jueves, 16 de octubre de 2014

La encrucijada nacional de Piqué

En España se encuentran dos de los movimientos nacionalistas más fuertes de Europa. El País Vasco y Cataluña todavía no encuentran acomodo en el Estado Español. Salvo los periodos de Patxi López y de Maragall-Montilla, los Gobiernos Autonómicos han tenido siempre colores nacionalistas, y la demanda de poder competir con Selecciones Nacionales propias a nivel deportivo, a imagen de lo que sucede en el Reino Unido, es una reivindicación constante desde hace años. 

De momento, ante la imposibilidad de hacerlo, jugadores vascos y catalanes siguen optando por defender la camiseta de la Selección Española. En parte por obligación, como refleja la Ley del Deporte, en parte por conveniencia profesional, y por supuesto, porque el Seleccionador de turno ha decidido seguir contando con ellos. En España, el deporte en general, pero indudablemente el fútbol sigue siendo la mejor explotación de patriotismo y el mejor coto para levantar ídolos. Jugadores que se hayan bajado de ese carro, se cuentan con los dedos de las manos. El célebre caso del gallego Nacho en los noventa, y el del barcelonista Oleguer, aunque nunca llegó a confirmarse hasta después de su retirada deben ser los únicos casos de futbolistas que se atrevieron a decir no a ser internacionales absolutos.

En España hay figuras sagradas (Basta ver las vomitivas campañas proCasillas, o proRaúl en su día). Y aunque se sospecha (o directamente se conoce), se disimulan sus creencias e inquietudes. Figuras como Rafa Nadal, Fernando Alonso, o incluso Marc Márquez, miden prudentemente sus palabras, para no resultar perjudicados por inclinaciones políticas. A Miguel Indurain, autentico mito nacional hace un par de décadas se le acabaron ocultando e ignorando sus declaraciones a L´Equipe en las que reconocía "no tener fibra patriótica" y que él "era de Navarra, que es casi lo mismo que ser vasco". Vascos y catalanes han tenido que sortear estos jardines cuando han representado a España y no siempre, lo han conseguido.

Para no alejarnos a tiempos de Iribar o Kortabarría, o incluso de Arconada y sus medias blancas, se ve la problemática que conlleva para algunos jugadores salir bien parados. Mientras que en tenistas o jugadores de baloncesto, con amplía presencia catalana, no se han conocido simpatías separatistas (al menos de los primeros espadas), en hockey sí que ha sido un tema notorio

¿Y en el fútbol? Aparte de Oleguer, por supuesto, y de los rumores a pie de calle de algunos jugadores vascos hemos asistido a diversos ejemplos. La estelada que llevó Cesc, las banderas de Puyol y Xavi tras ganar el Mundial... Algunos con menos nombre también tuvieron su importancia. Aduriz, que siempre había reclamado la oficialidad para la Selección de Euskal Herria no dudó en incorporarse a la Selección Española. Más problemas tuvo Markel Susaeta al explicar que representaban "una cosa" en su única convocatoria en la Selección y así podríamos seguir sumando ejemplos...

Todas estas incertidumbres provocan la animadversión y directamente el odio en muchos rincones de la España No nacionalista. Susaeta lo dijo abiertamente "por culpa de los medios de comunicación le insultaban en el Bernabéu". De Oleguer directamente se decía que estaba en el Barça por sus convencimientos políticos... Al respetado Guardiola, 47 veces internacional, también se le ha criticado sus simpatías nacionalistas...

Pero la última y más recurrente figura es la de Gerard Piqué. Su capacidad era indudable. Fichado por el Manchester en edad juvenil, fue recuperado por el Barcelona en 2008. No llegó a entrar en el equipo de Luis para la Euro 2008, pero con Del Bosque y con Guardiola se consolidó como central indiscutible. Seis años después su palmarés es impresionante, 1 Mundial, 1 Eurocopa, 3 Champions, 4 Ligas... Pero su imagen y rendimiento sí se ve más tocado. Su relación y descendencia con la cantante Shakira le abalanzó a los medios del corazón. A nivel deportivo rendimiento y progresión inferior a la esperada, algunos críticas en Can Barça... Hoy mismo, sumaba ese acto que tan mal sienta entre los aficionados. Una multa y discusión con la policía estando de juerga. Y encima, el resto de España le percibe como un nacionalista catalán. Sus declaraciones ya le habían generado odios en Madrid. Aquella celebración del doblete con el "boti, boti, boti", o en la que "ellos no tenían a Bankia" para poder fichar como el Madrid. Incluso, aquella respuesta en catalán que pareció ofender a Ramos en un partido de la Selección.

Pero ahora, pese a sus intentos de explicarse, la situación de Piqué se ha agravado. Su presencia en la Diada, la creencia de borrarse de algunos partidos y por supuesto el mal momento del equipo ha servido para que se afilen lanzas en su contra. El jugador, sí que se ha mostrado partidario de realizar una consulta sobre la independencia de Cataluña, aunque no ha manifestado cuál sería el sentido de su voto, es ya uno de los señalados. Muchas voces piden a Del Bosque que no vuelva a convocarle. Y aunque algunos jugadores (incluso el propio Ramos) cierran filas, dificilmente Piqué consiga borrarse de esa etiqueta de "nacionalista, aprovechado, incoherente" o insultos más graves que pueden encontrarse.

miércoles, 15 de octubre de 2014

De nuevo el fútbol es la excusa para encender los Balcanes

Europa tuvo que superar la depresión del siglo XX. Dos guerra mundiales dejaron el continente devastado. A nivel social, económico, poblacional... Pero no solo eso, la vieja Europa que siempre había dirigido el mundo debía ceder su papel hegemónica a Washington, Moscú o incluso otras potencias emergentes. El cambio de paradigma era un hecho. Las antiguas naciones dominantes, perdían su grandeza y en ocasiones pasaban a ser meros satélites ajenos.

Europa decidió reinventarse. Se atrevió a un aventurado experimento. Su integración entre diferentes naciones. Abandonar la guerra como resolución de conflictos y crear una poderosa comunidad, derribando fronteras, dando libertad de movimientos a ciudadanos y mercancías, crear su propio mercado y moneda comunes y regirse por unas pautas comunes y unos mecanismos de solidaridad entre miembros. 

El experimento resultó durante casi 50 años. La guerra desapareció del suelo europeo y el futuro parecía esperanzador. Los conflictos se resolvían sin armas y como brillantemente acuñó Paul Auster "el fútbol fue un milagro que le permitió a Europa odiarse sin destruirse".

Pero la esperanzadora e ilusionante Unión, que había visto caer el Muro, asistía perpleja y sin capacidad de reacción al estallido de los Balcanes. Guerra, genocidio, víctimas civiles y una sensación de incapacidad mostraron las primeras carencias del ambicioso proyecto. El fútbol además sirvió como detonante definitivo con la patada que propició Boban a un policía yugoslavo en un partido entre Estrella Roja y Hadjuk Split. 

Miles de muertos después, consiguiendo incluso la primera intervención militar de la OTAN (algo que no se llevó a cabo ni durante la Guerra Fría) Yugoslavia daba paso a nuevos Estados pero todavía con muchas heridas y frentes abiertos entre ellos. Hoy, de nuevo el fútbol avivaba esos sentimientos.

En el partido clasificatorio para la Eurocopa 2016, en Belgrado, Serbia y Albania debían verse las caras. La UEFA, que sí tiene emparejamientos prohibidos por cuestiones políticas, no actúa igual con la exyugoslavia. Aún así era consciente del riesgo había prohibido el desplazamiento de aficionados. Pero supuestamente un pequeño grupo de albaneses residentes en Serbia accedió al estadio. Y lograron, mediante una aeronave, desplegar una bandera de la Gran Albania (que reivindica como propia la región de Kosovo) sobre el terreno de juego. Mitrovic, jugador serbio decidió retirarla con vehemencia, desatando una amplia tangana con los jugadores albaneses. El agravio se desplazaba también a la grada. Invasión de campo, bengalas, intentos de asalto. Los jugadores albaneses se retiraban entre multitud de objetos arrojados y el arbitro decidía suspender el partido. Entre los detenidos por el incidente de la bandera aparece uno de los hermanos del Primer Ministro de Albania... 

Pero como vemos, los Balcanes siguen encendidos y el fútbol de nuevo resulta una excusa idónea para despertarlo. 

lunes, 13 de octubre de 2014

Los nombres de personalidades en los estadios españoles

Sin duda es uno de los mayores homenajes que se puede aspirar. Que tu nombre bautice una calle, es un reconocimiento público y notorio, que ha destapado abundantes polémicas en muchos municipios. En el fútbol, sucede igual con los estadios. Los templos-santuarios de cada club donde congregar a sus aficionados ha sido testigo de diversos nombres. Unos simplemente responden con su nombre a su ubicación geográfica, en algunos casos comienzan a extenderse en España los nombres comerciales de patrocinadores, pero otros sí son adornados con personajes históricos a los que el conjunto rinde su particular homenaje.

PRESIDENTES DEL CLUB

Quizá el grupo más numeroso represente el de los expresidentes de esos equipos. Considerados engrandecedores del club o cuya aportación para afrontar la construcción del terreno de juego les hizo valedores de perdurar en la nomenclatura del mismo. El caso más conocido, posiblemente sea el caso del Real Madrid, que lleva la denominación de Santiago Bernabéupresidente del club blanco entre 1943 hasta su muerte en 1978. En ese periodo, el Real Madrid se convirtió en el club con más títulos del panorama europeo y Bernabéu fue el que se lanzó a la construcción de un nuevo estadio en los terrenos de Chamartín con capacidad para 100.000 personas. Desde 1944 se han ido sucediendo las reformas y mejoras para seguir adaptando el estadio. La última, se encuentra ahora mismo paralizada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Pero el Real Madrid no es el único caso. Vicente Calderón, presidente del Atlético entre 1964 y 1980 y del 82 hasta su fallecimiento en el 87, da nombre al estadio que se levantó en 1966. En su caso, además también de su exitosa etapa al frente, el empresario contribuyó a desbloquear la situación del Estadio del Manzanares, al que rebautizaron con su nombre.

En Sevilla, sus dos conjuntos repiten la situación de los equipos madrileños. El Betis luce el nombre de Benito Villamarín, presidente entre 1955 y 1965, que rescató el equipo de Tercera y consiguió que el Ayuntamiento cediera los terrenos para levantar el por entonces Heliópolis, Mientras que el estadio del Sevilla se bautizó como Ramón Sánchez Pizjuán, presidente del club en dos etapas, del 32 al 42 (incluyendo por tanto, la etapa de la guerra civil) y del 48 al 56, que se interrumpieron puesto que aceptó un cargo en la Federación. Bajo su mandato, el Sevilla ganó tres trofeos de Copa y proyectó el nuevo estadio al que da nombre.

Lo mismo sucede en Elche, con Manuel Martínez Valero, presidente del equipo en los 60´y 70´, etapa en la que el equipo ilicitano vivió sus mejores años y construyó su nuevo estadio que incluso sería una de las sedes del Mundial 82. Y similar caso es el de su rival provincial, José Rico Pérez, presidente del Hércules durante trece años entre el 71 y el 84, consiguiendo la mejor clasificación del equipo con un 5ª puesto. Sufragó parte del nuevo estadio, que también sería otra de las sedes mundialistas, y luego no consiguió que se le reconociera la deuda que mantenía el club, reclamando 104 millones de pesetas sin éxito. En Tenerife, también mantiene su nombre Heliodoro Rodríguez López, presidente del equipo canario entre 1946 y 1950, y que en su gestión el equipo recuperó la propiedad del estadio y acometió importantes remodelaciones en el mismo. Para encontrar otro ejemplo, también habría que ir a Melilla, en el caso de Rafael Álvarez Claro, alcalde de la ciudad y que también ocupó la presidencia del club.

En este listado, podían aparecer presidentes destronados, que dieron nombre a sus estadios pero actualmente no... El estadio Luis Sitjar en Palma de Mallorca, permanece abandonado, y pesan sobre él diversas ordenes de derribos recurridas, tras el traslado del equipo a Son Moix. Sí que sigue en pie Mestalla, que durante un tiempo lucía el nombre de Luis Casanova, presidente ché durante 19 años en los que consiguió la primera liga del equipo valenciano y levantó el nuevo estadio. También, están los casos de Manuel Ruiz de Lopera y Teresa Rivero, que un periodo y con ellos ocupando la presidencia rebautizaron el Villamarín y el Estadio de Vallecas con sus nombres. Aunque posteriormente recuperaron sus nomenclaturas actuales. 

JUGADORES

De este listado, quizá convendría recuperar a algunos nombres anteriores. Ocuparon el palco presidencial, pero anteriormente también habían tenido etapa como jugador del club. Santiago Bernabéu fue delantero centro del Real Madrid llegando a anotar más de 60 goles con los blancos. Heliodoro Rodríguez López, también vistió la camiseta tinerfeña. Sin embargo, España no suele ser un país en el que se encuentren muchos jugadores que den nombre a estadios. Incluso, se da la peculiaridad de encontrar estadios de equipos que homenajean a jugadores que nunca vistieron esa camiseta.

El Real Madrid, decidió que el estadio donde jugase el filial blanco, llevase el nombre de Alfredo Di Stefano, uno de los mejores jugadores de la historia, y primer gran mito del madridismo. Pero en primera división, está el caso de Alfonso Pérez Muñoz, ex jugador de Real Madrid, Betis y Barcelona e internacional en 38 ocasiones. Pese a que nunca defendió los colores azulones, ha sido el jugador nacido en la localidad madrileña, que más veces ha jugado con la Selección. Y eso le sirvió para dar su nombre al estadio desde 1998.

Misma situación sucede en otros municipios madrileños pero que juegan en categorías menores. Fernando Torres, da nombre al campo del Fuenlabrada, Iker Casillas al del Móstoles o incluso Mario Suárez al del Alcobendas. En Benidorm, aplicaron la misma formula, y el estadio lleva el nombre de Guillermo Amor. Ninguno jugó en esos conjuntos, pero son el paisano que más nivel futbolistico ha alcanzado. 

El último ejemplo de futbolista que sí da nombre a un estadio de fútbol es el de Alfonso Murube, en Ceuta. Jugador del equipo ceutí entre 1933 y 1936, cuando decidió colgar las botas y alistarse inmediatamente para combatir la República con el ejército franquista. Fallecería, con el grado de Teniente en 1938. En el 42, el Ceuta modificó su nombre al estadio y le puso el del centrocampista, evidentemente pesaban más los méritos bélicos que los deportivos en esa decisión.

Quizá en el futuro se puedan añadir algunos. En Madrid se despertó un movimiento importante solicitando que el insulso nombre de Estadio de Madrid, conocido popularmente como La Peineta y donde jugará el Atlético de Madrid cuando abandone el Calderón fuera bautizado con el nombre de Luis Aragonés, aunque de momento, parece que Ayuntamiento y Atlético de Madrid no lo contemplan. 

OTRAS PERSONALIDADES

después surgiría un grupúsculo variado. Desde políticos a personalidades locales, pero que no guardaban una relación estrecha con el equipo de fútbol. Sorprenden algunos casos. El ex árbitro y Seleccionador Nacional, Pedro Escartín, es el que da nombre al estadio donde juega el Guadalajara. También ha dejado de llamar la atención, que el estadio del Valladolid se llame José Zorrilla, poeta y dramaturgo del siglo XIX que nació en la capital castellana, pero cuya relación con el fútbol es, por supuesto, inexistente. Otro apartado merecerían algunas referencias religiosas. San Mamés en Bilbao, San Lázaro en Santiago de Compostela, Santo Domingo en Alcorcón o el Arcángel en Córdoba. Sorprende, quizá, en comparación con el baloncesto la ausencia de víctimas del terrorismo. En la ACB, el Málaga juega en el Martín Carpena y el Caja Laboral en el Fernando Buesa, ambos políticos asesinados por ETA.

De personajes históricos, faltaría citar algunos políticos locales que pese a no ocupar cargos futbolísticos, contribuyeron y apoyaron al equipo de su ciudad. Son los casos del industrial lucense Anxo Carro, el Ramón de Carranza en Cádiz, que se construyó por empeño de su hijo y lo bautizó con ese nombre en honor al militar y político gaditano, que ocupó la alcaldía y el cargo de Gobernador Civil de la provincia o el de Carlos Belmonte, alcalde de la localidad manchega y arquitecto que diseñó el proyecto del nuevo campo. Personajes de mayor envergadura nacional como Adolfo SuárezJuan Carlos I y el Príncipe Felipe, dan nombre a los campos donde juegan Ávila, Ciudad Real y Cáceres, respectivamente. Rafael Álvarez Claro, también fue alcalde de Melilla, pero ocupó también la presidencia del equipo de fútbol. También debería aparecer en el listado el Estadio de Montjuic, donde jugó el Espanyol antes de marcharse a Cornellá-El Prat. El estadio olímpico de Barcelona alteró su nombre por el de Lluis Companys, presidente de la Generalitat de Cataluña durante la II República y asesinado en la Guerra Civil.

Como ya publiqué en 2013, muchos de estos nombres, dificilmente superarían el filtro de la Ley de Memoria Histórica por su vinculación con la Guerra Civil o la posterior represión durante la dictadura. Nombres como los de Ramón de Carranza, Álvarez Claro, Anxo Carro, Alfonso Murube o Luis Sitjar son de difícil acomodo con esa norma, aunque de momento permanecen como denominación oficial. 

domingo, 21 de septiembre de 2014

¡Ánimo Jonás!

Por si alguno no lo sabe... el que escribe este blog es del Mallorca. Equipo que ha decidido no dar alegrías a sus aficionados desde hace ya unos cuantos años. Lejos quedan las temporadas de jugar en Europa, de disputar la Copa del Rey con aspiraciones, de ganar en grandes estadios... Incluso es lejana la primera división. Uno mira con añoranza a los grandes jugadores que pasaron por el equipo y que conseguían emocionarnos. De esos, que vayan donde vayan (porque del Mallorca vuelan todos) les deseas que vaya bien y empatizas con sus triunfos.

Uno de ellos fue Jonás Gutierrez, "el Galgo". El futbolista con más velocidad y mayor resistencia física que yo he visto en mi vida. Jonás era un muchacho que corría del minuto 1 al 90 a una velocidad que dejaba atrás a los defensas. No era técnico. Simplemente echaba la bola para adelante y esprintaba. Su apodo era totalmente merecido. Lo trajó Cúper al Mallorca en 2005, con apenas 22 años tras haber jugado en Velez Sarsfield. Y tras unos inicios flojos, Jonás se adaptó a la liga española y comenzó a mostrar su potencial. Inalcanzable para cualquier otro futbolista, la única manera de frenarle era cosiéndole a patadas. De las cuales Jonás se levantaba y seguía incansable. 

Jonás dio tardes memorables. Él solo cortaba contragolpes a base de correr más que el delantero rival. Él mismo fabricaba jugadas en ataque a base de echar la pelota hacia adelante y superar a los defensas desbordados. De extremo, de lateral, donde hiciera falta. El Galgo era un pulmón los 90 minutos de partido.  En 2007, con última jornada en el Bernabéu incluida, a Jonás le dimos el premio de mejor jugador de la temporada por parte de la Penya Mallorquinista de Madrid. Luego, menuda tabarra dí en verano yo a mi novia con que vendían a Jonás en 2007. Era insustituible. Al final se quedó. Era el jugador que siempre querrías tener en tu equipo... Hoy le contaba... ¿Te acuerdas de "el Galgo"? "Pues claro"....

Solo estuvo un año más en Mallorca. Antes de marcharse a la Premier. Al Newcastle. Ya era internacional absoluto con Argentina, y, de hecho, jugaría el Mundial de 2010 reconvertido en lateral. Ahora cuatro años después, de su propia boca, con una gorra pasa disimular la falta de su característica melena, nos enteramos que tiene cáncer de testículos. 

Las aficiones de Vélez y Newcastle le han brindado su apoyo. Mallorca no debería ser menos el próximo domingo. Y al menos, desde este blog,no puedo resistirme. Uno recuerda los buenos momentos que hizo pasar Jonás. Y es del 83 como yo, y estas cosas, tocan. ¡Ánimo Jonás! ¡Ánimo Galgo!


sábado, 20 de septiembre de 2014

Los fichajes sospechosos de Florentino Pérez

Pese a haber conseguido levantar la Champions hace unos meses, dos derrotas ligueras han provocado un resfriado en la segunda etapa de Florentino Pérez al frente del Real Madrid, que parecía tranquilizada con la consecución de los títulos y la marcha de Mourinho. Pero el mercado de fichajes en el que se han producido las salidas de Di María y Xabi Alonso han vuelto a sacudir al despacho presidencial del Bernabéu. Y más, cuando surgen voces que hablan de que las llegadas del colombiano James, el mexicano Chicharito Hernández, el costarricense Keylor Navas, o incluso, hace dos campañas la de Irraramendi, responden más a intereses empresariales de la constructora ACS que a criterios deportivos para reforzar el Real Madrid. Y algunos apuntan incluso más lejos...

ILLARRAMENDI

Pese a que su fichaje se produjo hace dos campañas... La corriente sospechosa ha saltado este verano. Illarramendi llegó al Real Madrid tras pagar el Real Madrid su cláusula de rescinsión de 30 millones de euros. Por un jugador de 22 años que había debutado hacía tres campañas en 1ª división y que llevaba en ese momento 53 partidos en la máxima categoría. Su último año, la Real logró clasificarse para Champions con Illarra de medio centro indiscutible. Por su procedencia, comenzó a compararsele con el nuevo Xabi Alonso. Pero a diferencia del tolosarra, Illarra no había sido internacional absoluto y presentaba peores números en Primera a su edad. Aún así, el Real Madrid que necesitaba reforzar la posición apostó fuerte y desembolsó esos 30 millones. Illarra, de momento no ha conseguido consolidarse en el Bernabéu. Un primer año con fuertes dudas y actuaciones decepcionantes, han provocado que sea un jugador de relleno, sin opciones para Ancelotti que no confía en él. Sin embargo, algunas voces, apuntan a que ACS estaría detrás del proyecto de reforma de Anoeta.

JAMES RODRÍGUEZ

¿Alguno habíamos oído hablar de James antes del Mundial? Yo personalmente no. Sí que se escuchaba que Colombia tenía una Selección interesante, pero no habíamos reparado en el nombre de este jugador que militaba en el Mónaco. El equipo francés, sin jugar competición europea no pudo lucir en exceso su nombre. Anteriormente sí había destacado en el Oporto. Pero, fue el Mundial lo que decantó su fichaje. Con seis tantos, se convirtió en el máximo goleador del torneo, lideró a una competitiva Colombia y fue nombrado mejor jugador en la fase de grupos. Para "rescatarlo" del Principado Monegasco, el Real Madrid tuvo que rascarse el talonario y la operación se cifró en 70 millones de euros. Su presentación resultó espectacular, con un Bernabéu lleno de ciudadanos colombianos con banderas y las camisetas de la Selección cafetera. De momento, James sí está teniendo hueco en los once de Ancelotti, pero que a los pocos días ACS haya resultado adjudicatoria de la obra de la mayor autopista de Colombia con un proyecto de 700 millones de euros eleva su fichaje de al sospechoso. Y más, tras la insistencia con la que parecía tratarse el fichaje de su compatriota Radamel Falcao...

CHICHARITO HERNANDEZ

El último fichaje de este mercado veraniego fue la cesión del mexicano "Chicharito" Hernandez, dispuesto a pugnar por Benzema en la delantera madridista. El méxicano llegaba cedido por el Manchester United. Curiosamente, México es otro de los principales nichos de mercado de la constructora ACS. Hace apenas tres días, le era asignado el proyecto de una refinería por 430 millones. Pero es uno de los tantos proyectos por los que pugnaba en el país. 

¿KEYLOR NAVAS, PELLEGRINI, TURQUÍA?

Florentino Pérez ya ha tenido que desmentir estas acusaciones al acumularse las sospechas por esos beneficios para su constructora. Sin embargo, lejos de disiparse, todos los fichajes comienzan a ser mirados con resquemor. Se rumorea una nueva expansión de ACS en Costa Rica, país del guardameta Keylor Navas contratado este verano, e incluso ya se ven fantasmas en las contrataciones del entrenador chileno Manuel Pellegrini en 2009, que coincidió con importantes inversiones de ACS en aquel Estado o incluso, los fichajes de los jugadores turcos Altintop y Sahin, cuando Estambul era candidata a albergar los Juegos Olímpicos de 2020 y tenía la mayor parte del proyecto por edificar. Esta semana, los tímidos gritos de "Florentino dimisión" se acompañaron de pancartas contra él y su empresa. Por si alguno le interesa, ACS en su web tiene expuesto en que países tiene presencia (por cierto, Costa Rica no está entre ellos). 

viernes, 19 de septiembre de 2014

Telmo Zarra, el goleador

Recientemente, Bilbao colocaba la placa a la calle que da nombre a Telmo Zarraonandia Montoya. "Zarra" fue su nombre futbolístico. Un hombre discreto que lo que mejor sabía hacer era marcar goles. Aún ostenta la cifra de máximo realizador de la Liga española con 251 goles y la de la Copa, con 81. Fue el máximo goleador del torneo en seis ocasiones y su nombre, sirvió para que el MARCA crease un trofeo al jugador español que más goles anotase.

Zarra nació en la localidad de Asua y desarrolló practicamente la totalidad de su carrera en el Athletic. Comenzó en el equipo de su pueblo, y cuando finalizó la Guerra Civil  dio el salto al Erandio, que militaba en Segunda, y en 1940 llamó la atención de los ojeadores del Athletic. Se convertiría en uno de sus jugadores míticos a lo largo de quince temporadas. Además de sus fabulosas cifras goleadoras, el Athletic con Zarra a la cabeza sumó abundantes títulos, Hizo el doblete Liga-Copa en el año 43, además de conquistar otras ediciones de la Copa (por entonces del Generalísimo) en los años 44, 45 y 55. En ese tiempo, el futbolista además cumplió con la obligación de realizar el Servicio Militar, siendo destinado a Ceuta y llegando a alinearse con el equipo de la ciudad en algunas ocasiones.

Con la Selección Española disputó 20 encuentros, anotando la misma cifra de goles. Pero el más famoso indudablemente, el recordado "Gol de Zarra" ante Inglaterra, la Perfida Albión, que suponía el acceso de España a la final four del Mundial de Brasil 50. Su tanto fue durante mucho tiempo el techo del combinado español y admirado con reverencia.


Su fama fue célebre. Su remate de cabeza tan poderoso que incluso en Estocolmo, en un duelo amistoso entre Suecia y España en 1951, la prensa local se refería a él "como la mejor cabeza de Europa tras Churchill". Seguiría haciendo goles en el Athletic, aunque las lesiones empezaron a pasarle factura y dejó el club en 1955. Antes de retirarse militó dos campañas en Segunda, en otros equipos vascos, como el Indautxu y el Altos Hornos de Barakaldo. 

Y, su carácter discreto, poco propenso en la prensa, hizo que el Athletic no reparase en brindarle un homenaje hasta 1997, en que Los Leones se enfrentaron a un combinado de 1ª división dirigido por Javier Clemente. Zarra fallecería en 2006, y con todo el reconocimiento del fútbol español, el diario MARCA decidió crear el trofeo con su nombre al máximo goleador español de la Liga. Años antes, en 1953 ese mismo periódico y el Arriba crearon el Trofeo al máximo goleador del campeonato de Liga, bautizándolo con otro mito del Athletic, Pichichi, nombre que perdura hasta nuestros días. Y Zarra, como acostumbraba, acabó convirtiéndose en el primer galardonado. Siguiendo la senda de su predecesor en San Mamés. Recientemente, cerca de la tribuna del nuevo San Mamés, Zarra y Pichichi vuelven a sucederse con los nombres de sus calles. 



viernes, 12 de septiembre de 2014

¿Alguna vez Tamudo se ha negado a jugar con Cataluña? Parece que no

Raúl Tamudo... quizá una de las últimas perlas del fútbol premoderno, diferente al actual que ahora nos gobierna. Imagen imborrable del Espanyol. Equipo en el que estuvo desde 1996, y pese a que probó cesiones en Vitoria y Lleida, fue en el equipo humilde de Barcelona donde se consagró como una de las estrellas de la Liga. Nunca jugó en un grande. Él se construyó su nombre desde un conjunto humilde. Fue derribando muros, a base de goles, de trabajo, de esfuerzo. Desde joven atesoró ese olfato de gol, capaz de estar en el momento adecuado, de ejecutar la acción precisa para poder perforar la portería contraria. Y le sumó inteligencia, picardía, talento. Inolvidable fue el tanto que decantó la Copa del Rey del año 2000 frente al Atlético de Madrid. Tamudo, astutamente esperó a que Toni, portero rojiblanco, dejase el balón al disponerse a sacar, apareció por su espalda e hizo el primer tanto victorioso. Ese verano, obtendría la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sydney con el equipo español, y en un choque en la final contra su futuro compañero Kameni, caería lesionado. En Glasgow ya le esperaban ansiosos, conscientes de su potencial, pero el médico de Rangers, consideró que la lesión no tenía buena pinta y desestimó el fichaje. Tamudo que se había marchado llorando, pero dispuesto a aceptar por la necesidad del Espanyol de vender, sonreía gustoso.

Los años demostraron que no estaba lesionado. Ganó su segunda Copa del Rey en 2006 (también abriendo el marcador) y llegó a la final de la Copa de la UEFA en 2007. Con el Espanyol se convirtió en su máximo goleador y el jugador que más partidos había disputado. Por supuesto hubo temporadas de sufrimiento. De pelear por la permanencia. Tamudo saboreó y contribuyó a que terminasen de manera satisfactoria Aunque, finalmente, peleas con entrenadores y directiva emponzoñaron su salida en 2010. Se iba ese hombre record, que además pasará a la historia por ser el único capaz de jugar en Sarriá, Montjuic y El Prat defendiendo la camiseta perica.

Aún tuvo tiempo de hacer grandes cosas. Primero en San Sebastián, donde estuvo un año y anotó siete tantos. Después en Vallecas, donde de nuevo, un gol suyo ante el Granada en el tiempo añadido salvaba al Rayo Vallecano del descenso y convertía de nuevo a Tamudo en ídolo. Tras el Rayo, pasó un breve periodo por el Pachuca mexicano, antes de regresar en enero a Vallecas. Actualmente, apura sus últimos destellos en las fila del Sabadell en Segunda. Además de sus anotaciones ligueras, Tamudo también se ganó un hueco con la Selección. Fueron apariciones esporádicas, sin ninguna presencia en una Fase Final, pero Tamudo acumuló 13 internacionalidades, anotando cinco goles. Cuatro de ellos fueron en partidos amistosos, pero el quinto fue en plena fase de clasificación a la Eurocopa 2008 abriendo el marcador en AArhus en un duelo decisivo en Dinamarca, tras un mal inicio del equipo de Luis Aragonés. Desde ese momento, la Selección comenzó a crecer hasta su ciclo más glorioso.

Y tras este largo repaso a la trayectoria del jugador de Santa Coloma de Gramanet, alcanzó el por que del artículo. No sé si es en Madrid únicamente, o es algo extendido en otros lados. No sé cuanto de certeza tiene. Pero ayer, 11 de septiembre y con la Diada y reivindicación nacionalista de fondo (con Piqué entre los congregados por ejemplo), por wasap me volvió a aparecer esta historia. "Tamudo se negó a jugar con Cataluña". Aunque la historia es difusa, se suele vincular a que Tamudo, tendría sentimientos españolistas o contrarios a una independencia catalana y por eso optó por esa renuncia. Pero yo no encuentro la historia...

De hecho, lo que es innegable es que Tamudo sí ha jugado con la Selección Catalana. Incluso ha marcado un gol para ella, en un duelo en 1998 contra Nigeria, en un Montjuic lleno de banderas catalanas, presidido por el hasta hace unas semanas admirado Jordi Pujol... O en la edición de 2002, ante Brasil, en la que ejerció de capitán incluso. 




El caso es que yo no consigo encontrar una fuente fiable a ese comentario tan extendido. Si hay unas declaraciones en internet que recogen varios medios del año 2007. Tamudo se mostraba partidario en la revista Selecciona´t de que Cataluña pudiese jugar competiciones oficiales. Aunque no se moja sobre que Selección escogería y pide que nadie debería ser sancionado en caso de negarse a renunciar a algún combinado nacional. No son unas declaraciones incendiarias, hechas a una revista abiertamente favorable a ese contenido, pero no hacen pensar en que Tamudo tenga un sentimiento antinacionalista, sino más bien lo contrario. De hecho, en fechas relativamente recientes como en 2009 y 2010 se rumoreó su nombre en las listas de Johan Cruyff aunque la citación no llegó a producirse.

¿Acaso las rechazó? Desde luego no se ha filtrado ni dicho abiertamente. Quizá, ese odio que sentía el Camp Nou a Tamudo. Esa admiración que despertó en la España antiBarça en 2007 cuando dos goles suyos apearon al Barça del liderato con apenas una jornada en juego han hecho crecer un sentimiento de símbolo de catalán españolista. Jugador del Espanyol (aunque el Espanyol también este en una fase de no querer renunciar a su catalanidad), jugador de la Selección Española, pitado y aborrecido en el Camp Nou, altavoz del nacionalismo futbolistico. Su nombre se propuso para catalán del año en 2007... Pero desde Madrid se decía que su candidatura había sido vetada por parte de sectores nacionalistas. ¿Un mártir españolista?. Ahora faltaba que Tamudo además rechazase jugar con Cataluña. Pero en 2008... De nuevo Tamudo sacaba las patas del tiesto. Se declaraba "anticulé", algo que se mencionó y comentó mucho (aunque no debería ser tan noticiable). Pero en la misma rueda de prensa, aseguraba ponerse a disposición de la Selección Catalana "como siempre". Salvo una carta al director en Democracia Nacional, y en la que se corrobora que la leyenda urbana existe sin base ("Tamudo no va por no sentirse identificado con el independentismo aunque no lo puede decir") yo no encuentro más que teorías y rumores muy poco sólidos. Eso sí. Me reafirmo, bastante extendidos.

Tristemente para los sectores españolistas que querían engrandecer su figura por esa vía... me suena a leyenda urbana infundada. Son suficientes declaraciones y participaciones de Tamudo con la Selección Catalana como para dudar de que alguna vez se haya negado a defenderla por convicciones políticas.