martes, 2 de agosto de 2016

Efectos del Brexit en el fútbol europeo

Tras la decisión política que ha tomado Reino Unido de abandonar la Unión Europea, muchas son las incertidumbres alrededor de cómo dicha medida va a afectar a nivel político y económico al continente y al país que lo abandona. 

El fútbol británico es uno de los principales focos de preocupación, ya que es una importante fuente del sistema económico británico, ya que supone un total de 3,3 billones de libras del Producto Interior Bruto del país.

A pesar de todos los efectos negativos de dicha decisión política, tanto la Unión Europea como Reino Unido están de acuerdo en establecer unas negociaciones que tengan como objetivo principal reducir al máximo las consecuencias negativas que va a suponer la salida de Reino Unido de la UE.

La rebosante Premier League

Esta nueva temporada estrenan contratos de televisión que aumentarán las ganancias el más del 50% con respecto al curso anterior. Los nuevos contratos televisivos van a suponer alrededor de 10.000 millones de euros de ingresos durante las tres próximas temporadas. Lo que significa que los ingresos que van a recibir por equipo y por temporada pueden rondar los 167 millones de euros.

Las grandes figuras quieren acudir al fútbol inglés y este a su vez está cada vez más dispuesto a recibir a las estrellas extranjeras, incluyendo a entrenadores. Tras la llegada de Jürgen Klopp el año pasado al Liverpool, este verano José Mourinho se ha puesto al frente del Manchester United, mientras que Antonio Conte ha fichado por el Chelsea y Pep Guardiola ha llegado al Manchester City para protagonizar las mejores apuestas en la Champions League.


Devaluación de la libra

El primer efecto inmediato del Brexit ha sido la devaluación de la moneda británica. La libra esterlina caía el 23 de junio casi el 9% con respecto a la moneda europea. El efecto de devaluación de la moneda traía consigo una consecuencia inmediata para la esfera del fútbol británico, ya que los equipos ingleses se ven sometidos este mercado de fichajes estival a incrementar sus ofertas un 20% más que el verano anterior para compensar.

Claramente la devaluación de la libra en comparación con el resto de divisas que participan en el mercado de fichajes europeo ha supuesto una evidente disminución de poder y capacidad económica para el fútbol británico.

Endurecimiento de los permisos de trabajo 

Quizá uno de los peores efectos del Brexit es la pérdida de los llamados futbolistas comunitarios y su libre circulación por los equipos europeos, que ahora pasarán a ocupar plaza de extranjero en los equipos, es decir todo lo que tiene que ver con la famosa ‘Sentencia Bosman’.

El hecho de que los jugadores europeos se puedan llegar a convertir en futbolistas extranjeros para los clubes de la Premier es un problema a resolver por los gestores de la liga británica. Las leyes de extranjería que otorgan el permiso de trabajo a los futbolistas  serían para los futbolistas españoles, italianos y franceses mucho más rígidas que hasta ahora y tendrían que justificar que juegan regularmente con su equipo nacional o incluso demostrar objetivamente ante un tribunal su extraordinaria calidad.

Por otra parte, aparece un problema crucial para la Premier que será la imposibilidad de captar talentos jóvenes europeos e introducirlos en la Premier, ya que la ley no permitiría contratar a menores de 18 años, cuando la edad tope actual es de 16.

lunes, 14 de marzo de 2016

El Mallorca jugó el 11-S y el 11-M

Son dos de atentados terroristas más graves que ha padecido el mundo. Poca explicación y detalles se requieren. El 11 de Septiembre de 2001, cuatro aviones comerciales fueron secuestrados y se estrellaron contra el World Trade Center de Nueva York, el edificio del Pentágono en Washington y el cuarto se estrelló sobre Pensilvania. Esto supuso casi 3000 muertos y más de 6000 heridos solo hablando de vidas humanas. En Madrid, cuatro mochilas bombas colocadas en trenes de cercanías y que explotaron en las estaciones de Atocha, Santa Eugenia y El Pozo del Tío Raimundo supusieron 192 muertos y más de 1800 heridos, convirtiéndose en el segundo mayor atentado terrorista en Europa. Esos días que perturban y conmocionan. 

En ambos días, había jornada de competición europea en fútbol. Y sorprendentemente la UEFA, en ambos casos decidió no suspenderla y obligar a disputar los encuentros. Los estadios vivieron unos minutos de silencio de esos que nadie osa interrumpir. Que estremecen. Ese minuto sobrecogedor, que él que lo ha experimentado sabrá de lo que habló. Los jugadores lucieron brazaletes negros... Esos gestos que pretenden solidarizarse con los afectados.

Sin embargo, me resulta curioso, que el Mallorca, un equipo con un escaso recorrido en competiciones europeas, tuvo la casualidad de jugar en ambos días fatídicos. El 11 de septiembre de 2001, el equipo bermellón debutaba por vez primera en su historia en la Champions League. Son Moix se preparaba para escuchar la sintonía de la Champions, recibiendo al poderoso Arsenal inglés. Pero el día se vio ennegrecido por los sucesos en EEUU. A la hora en que se disputó el encuentro, todavía se dudaba de la autoría y de las cifras de la barbarie. Ese Mallorca en el que formaban nombres como Etoo, Luque, Nadal, Ibagaza o Leo Franco, se impuso por 1-0 con gol de Engonga al Arsenal que contaba con gente como Henry, Pires, Ljunberg, Campbell o el camerunés y ex mallorquinista Lauren.

El 11 de marzo de 2004, fue en octavos de final de la Copa de la UEFA. El Mallorca se encontraba en Newcastle para jugar contra el equipo local. El equipo dirigido por Luis Aragonés, recibió un contundente 4-1, pese a adelantarse en el marcador que dejó la eliminatoria sentenciada y supuso que dos semanas después se cerrase el paseo europeo de los baleares. En esa ocasión, la UEFA tampoco quiso suspender los partidos. Y algunos nombres, presentes en el 11-S volvían a tener que vestirse de futbolistas y dejar la procesión por dentro. Leo Franco, Etoo, Niño Campano fueron titulares en ambos partidos, en esta ocasión acompañados de gente como Finidi, Nené, Cortés o el "Petete" Correa. Nadal, Olaizola y Marcos Martín, este 11-M se quedaron en el banquillo. En esta ocasión, fue el equipo inglés el que no tuvo piedad de los bermellones. El equipo que dirigía Bobby Robson, y en el que había nombres como los de Shearer, Bellamy, Jenas, el portero Given o el inclíto Woodgate, anotó cuatro tantos en apenas 25 minutos de la segunda parte que descompusieron al Mallorca.

viernes, 11 de marzo de 2016

La jornada europea el 11-M

El 11 de marzo de 2004, Madrid amanece con la noticia de varios atentados en trenes de cercanías. La confusión se apodera de la Capital de España. No se saben aún las cifras de los muertos, y el Gobierno se muestra más interesado en reflejar dudas sobre la autoría de la masacre. Mientras tanto, las cuatro explosiones, conllevan la muerte de 192 personas. Ese día, los cuatro representantes españoles de la Copa de la UEFA preparaban los encuentros que tenían fijados esa noche. Barcelona, Mallorca y Valencia jugaban en Glasgow, Newcastle y Ankara respectivamente, el Villarreal recibía a la Roma. Al parecer todos mostraron su predisposición a aplazar el encuentro. El sentimiento y el pensamiento de los jugadores se encontraba en Madrid. Muchos de ellos con familiares o amigos en la Capital y que trataban de localizarlos en esos momentos de confusión. Pero la UEFA no dio su brazo a torcer y decidió mantener la jornada sin modificaciones, permitiendo únicamente que se guardase un minuto de silencio antes del inicio en los encuentros que disputaban los equipos españoles y portar brazaletes negros en señal de duelo.
Sí que hubo otros pequeños gestos. Los jugadores del Gençlerbirligi y del Valencia entraron al campo juntos y con una pancarta en castellano que decía "Compartimos el dolor de España". Villarreal y Roma hicieron lo mismo en el Madrigal. 
Por lo general, los resultados no acompañaron. Los tres equipos que jugaban fuera cayeron derrotados. El Barça perdió 1-0 con el Celtic, el Mallorca 4-1 por el Newcastle y el Valencia cayó por 1-0. El Villarreal sí hizo valer su condición de jugar en casa y se impuso por 2-0. Los minutos de silencio fueron respetados escrupulosamente, y en muchos estadios se vieron pancartas de condena al terrorismo. Finalmente, otros encuentros también se sumaron al duelo pese a no haber presencia de equipos de España. Después, muchos jugadores y técnicos criticaron la decisión de la UEFA de no haber aplazado los partidos. 

sábado, 20 de febrero de 2016

Parece que Cristiano no era antiisraelí



La verdad es que no tenía pensado que fuese a tener mucho recorrido. En su día me surgió la idea por el tan cacareado "Peace and Love" en vez de "Písalo" en un Zaragoza-Arsenal de la Recopa del 95. Hecho narrado, repetido, recontado y que aparece a difundirse desde 2007... Nunca se dijo nada durante 12 años y surgió con fuerza. Pero no pensaba que fuese a seguir añadiendo historietas que son meros bulos o leyendas urbanas sin confirmar. Pero así han ido sumándose unas cuantas. Algunas como la supuesta negativa de Tamudo a jugar con la Selección Catalana merecían este hueco. También, y con mucho éxito de visitas el falsísimo mosaico-fake de "Viva España" en el Camp Nou en 1992. Y otra que tuvo un pequeño espacio venía por Cristiano Ronaldo y unas contundentes declaraciones antiisraelís: "Yo no intercambio mi camiseta con asesinos" aseguraban que dijo al acabar un encuentro Israel-Portugal, clasificatorio para el Mundial de Brasil. Nadie las escuchó al día siguiente. Ni aparecieron en ningún medio... hasta un mes más tarde. 

Ahora, recientemente se ha hecho pública una campaña publicitaria de Cristiano Ronaldo de un proveedor de televisión e Internet de una empresa israelí. Y muchos le han afeado la conducta y se han unido a las abundantes voces que piden boicotear al Estado judío por la situación de conflicto que mantiene con Palestina. Parece que Cristiano no cambió la camiseta por ningún motivo ideológico y simplemente salió del campo sin decir nada...  

miércoles, 17 de febrero de 2016

Sankt Pauli, el equipo que salió del armario

Hinchada de St. Pauli
Cuando hace un tiempo nos preguntábamos sobre los futbolistas homosexuales que militan en las principales ligas europeas, o más bien la falta de ellos, quizás hubiéramos tenido que mencionar al St Pauli, ese equipo de la 2.Bundesliga que, pese a militar en esa categoría, cuenta con más de once millones de fans y es conocido en el mundo entero por su especial idiosincrasia.

En el fútbol, tal y como sucede en otros deportes, se habla mucho de la vida personal de los jugadores, pero es como si la homosexualidad no existiese más allá de los rumores. Aunque siempre hay excepciones. En Estados Unidos, por ejemplo, se ha sabido que varios jugadores de la NFL son gays (seis para ser exactos, según la Wikipedia) pero sólo lo han reconocido una vez que se han retirado. En el mundo del poker, donde no hay que cumplir ningún requisito especial para jugar y el perfil de los profesionales es cada vez más variopinto, Jason Somerville, un joven prodigio de los naipes y los videojuegos, publicó en su blog personal en 2012 un comunicado en el que hablaba de su homosexualidad y se extrañaba de que no hubiera nadie más en una comunidad tan grande y ecléctica. Al año siguiente el jugador de la NBA Jason Collins se pronunciaba en el mismo sentido que Somerville y se convertía en el primer atleta gay en activo en una de las Grandes Ligas norteamericanas. En fútbol, o mejor dicho ‘soccer’, ese mismo año 2013 se conocía públicamente la homosexualidad de Robbie Rogers de Los Angeles Galaxy.

Pero, claro, estamos hablando de Estados Unidos; en Europa la excepción que confirma la regla claramente es el St Pauli, un equipo antifascista, antirracista y, como se dice hoy en día: ‘gay friendly’.
Detalle de la camiseta visitante del St. Pauli
Al St Pauli lo de ganar partidos de fútbol no se le da excesivamente bien pero en lo que son unos genios, tanto a nivel de club como de afición, es en dejar bien claras sus ideas. En el estadio se han podido ver muchos colores –en contraste con el negro de la bandera habitual de los “Piratas de la liga”-, algunos de ellos en la pancarta (en la foto de arriba) que reproducía el famoso beso de Gary Neville a Paul Scholes cuando este último marcó el gol de la victoria en los minutos finales de un derbi entre el Manchester United y el City en 2010.
Beso entre Neville y Scholes en el derbi de Manchester
El actual presidente del St Pauli es Oke Göttlich, productor de música independiente y licenciado en Ciencias del Deporte (un perfil bastante difícil de encontrar en el fútbol español), pero anteriormente fue Corny Littman, director de teatro y abiertamente gay.

En 2013, temporada que el club jugó en la máxima categoría de la Bundesliga, se colocó en la fachada del estadio la bandera que representa al colectivo LGBT. Esta temporada, después de resistirse a descender a Tercera y seguir en la Segunda División, el St Pauli se ha unido a otros equipos como el Rayo Vallecano o el Deportivo Guadalajara de México, y luce esos mismos colores en las mangas y cuello de su uniforme de visitante.

Es cierto que el equipo que recibe a sus rivales con música de AC/DC ha sabido rentabilizar como nadie su ideología y su manera de hacer, pero también lo es que su historia está plagada de luchas, entre ellas la que rechaza cualquier forma de homofobia.

sábado, 13 de febrero de 2016

Buscando a un "Ché" Guevara del fútbol

Hace ya un par de años estuve en uno de los actos que hizo Quique Peinado (@quiquepeinado) para presentar su libro "Futbolistas de izquierdas". Y es que, innegablemente, el libro recogía una circunstancia muy poco habitual, porque son muy escasos los futbolistas o gente cercana al fútbol que se ha manifestado politicamente de izquierdas. Y por eso, por los que nos sentimos próximos ideologicamente tratamos de encontrar y fomentar casos en busca de algún jugador simpatizante. En este tiempo en España, salvo el caso del ex sevillista-mallorquinista Antonio Luna, ahora enrolado en el Eibar que se ha mostrado sin disimulo próximo al Sindicato Andaluz de Trabajadores o el del entrenador Abelardo que se definió como "soy de izquierdas, muy de izquierdas" poco habría que añadir al libro. Pero, innegablemente Abelardo y Luna, siguen siendo segundas espadas en el mundo del fútbol. Hay que buscar a alguien más grande...

"CANTONA GOLPEANDO AL FASCISMO"


Indudablemente es el episodio más famoso de una vida que ha dado mucho que hablar. La brutal patada voladora de Eric Cantona a un aficionado tras ser expulsado en un partido con el Manchester United en 1995. Cantona, vio la roja por otra patada a un defensor del Crystal Palace. Cuando marchaba por la banda al vestuario, fue insultado y se revolvió hacia un aficionado al que lanzó una patada en el aire. Esto le costó ocho meses de suspensión sin jugar, una severa multa y hasta 120 horas de servicios a la comunidad. También aquella celebre cita en la presumible rueda de prensa para disculparse en la que, apareció, sentenció "Cuando las gaviotas siguen al barco, es porque piensan que les van tirar sardinas. Muchas gracias" y se marchó. El aficionado que recibió la patada era Matthew Simmons, que al parecer (aunque estas cosas ya se saben...) gritó a Cantona "Vuélvete a Francia con tu puta madre, bastardo". Su nombre pasó de ser un vulgar hincha anónimo a convertirse en un personaje público. El Crystal Palace le retiró el abono, perdió su trabajo, parte de su familia le dio la espalda y de vez en cuando, su nombre aparecía en la prensa por algún incidente como cuando en 2011 una pelea en un partido juvenil le acabó costando una sentencia por agresión. Cantona, que ha seguido desarrollando su imagen de rebelde, ha visto como encima su patada se convertía en un símbolo de resistencia y de combate al fascismo. El aficionado, Simmons había sido simpatizante del Partido Nacional Británico, una de las opciones más derechistas de la horquilla british. También tenía un antecedente de robo con violencia en una gasolinera a un ciudadano de Sri Lanka. Aunque Simmons ha negado ser fascista, y que simplemente fue una mala decisión bajar a insultar a Cantona en ese momento, pasó de ser la víctima a ser considerado un provocador racista. Difícil creer que con el calentón del bueno de Eric tras la expulsión lo que incentivase su patada fuese combatir al fascismo por la fuerza...

IBRAHIMOVIC "EL JUSTICIERO"


Cantona retirado así que mejor pasar a otro bad boy del fútbol que "haga justicia". Zlatan Ibrahimovic. Del que pocas inquietudes políticas se le conocen. Sin embargo hace apenas unos días se convertía en un vídeo muy difundido cuando un señor trataba de situar a un niño para que acompañase al sueco al saltar el campo, y para ello, desplazaba al niño que verdaderamente estaba a su lado, a una posición posterior. Ibrahimovic, con buen criterio, volvía a adelantar al muchacho e incluso le hacía un par de gestos cariñosos ante el deleite del chaval. Indudablemente bonito pero considerar al bueno de Zlatan como un protector del desfavorecido por ese gesto parece algo lejano.

GRANERO... O SIMPLEMENTE LEER A BUKOWSKI

Bueno... el escalón que supone de saltar de Cantona o Ibrahimovic a Esteban Granero es indudablemente alto... pero es que, a falta de más cosas, hay que conformarse para situar al representante español. Y ya ni siquiera pedimos que un futbolista diga ser de izquierdas (y no entró ya, en la diferencia entre "decir ser" a "ser"). Con Granero simplemente bastó que un futbolista leyerá a Kafka a Bukowski y que reconociera que escribía poemas. No era una gran aportación izquierdista pero viendo el escaso sustento cultural futbolístico, el bueno del pirata Granero merecía aparecer en el listado...

domingo, 31 de enero de 2016

Y el fútbol provocó que Armenia y Turquía tuviesen que verse las caras


Aquí ya hablamos una vez, de que por diferentes circunstancias políticas, históricas o por conflictos todavía vigentes, la UEFA ha prohibido ciertos enfrentamientos entre diversas selecciones. Es por ello, también que el Estado de Israel pertenece a la Confederación Europea y no a la Asiática, donde habría abundantes problemas por su no reconocimiento. El caso es que en 2008, el sorteo clasificatorio de cara al Mundial 2010, deparó que debían verse las caras Armenia y Turquía, y en esta ocasión, el fútbol sirvió para provocar un pequeño acercamiento entre dos naciones que no mantenían relaciones y que incluso, desde 1993, habían decretado el cierre fronterizo.

El conflicto más reciente había sucedido apenas unas décadas antes. Armenia se había anexionado la región de Nagorno Karabaj, bajo soberanía de Azerbaiján. Los turcos, contrarios a esa intervención decidieron decretar el cierre de la frontera que comparten con Armenia. Sin embargo, la razón de mayor peso que lleva sucediendo desde practicamente todo el siglo XX fue el conocido como genocidio armenio. Posiblemente, después del holocausto, el genocidio más estudiado y debatido.

Comenzó en 1915, todavía bajo bandera del Imperio Otomano en plena I Guerra Mundial. Y se sucedió hasta 1923. El 24 de abril de 1915, el gobierno de "los jovenes turcos" detuvo un pequeño grupo de 235 armenios que residían en Constantinopla. Después aumentó la cifra a 600, hasta que emitió una norma en la que obligaba a la deportación de toda la comunidad armenia. Se estima que hasta un millón de personas pudieron perder la vida. También se registraron otros episodios contra grupos de origen serbio, asirio y griego.

El estado de Turquia, nacido tras la desintegración del Imperio Otomano no ha negado la existencia de asesinatos de armenios, pero se niega a aceptar la etiqueta de genocidio y que respondiesen a un plan de exterminio organizado. Mientras tanto, la República de Armenia, surgida en 1991 tras el colapso de la URSS, ha intentado hacer publico y recabar apoyos para que los sucesos fuesen reconocidos a nivel internacional como genocidio, algo que hasta el momento han hecho varios países. Entre ellos, Francia, Canadá, Italia, Argentina, el Vaticano, Alemania o Rusia. España, por contra, no se refiere a los hechos como genocidio, aunque también algunas Comunidades Autónomas sí lo han reconocido. En Francia y Suiza, incluso se ha propugnado legalmente que sea delito el negar su existencia.

Sin embargo, tras más de 15 años sin relaciones diplomáticas e incluso con la frontera cerrada desde 1993, la fase de clasificación para el Mundial de 2010, sirvió para que Turquia y Armenia debieran coincidir. Quedaron encuadrados en el grupo 5 (también el de España), y para el enfrentamiento de septiembre de 2008 en Erevan, la capital armenia, el presidente del país invitó a su colega turco a presenciar el partido. Era un acto sin precedentes. Nunca un presidente turco había visitado a su vecino. Y por supuesto el gesto contó con el agrado de toda la Comunidad Internacional. Futbolísticamente, sí que se había registrado un encuentro parecido apenas unos meses antes. En el campeonato de Europa Sub-19, Armenia recibió a Turquía sin que se registrasen incidentes.
Entre fuertes medidas de seguridad, incluyendo la instalación de cristales blindados en el palco del estadio, Abdula Gül pudo ver como su país, Turquía, se imponía por 0-2, a la Armenia que presidía Serguie Sarkisian. El encuentro fue cordial y cargado de buenas intenciones, pese a que también se registraron protestas de algunos sectores nacionalistas contrarios a la visita, hasta que Turquía reabriese la frontera y reconociese el genocidio.

En octubre de 2009, un año más tarde, Sarkisian devolvió la visita que también concluyó con victoria turca por el mismo resultado. Ninguno de los dos países logró clasificarse al Mundial. Pero al menos parecía que el encuentro deportivo servido para avanzar la diplomacia entre ambos países. Apenas cinco días antes, habían firmado en Zurich  un acuerdo para la normalización de las relaciones, reabrir las fronteras y crear una comisión mixta e independiente para  investigar los sucesos acaecidos desde 1915 hasta 1923. Al partido llegaron ambos presidentes juntos, en un autobús con las banderas de los dos países. Se decidió homenajear a Hrant Dink, periodista turco defensor de la causa armenia y que fue asesinado por un joven de 17 años. Se realizó una simbólica suelta de palomas y se prohibió la entrada de banderas de Azerbaiján que portaban algunos simpatizantes azeríes para no desencantar a la comitiva armenia.

Desgraciadamente, las buenas intenciones apenas duraron unos meses, y de nuevo los acuerdo fueron paralizados. Incluso a día de hoy, la frontera turco-armenia permanece cerrada. Y el pasado mes de abril cuando se cumplían 100 años de las primeras detenciones y matanzas de armenios no hubo homenaje conjunto. Y es que el fútbol sirvió de primer acercamiento, y para iniciar un deshielo de más de dos décadas, pero resultó insuficiente...