de esos votantes de Junts pel Si de las últimas elecciones. El ex portero ingresó en CiU en 2011 y llegó a ir en la candidatura del partido para el Ayuntamiento de Girona, sin obtener su acta de concejal. Era un rostro conocido. Canterano del Barça, para el difícil puesto de portero. Fue escalando en el club, tuvo que probar cesiones en Ceuta o en Mataró para acabar debutando en primera división en 2004 en el Camp Nou con el Barça de Rijkaard. En Liga, solo se le pudo ver en siete ocasiones hasta 2007. En Champions, apenas un par. Con actuaciones solventes, aunque por supuesto, muy a la sombra de otro canterano como Victor Valdés. Entre 2004 y 2007, Jorquera formó parte de un equipo que conquistó dos ligas y una Champions. Sabía su condición de suplente y de jugar por indisposición del titular. Y parecía cumplir, y contar con confianza y apoyo de entrenadores y afición.

Pero Jorquera vio destrozada su carrera en un partido amistoso. Posiblemente, se hubiera cansado de su papel secundario en un grande y como otros porteros canteranos de Madrid o Barcelona, se hubiera marchado a otro destino. Pero cuando defendía la portería de la Selección Catalana en 2007, una mala salida en un corner, acabó provocando que se rompiera el ligamento cruzado y propiciándole una lesión de más de siete meses de recuperación. El portero fue retirado en camilla del campo con evidentes síntomas de dolor.

Para más inri, el partido en el que se rompió Jorquera era un Cataluña-Euskadi. Y en pleno 27 de diciembre, con la liga parada y escasez de noticias deportivas. Su lesión tuvo bastante protagonismo en la sección de deportes de los informativos. Y supongo que en todos los lugares con odio al catalán. Pero desde luego en Madrid, hubo motivo de mofa, burla y escarnio. Por apuntarse a ese partido. Por considerar que jugar con Cataluña es una cuestión que merezca estos resultados. Jorquera se convirtió en un blanco sencillo, de chistes, de insultos, mofas y de descargar ese odio anticatalufo...

El Barça incorporó a Pinto para sustituirlo, que se afianzó y tuvo buen rendimiento y bastante protagonismo, tanto en la Copa del Rey, como tras la lesión de Valdés. Jorquera, dejó el Barça dos años después, sin volver a jugar un partido oficial con el club culé. Se comprometió con el Girona, que militaba en 2ª, y volvió a saborear la titularidad, pero con 31 años, decidió retirarse y volcarse en negocios familiares. Pese a su pequeña actividad política, y un paso por el Llagostera como entrenador de porteros, Jorquera no ha mantenido excesivo protagonismo mediático. Quizá, asqueado del trato recibido desde lejos, cuando se destrozó el ligamento y encima vio su nombre convertido en motivo de escarnio.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

El minuto de silencio por el 11-S abucheado en Estambul



El otro día, en el post sobre el partido que disputó el Kansas City Wizards al día siguiente de los atentados del 11-S, Mr Quely dejó en comentarios que recordaba que la hinchada del Galatasaray abucheó el minuto de silencio en su partido de Champions frente al Lazio.

Efectivamente, como ya es notorio, la UEFA no quiso suspender la jornada y los partidos programados se disputaron. En el Ali Sami Yen, el Galatasaray se impuso 1-0 al Lazio que entrenaba Dino Zoff y que tenía un equipo plagado de figuras (Peruzzi, Stam, Nesta, Couto, Simeone, Favalli, Pancaro, Inzaghi, el Piojo López o Mendieta, entre otros. Antes del partido, los jugadores guardaron ese respetuoso minuto de silencio. Pero efectivamente, la hinchada del Galatasay, no. Y lo acompañó de pito y abucheos.

ANTERIORMENTE EN EL BLOG:
Ese minuto sobrecogedor

lunes, 14 de septiembre de 2015

Oriol Rosell solo jugaría con Cataluña

Quizá su nombre no sea muy conocido. Oriol Rosell, canterano del Barça, que llegó a jugar con el filial en la campaña 2011-12. y actual futbolista del Sporting de Lisboa, donde comienza ahora su segunda temporada con 23 años. Entre medias, Rosell estuvo tres años en la Liga estadounidense enrolado en el Kansas City. Con el equipo américano conquistó los formatos equivalentes a los torneos de Copa en 2012 y de Liga en 2013, y se convirtió en el primer jugador español en inscribir su nombre entre los campeones estadounidenses. Además el jugador en la celebración, decidió acompañarse de la estelada. Sus actuaciones destacadas, animaron a Gerard López a incluirlo en la convocatoria de la Selección Catalana para el encuentro de 2013, que les enfrentó a Cabo Verde en Montjuic.

Junto a Rosell, como siempre Cataluña presentó un equipo con nombres destacados. Cesc Fabregas, Piqué, Busquets, Jordi Alba, Sergio Garcia, Bojan, Capdevila, Codina, Aleix Vidal o Sergi Roberto fueron algunos de los que se impusieron por 4-1 a los caboverdianos. 

La verdad es que su rostro, pese a su buen hacer en Kansas, completado además con esos títulos, se enmarcaría entre los menos conocidos del combinado catalán. Pero sin embargo, sí hizo una cosa poco habitual. Habló sin tapujos de que rechazaría cualquier convocatoria de la Selección Española. En la web de la Plataforma Pro Seleccións fue claro:

Diría no a la selección española. “Lo primero son mis ideales, lo que pienso. Si me dijeran de ir y aceptara, yo sería el primer desilusionado. Me rompería el corazón a mí mismo. Está claro que no iría convocado. En cambio, jugar con la selección catalana absoluta y representar a mi país, con toda la gente apoyándome, es un sueño”.

Evidentemente, con 21 años y jugando en la Major Soccer League, Oriol Rosell nunca había sonado entre los futuribles de Del Bosque. Ni siquiera, había sido citado en categorías inferiores. Y pese a su salto a un equipo puntero como el Sporting de Portugal, su nombre tampoco se ha mediatizado en España, para que su renuncia resultase polémica. Sin embargo, es de los pocos que se ha atrevido a hablar y manifestarse con claridad. Él no se siente español y rechazaría una convocatoria de la Selección Española.