sábado, 20 de febrero de 2016

Parece que Cristiano no era antiisraelí



La verdad es que no tenía pensado que fuese a tener mucho recorrido. En su día me surgió la idea por el tan cacareado "Peace and Love" en vez de "Písalo" en un Zaragoza-Arsenal de la Recopa del 95. Hecho narrado, repetido, recontado y que aparece a difundirse desde 2007... Nunca se dijo nada durante 12 años y surgió con fuerza. Pero no pensaba que fuese a seguir añadiendo historietas que son meros bulos o leyendas urbanas sin confirmar. Pero así han ido sumándose unas cuantas. Algunas como la supuesta negativa de Tamudo a jugar con la Selección Catalana merecían este hueco. También, y con mucho éxito de visitas el falsísimo mosaico-fake de "Viva España" en el Camp Nou en 1992. Y otra que tuvo un pequeño espacio venía por Cristiano Ronaldo y unas contundentes declaraciones antiisraelís: "Yo no intercambio mi camiseta con asesinos" aseguraban que dijo al acabar un encuentro Israel-Portugal, clasificatorio para el Mundial de Brasil. Nadie las escuchó al día siguiente. Ni aparecieron en ningún medio... hasta un mes más tarde. 

Ahora, recientemente se ha hecho pública una campaña publicitaria de Cristiano Ronaldo de un proveedor de televisión e Internet de una empresa israelí. Y muchos le han afeado la conducta y se han unido a las abundantes voces que piden boicotear al Estado judío por la situación de conflicto que mantiene con Palestina. Parece que Cristiano no cambió la camiseta por ningún motivo ideológico y simplemente salió del campo sin decir nada...  

miércoles, 17 de febrero de 2016

Sankt Pauli, el equipo que salió del armario

Hinchada de St. Pauli
Cuando hace un tiempo nos preguntábamos sobre los futbolistas homosexuales que militan en las principales ligas europeas, o más bien la falta de ellos, quizás hubiéramos tenido que mencionar al St Pauli, ese equipo de la 2.Bundesliga que, pese a militar en esa categoría, cuenta con más de once millones de fans y es conocido en el mundo entero por su especial idiosincrasia.

En el fútbol, tal y como sucede en otros deportes, se habla mucho de la vida personal de los jugadores, pero es como si la homosexualidad no existiese más allá de los rumores. Aunque siempre hay excepciones. En Estados Unidos, por ejemplo, se ha sabido que varios jugadores de la NFL son gays (seis para ser exactos, según la Wikipedia) pero sólo lo han reconocido una vez que se han retirado. En el mundo del poker, donde no hay que cumplir ningún requisito especial para jugar y el perfil de los profesionales es cada vez más variopinto, Jason Somerville, un joven prodigio de los naipes y los videojuegos, publicó en su blog personal en 2012 un comunicado en el que hablaba de su homosexualidad y se extrañaba de que no hubiera nadie más en una comunidad tan grande y ecléctica. Al año siguiente el jugador de la NBA Jason Collins se pronunciaba en el mismo sentido que Somerville y se convertía en el primer atleta gay en activo en una de las Grandes Ligas norteamericanas. En fútbol, o mejor dicho ‘soccer’, ese mismo año 2013 se conocía públicamente la homosexualidad de Robbie Rogers de Los Angeles Galaxy.

Pero, claro, estamos hablando de Estados Unidos; en Europa la excepción que confirma la regla claramente es el St Pauli, un equipo antifascista, antirracista y, como se dice hoy en día: ‘gay friendly’.
Detalle de la camiseta visitante del St. Pauli
Al St Pauli lo de ganar partidos de fútbol no se le da excesivamente bien pero en lo que son unos genios, tanto a nivel de club como de afición, es en dejar bien claras sus ideas. En el estadio se han podido ver muchos colores –en contraste con el negro de la bandera habitual de los “Piratas de la liga”-, algunos de ellos en la pancarta (en la foto de arriba) que reproducía el famoso beso de Gary Neville a Paul Scholes cuando este último marcó el gol de la victoria en los minutos finales de un derbi entre el Manchester United y el City en 2010.
Beso entre Neville y Scholes en el derbi de Manchester
El actual presidente del St Pauli es Oke Göttlich, productor de música independiente y licenciado en Ciencias del Deporte (un perfil bastante difícil de encontrar en el fútbol español), pero anteriormente fue Corny Littman, director de teatro y abiertamente gay.

En 2013, temporada que el club jugó en la máxima categoría de la Bundesliga, se colocó en la fachada del estadio la bandera que representa al colectivo LGBT. Esta temporada, después de resistirse a descender a Tercera y seguir en la Segunda División, el St Pauli se ha unido a otros equipos como el Rayo Vallecano o el Deportivo Guadalajara de México, y luce esos mismos colores en las mangas y cuello de su uniforme de visitante.

Es cierto que el equipo que recibe a sus rivales con música de AC/DC ha sabido rentabilizar como nadie su ideología y su manera de hacer, pero también lo es que su historia está plagada de luchas, entre ellas la que rechaza cualquier forma de homofobia.

sábado, 13 de febrero de 2016

Buscando a un "Ché" Guevara del fútbol

Hace ya un par de años estuve en uno de los actos que hizo Quique Peinado (@quiquepeinado) para presentar su libro "Futbolistas de izquierdas". Y es que, innegablemente, el libro recogía una circunstancia muy poco habitual, porque son muy escasos los futbolistas o gente cercana al fútbol que se ha manifestado politicamente de izquierdas. Y por eso, por los que nos sentimos próximos ideologicamente tratamos de encontrar y fomentar casos en busca de algún jugador simpatizante. En este tiempo en España, salvo el caso del ex sevillista-mallorquinista Antonio Luna, ahora enrolado en el Eibar que se ha mostrado sin disimulo próximo al Sindicato Andaluz de Trabajadores o el del entrenador Abelardo que se definió como "soy de izquierdas, muy de izquierdas" poco habría que añadir al libro. Pero, innegablemente Abelardo y Luna, siguen siendo segundas espadas en el mundo del fútbol. Hay que buscar a alguien más grande...

"CANTONA GOLPEANDO AL FASCISMO"


Indudablemente es el episodio más famoso de una vida que ha dado mucho que hablar. La brutal patada voladora de Eric Cantona a un aficionado tras ser expulsado en un partido con el Manchester United en 1995. Cantona, vio la roja por otra patada a un defensor del Crystal Palace. Cuando marchaba por la banda al vestuario, fue insultado y se revolvió hacia un aficionado al que lanzó una patada en el aire. Esto le costó ocho meses de suspensión sin jugar, una severa multa y hasta 120 horas de servicios a la comunidad. También aquella celebre cita en la presumible rueda de prensa para disculparse en la que, apareció, sentenció "Cuando las gaviotas siguen al barco, es porque piensan que les van tirar sardinas. Muchas gracias" y se marchó. El aficionado que recibió la patada era Matthew Simmons, que al parecer (aunque estas cosas ya se saben...) gritó a Cantona "Vuélvete a Francia con tu puta madre, bastardo". Su nombre pasó de ser un vulgar hincha anónimo a convertirse en un personaje público. El Crystal Palace le retiró el abono, perdió su trabajo, parte de su familia le dio la espalda y de vez en cuando, su nombre aparecía en la prensa por algún incidente como cuando en 2011 una pelea en un partido juvenil le acabó costando una sentencia por agresión. Cantona, que ha seguido desarrollando su imagen de rebelde, ha visto como encima su patada se convertía en un símbolo de resistencia y de combate al fascismo. El aficionado, Simmons había sido simpatizante del Partido Nacional Británico, una de las opciones más derechistas de la horquilla british. También tenía un antecedente de robo con violencia en una gasolinera a un ciudadano de Sri Lanka. Aunque Simmons ha negado ser fascista, y que simplemente fue una mala decisión bajar a insultar a Cantona en ese momento, pasó de ser la víctima a ser considerado un provocador racista. Difícil creer que con el calentón del bueno de Eric tras la expulsión lo que incentivase su patada fuese combatir al fascismo por la fuerza...

IBRAHIMOVIC "EL JUSTICIERO"


Cantona retirado así que mejor pasar a otro bad boy del fútbol que "haga justicia". Zlatan Ibrahimovic. Del que pocas inquietudes políticas se le conocen. Sin embargo hace apenas unos días se convertía en un vídeo muy difundido cuando un señor trataba de situar a un niño para que acompañase al sueco al saltar el campo, y para ello, desplazaba al niño que verdaderamente estaba a su lado, a una posición posterior. Ibrahimovic, con buen criterio, volvía a adelantar al muchacho e incluso le hacía un par de gestos cariñosos ante el deleite del chaval. Indudablemente bonito pero considerar al bueno de Zlatan como un protector del desfavorecido por ese gesto parece algo lejano.

GRANERO... O SIMPLEMENTE LEER A BUKOWSKI

Bueno... el escalón que supone de saltar de Cantona o Ibrahimovic a Esteban Granero es indudablemente alto... pero es que, a falta de más cosas, hay que conformarse para situar al representante español. Y ya ni siquiera pedimos que un futbolista diga ser de izquierdas (y no entró ya, en la diferencia entre "decir ser" a "ser"). Con Granero simplemente bastó que un futbolista leyerá a Kafka a Bukowski y que reconociera que escribía poemas. No era una gran aportación izquierdista pero viendo el escaso sustento cultural futbolístico, el bueno del pirata Granero merecía aparecer en el listado...