miércoles, 20 de agosto de 2014

Las ayudas públicas al Villarreal

"Con buena picha bien se jode", viejo refrán español. Y es que, si tengo una empresa privada o un club de fútbol y la Administración Pública, no solo no me reclama mis obligaciones fiscales, sino que encima me nutre de dinero, todo se hace mucho más fácil. La UE abrió expediente a siete clubes españoles para investigar la cantidad de ayudas públicas recibidas. Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna por sus diferenciales fiscales al no ser Sociedades Anónimas y a Valencia, Hércules y Elche por las ayudas recibidas a través del Instituto Valenciano de Finanzas.

Curiosamente, de los equipos investigados escapaba el Villarreal. Un club, que inexplicablemente goza de simpatía entre la prensa y el pueblo llano, al que todo se le elogia, se le ríen las gracias, se le conceden homenajes cuando debería ser sancionado...

Nos hemos acostumbrado a las declaraciones de su Presidente. El año pasado presumía "de haber renunciado a toda ayuda pública" y se le elogió y se le puso de ejemplo. Pese a que en las mangas de su camiseta aparecía, el ya extinto Canal Nou. Fue el club más beneficiado por los patrocinios del inoperante Aeropuerto de Castellón, llegando a cobrar la friolera de 19 millones de euros entre 2006 y 2010. Curiosamente, ahora en verano, EL PAIS solo criticaba que el beneficiario fuera el CD Castellón.

Canal Nou, fue la otra gran suministradora de dinero público a las arcas del Villarreal. 15 millones de euros por temporadas entre 2003 y 2006, cifra que luego ascendió a 25 millones, entre 2006 y 2011 más un complemento de 2,6 entre 2009 y 2012. En la página web, El Desconfidencial, están publicados los acuerdos y contratos de patrocinio entre empresas públicas con los equipos de la Comunidad Valenciana. Los acuerdos del Canal autonomico de televisión Nou con el Submarino Amarillo no acababan ahí. También abonaba otros 6 millones de euros por una serie de partidos amistosos y ¡por la mascota!. Y esto sin remontarnos a los anteriores contratos con Terra Mitica que también despilfarraron las arcas públicas pero sirvieron para hacer emerger al equipo de fútbol.

martes, 19 de agosto de 2014

"El del Everton y alguno más"



Lamento mi alargada ausencia... Las vacaciones y el calor amodorran. Tengo muchos temas pendientes por escribir, que al final no sé si podré satisfacer. La imagen que teníamos del fallecido Grondona desde España, la paralización de las obras de reforma en el Santiago Bernabéu, las sospechas sobre los fichajes de Keylor Navas, James Rodríguez o incluso Illarramendi por los intereses comerciales de ACS... En fin, Un verano movido y como siempre cargado de temas interesantes que merecían unas líneas.

De momento, lo que me ha acercado al ordenador es el desastre que han montado con el campeonato de Segunda División en España. La Liga, decidió no formalizar la inscripción del Murcia, (4ª la campaña pasada lo que hizo que disputase incluso disputó el playoff de ascenso) por no cumplir unos ratios económicos. Sin embargo, un juez paralizó esta expulsión y decretó la medida cautelar de readmitirlo y obligar a la Liga a tramitar su ingreso en Segunda. Hoy, aunque, esto da muchas vueltas, la Liga ha notificado que no puede admitirlo y en principio, el campeonato, que comenzaba este sábado y que había sido suspendido, dará comienzo con el Mirandés y sin el equipo murciano.

No voy a hablar, del año anterior en que el Murcia, descendido al ser el 19ª, fue repescado por el Guadalajara que bajó en los despachos, y por el que seguramente los aficionados murcianos no dirían aquello de "lo ganado en el campo" que lucen este verano. Tampoco voy a flagelarme con el Mallorca y su plaza europea a la que los jueces también fallaron a su favor. O el reciente y parecido caso del Orihuela, que hace dos años logró su readmisión en Segunda B. Y, tampoco habrá que remontarse a 1995, cuando un desastre parecido para readmitir a Celta y Sevilla tras incumplir una serie de avales acabó ampliando la 1ª división a 22 equipos. 

Simplemente os subo las quinielas que me han proporcionado en el estanco. Porque, pese a este berenjenal de difícil comprensión, hay quiniela este fin de semana. Ala, apañense ustedes. La quiniela incluía (como es habitual) cinco encuentros de segunda, pero al ser suspendidos, se habían cambiado por partidos de la Premier. 

-¿Cuales?- He preguntado, curioso e interesado.
-El del Everton y alguno más.- Me ha respondido un estanquero, que posiblemente también esté harto de que nadie se entere.- 

"El del Everton y cuatro más. Salvo que las quinielas ya tampoco sean de 15". Mi cara de menudo desastre debía ser palpable. Así que para solucionarlo, me han proporcionado una quiniela vacía. Un modelo sin rellenar, en la que se dice "los encuentros objeto de pronostico serán los determinados por S.E.L.A.E. para cada jornada y por el orden allí establecido". Chúpate esa. Haz la quiniela totalmente a ciegas... Esto es lo que nos ha generado nuestra magnifica Liga de Fútbol Profesional.

sábado, 26 de julio de 2014

Rinat Akhmetov, el propietario del Shakhtar y el hombre más rico de Ucrania

Rinat Akhmetov es el propietario del Shakhtar Donetsk. Militante del partido de las Regiones ucraniano, defensor del gobierno de Yanukovich y la mayor fortuna del país con más de 18.000 millones de euros. Su vivienda se encuentra en Donetsk, la mayor ciudad bajo control pro-ruso que reclama su autonomía de Kiev. Una posición complicada para el hombre más adinerado de Ucrania. Empresario con negocios en el gas, centrales eléctricas, bancos, medios de comunicación... Un conglomerado de casi 300.000 empleados que sirven para elevarlo al 97ª persona más rica del mundo en 2012 según la lista Forbes.

Pero, pese a esas simpatías con el Kremlin y con el anterior Presidente, incluidas importantes y generosas donaciones económicas, Akhmetov ha tomado partido por la unidad. Pese al amplio boicot electoral que se produjo en la ciudad, y que ni él mismo pudo acudir a votar ni regresar a su hogar, rodeada de un buen número de rebeldes prorrusos, el empresario sigue con firmeza tratando de apagar la rebelión. Sus medidas no solo han sido aparecer en televisión, animar a acudir a votar y manifestarse a favor de la permanencia en Ucrania. También ha decidido subir las pagas de sus empleados y brindar un bono de 25 dolares diarios a quienes colaboren con las autoridades de Kiev sea en labores policiales o de reconstrucción. También ha conseguido evitar que su ciudad sea bombardeada.

Pero la situación sigue siendo tensa, agravada aún más con el reciente derribo del avión de Malasian Airlines. De hecho, tras jugar un amistoso en Lyon, cinco brasileños y un argentino retrasaron su regreso a Ucrania por temor a la situación del país. El equipo, también se ha visto a trasladar su sede a Kiev y a disputar esta temporada en la localidad de Lviv.

LA HERENCIA DEL SHAKTAR
Akhmetov también tiene manchas en su pasado. "Heredó" el club de fútbol de su principal socio, Akhat Bragin, otro empresario acusado de pertenecer a la mafia y que se hizo con el control del club. En 1994 ya padeció un intento de atentado en el aeropuerto de Donetsk del que pudo sobrevivir. Pero un año después, en octubre de 1995 una bomba en el estadio, le acabó costando la vida, pasando a ser sucedido por Akhmetov. Al parecer, el atentado fue perpetrado por una banda gangster rival. Desde 1995, es innegable la progresión del equipo, que se ha convertido en el principal club ucraniano, conquistando nueve títulos ligueros (incluyendo los cinco últimos de manera consecutivas) y la Copa de la UEFA del año 2009, además de convertirse en un destino para futbolistas importantes. 

lunes, 21 de julio de 2014

El terremoto de México en 1985

El 19 de septiembre de 1985, México padece uno de sus terremotos más devastadores. 8,1 en la escala Richter, al que prosiguieron otras réplicas de gran magnitud en los días sucesivos. El epicentro se encontró en el Océano Pacifico frente a las costas de Michoacán y afectó principalmente al Distrito Federal y a la capital del país. Los daños materiales fueron elevadisimos, el número de fallecidos se situó en un principio en 4000 pero la cifra se elevó considerablemente a los pocos días.
Pese al compromiso y entrega de la mayoría de los ciudadanos, el Gobierno respondió tarde y mal. Decretó una absurda censura, el Presidente Miguel de la Madrid no se dirigió a la nación hasta pasados tres días, policía y ejército tardaron en ser enviados al lugar, y la ayuda internacional que de inmediato decidieron brindar gran número de Estados fue rechazada en primer termino. Posteriormente, ante la magnitud de la tragedia se dio marcha atrás en aquella absurda decisión y fue aceptada, perdiéndose un valioso tiempo. La ciudadanía sí se mostró más eficaz, constituyó brigadas humanitarias y decidió colaborar para atender a heridos, buscar desaparecidos y organizar las tareas de rescate y ayuda a los afectados. Multitud de edificios significativos quedaron destrozados, y sumieron al DF en un panorama desolador.

El Presidente Miguel de la Madrid no dimitió. Aunque no lo manifestó públicamente, se sospecha que la censura y el retraso en aceptar la ayuda internacional fue por el temor de que la FIFA decidiese retirar la organización del Campeonato del Mundo de México, que se iba a celebrar apenas ocho meses más tarde. En la inauguración recibió una de las más profundas pitadas que se han realizado contra un Presidente en cargo durante un evento de estas características.


jueves, 17 de julio de 2014

Colombia y la Copa América 2001

Tras la imposibilidad de organizar el Campeonato del Mundo de 1986, el Gobierno de Andrés Pastrana quiso limar esa herida organizando la Copa América de fútbol y reparar, en parte lo sucedido 25 años antes. La designación, procedía de lejos, ya que desde 1987, el Presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Nicolas Leoz había establecido un calendario que nombraba los organizadores hasta 2005. La sede colombiana fue ratificada un año antes del torneo.

Sin embargo, en el año 2001 comienza a incrementarse la actividad armada de diversos grupos insurgentes colombianos. Principalmente, los de izquierdas, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN), y los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), de extrema derecha. Un coche-bomba en Medellín deja dos muertos en enero, otro en mayo en Cali, 36 heridos. En ese mismo mes, otro atentando en Medellín otros ocho muertos, y antes de final de mes, nuevos atentados en Pereira y Bógota que suman otros cuatro muertos y amplían la cifra de heridos que ya se cuentan en centenares. La situación de inseguridad es patente y la Confederación Sudamericana decide reunirse para evaluar la conveniencia de celebrar el campeonato en el país.

El propio Presidente Andrés Pastrana acudió a la reunión a defender la organización. En un discurso televisado manifiesta que "retirar el campeonato a Colombia es el mayor de los atentados". Y aunque el encuentro fue provechoso y Colombia resulta ratificada, las dudas prevalecían. Nuevos coches-bomba fueron encontrados en Cali y Bogotá, las Autodefensas retienen a aficionados y la situación termina de tensarse con el secuestro del vicepresidente de la Federación de Fútbol, Hernán Mejía Campuzaño el 25 de junio en la ciudad de Pereira, a manos de las FARC. 

El torneo llega a darse por cancelado. Así lo anuncian diversas federaciones en Perú y en Uruguay. Brasil parece postularse como nuevo organizador, también Uruguay o Bolivia. Y pese a que el ELN anuncia que no pretende boicotear el torneo y las FARC liberan a Mejía Campuzaño, puede ser tarde... La Confederación Sudamericana, finalmente ratifica a Colombia, pero retrasando la celebración para el año siguiente. Algunos seleccionadores, liberan a sus jugadores, convencidos de que ese verano no habrá torneo continental.

Los representantes colombianos deben multiplicarse en diversos lugares para mantener el torneo. Los alcaldes de las sedes se comprometen al máximo por garantizar la seguridad, y los patrocinadores que ya han invertido importantes sumas presionan para mantener la sede y las fechas. Finalmente, la Confederación Sudamericana establece el 7 de julio que el torneo se disputaría como estaba previsto. Es decir, comenzando apenas cuatro días más tarde.

Chile convoca a su plantel después de haberlo disuelto, Brasil decide enviar a un conjunto sub-23, Argentina, que se había manifestado en favor de posponer el torneo, anuncia que no tomará parte en esta edición. Canadá, que había sido invitada, también renuncia. Sus sustitutos, Honduras y Costa Rica hubieron de preparar sus combinados en apenas unas horas, organizando el viaje a toda velocidad y saltándose incluso sus campeonatos locales que se encontraban en juego.

Andrés Pastrana respira aliviado, al ver como el torneo se disputa pese a esas dos renuncias. Y más, cuando una quincena después, preside la final en la que Colombia vence por 1-0 a México y se proclama por vez primera campeón Continental. Pastrana, además, uniformado con la camiseta colombiana hará entrega de la Copa y felicitará a todos los jugadores en un amplio baño de multitudes, repleto de éxito tras haber mantenido el torneo, tanto a nivel deportivo como organizativo.

martes, 15 de julio de 2014

La "pandilla de gays" campeona del Mundo

La Selección alemana se proclamó campeona del mundo por cuarta vez en su historia. Además, consigue romper el hito de que ningún conjunto europeo se había impuesto en los campeonatos disputados en América. Y para la historia quedará también el arrollador triunfo en semifinales frente al anfitrión Brasil. Una generación magnifica que consigue por fin poner su nombre como campeón.

La profecía aquella de que la Alemania unificada sería imbatible que anunció Beckenbauer no era tal. Y Alemania tuvo que recomponerse. Tenía muchas dudas en 2006 cuando organizaba su Mundial. Parecía que venían años de sequía y pocos nombres conseguían albergar ilusión y esperanzas. El mítico ex jugador Jurgen Klinsmann fue nombrado nuevo seleccionador y comenzó una ardua tarea para rejuvenecer el equipo y dotarlo de un estilo de juego más vistoso y elegante. Tuvo que enfrentarse a veteranos pesos pesados y dar entrada a jóvenes como Klose, Lahm, Podolski, Schweinsteiger que una década después continúan integrando el núcleo de la Selección. Alemania fue tercera en su mundial, pese a que no partía entre las favoritas. Cayó en semifinales ante Italia, posterior campeona y Klinsmann dejó el cargo satisfecho de sus resultados y habiendo consolidado una nueva línea.

Pero el relevo fue lo más cercano posible. Joachim Low, su segundo entrenador heredó el cargo y continuó con la dinámica iniciada. Hoy mismo reconocía el mérito y la importancia de Klinsmann al frente. Desde entonces, Alemania ha sido la Selección fiable que la caracteriza. Sucampeona de Europa en 2008, semifinalista en 2010, de nuevo semifinalista en 2012 y ahora consiguiendo su cuarto cetro mundial.

Por el camino, siguieron cayendo pesos pesados. Michael Ballack, quizá como el último icono de una Alemania anterior, se quedó fuera del Mundial de 2010 y tuvo que ceder la capitanía a Lahm. Su representante cargó con dureza. Dijo que la Selección la controlaban una panda de gays y que el nuevo estilo de juego respondía a esa condición. 

La verdad es que no han sido las únicas voces que han tildado de homosexuales a algunos jugadores, o al propio Klinsmann que ya tuvo que escuchar ese rumor en su etapa de jugador, incluso Jesús Gil rechazó su fichaje  "porque le dijeron que perdía aceite". Ese rumor se extendió a Joachim Low. Pero los rumores avanzaron cuando Thomas Hitzlsperger, miembro del equipo alemán en el Mundial de 2006 y la Euro 2008 salió del armario en enero de 2014, ya retirado en activo. También levantó polvareda cuando el actual portero del equipo alemán, Manuel Neuer, dijo que "animaba a los futbolistas gay a hacer pública su condición sexual". Hoy esta Selección Alemana a la que se vinculan estos rumores y la acusaron de ser dirigida por un núcleo de gays celebra un nuevo título. 

lunes, 14 de julio de 2014

La renuncia de Colombia al Mundial 86

Cada vez suenan más voces que critican la designación de Catar como sede del Mundial de 2022. Desde todos los ámbitos y con diversos motivos. Desde el factor meteorológico, a una hipotetica modificación del calendario para disputarlo en invierno, la situación laboral de los trabajadores a incluso acusaciones de compras y amaños para resultar elegida. Aunque aún no se sabe, a algunos nos empieza a surgir la creencia, que viendo el error del nombramiento del país asiático, la FIFA está preparando el terreno para retirarle esa organización.

Solamente existe un precedente. En 1974, la FIFA había determinado que Colombia sería el país organizador del Campeonato del Mundo de 1986. Era la última decisión que presidió Sir Stanley Rous, que apenas cuatro días después fue derrotado en su reelección por el brasileño Joao Avelange. La candidatura se llevaba forjando desde hacia cuatro años antes, y el que fuese seleccionada supuso una explosión de alegría en el país colombiano.

De inmediato se iniciaron los preparativos. Se creó un comité organizador y comenzaron las obras en los estadios, la reforma de El Campin, sede de la final, proyectos para construir nuevas instalaciones en Armenia y Barranquilla... Se presentaban proyectos que sirvieran de iconos. Nuevos estadios, reformas, rascacielos, hoteles, infraestructuras en transportes, etc... Pero las maquetas y planos no se concretaban, y sus costes parecían elevadisimos para la maltrecha economía colombiana. Tanto que a apenas seis años de la cita, el presidente Julio César Turbay, comenzó a plantearse la conveniencia de organizar el evento y cedió al Parlamento la consulta sobre si se debía realizar y como sufragarlo economicamente. Varios representantes y miembros del Comité Organizador redactaron un proyecto para crear la marca "Colombia 86" encargada de conseguir el capital para financiar el campeonato, y el presidente se comprometió a llevarlo a cabo. La FIFA, que ya tenía la mosca detrás de la oreja, también demandaba ese compromiso o un anuncio oficial de renuncia a organizar la cita.

El final de legislatura aparcó la aprobación legal hasta 1981, y Avelange impaciente, llegó a viajar a Colombia en agosto del 81. Pese a su apoyo público a que Colombia organizase el campeonato, instó a que el país presentase firmemente todas las exigencias en un plazo de 120 días desde el final de la Fase Final que se celebraba en España en 1982. Pero en la cabeza de los dirigentes proseguían las dudas. Surgían voces críticas priorizando otros aspectos sociales. El presidente Turbay en una visita oficial a Rio de Janeiro, también se mostró contrario a la organización, y los medios locales comenzaron a postular al país brasileño como sede sustituta. En 1981, de nuevo el Parlamento, posponía la aprobación definitiva de la Ley para desarrollar el Mundial, y se entraba en 1982, ocho años después de la designación con todavía mucha infraestructura que desarrollar.

Finalmente, en abril de 1982, la organización encontró un empujón definitivo. La Federación y un gran complejo empresarial prepararon un Mundial  con casi el 100% financiado por manos de inversores privadas, con apenas gasto público y que se disputaría en apenas seis sedes. El Gobierno dio luz verde, y por fin, parecía que Colombia comenzaba a preparar su Mundial con ocho años de retraso, aunque aún en el plazo marcado por la FIFA. Pero el organismo futbolístico no permaneció tan de acuerdo. No veía con buenos ojos que las comunicaciones y retransmisiones estuvieran en manos privadas, ni tampoco la seguridad, además de establecer unos requisitos en materia de ciudades, capacidad de estadios e infraestructura hotelera y de transporte. Durante el Mundial de España, se dieron los últimos arreones diplomáticos. El Presidente electo, Belisario Betancur seguía dispuesto a organizarlo, siempre y cuando no costase un centavo al Estado, pero los jerifaltes de la FIFA y los países que pugnaban por ocupar la sede de Colombia, ya se movilizaban para lograr la renuncia.

Y así se produjo. La FIFA emitió de nuevo los requisitos. Algunos técnicos como estadios de gran capacidad o una torre de comunicación en la Capital, otros de transporte ferroviario y de la red de carreteras, otros financieros como la libre utilización de divisas extranjeras y otros de beneficio propio como la congelación de tarifas hoteleras para miembros del la FIFA y de las Federaciones Nacionales así como disponer de una amplía flota de limusinas para estos mismos. Unos requisitos excesivos e inasumibles en cuatro años. Y menos para un Gobierno dubitativo y que acababa de tomar posesión. Finalmente el 25 de octubre de 1982, Betancur anunciaba en un comunicado, lo que era un secreto a voces, Colombia renunciaba a organizar el campeonato:


"Como preservamos el bien público, como sabemos que el desperdicio es imperdonable, anuncio a mis compatriotas que el Mundial de fútbol de 1986 no se hará en Colombia, previa consulta democráticas sobre cuales son nuestras necesidades reales: no se cumplió nuestra regla de oro, consistente en que el Mundial debería servir a Colombia y no Colombia a la multinacional del  Mundial. Aquí tenemos otras cosas que hacer, y no hay siquiera tiempo para atender las extravangacias de la FIFA y sus socios. García Márquez nos compensa totalmente lo que perdamos de vitrina con el Mundial de Fútbol".

El texto era muy duro con la FIFA y fue respondido por Avelange. Asimismo hacia alusión al galardón del escritor García Márquez como premio Nobel de literatura. Pero ponía fin a ocho largos años de dudas y controversias relativas a la organización del evento. En enero de 1983, México, que había organizado el campeonato en 1970, era seleccionado para la cita de 1986.