sábado, 21 de febrero de 2015

¿Qué será de Munir? ¿Aún puede jugar por Marruecos?

Fue una de las sorprendentes irrupciones de pretemporada. Munir. un chico madrileño de 19 años, de padre marroquíes, se convertía en el titular del Barça. Y apenas dos encuentros en Primera, bastaron para que la Selección Española decidiese convocarlo y hacerlo debutar a nivel oficial. Desde ese momento, no ha vuelto a ser citado en ninguna lista de Del Bosque. ¿Y en el Barça?

Pues el fin de la sanción de Luis Suárez, las dudas clasificatorias, de juego e incluso de autoridad que afectan a Luis Enrique han hecho que Munir haya dejado de ser un habitual del primer equipo. Desde el 15 de enero, en partido de vuelta de Copa ante el Elche, Munir no se viste junto a Messi, Neymar, Busquets o Piqué. En Liga, desde entonces ni siquiera se ha sentado en el banquillo. Su última aparición hay que remontarse a la derrota en Anoeta el 4 de enero. Hasta el momento su balance son diez encuentros en la máxima categoría y un gol. De hecho, este mes de enero, Munir, el internacional a principio de temporada ha vuelto al filial blaugrana. A segunda división. Con seis partidos, y un tanto anotado en la victoria ante el Sabadell.

Aunque trataron de disimularlo, y se excusó con que Munir al estar concentrado con la Selección Sub 21 era la decisión más lógica para jugar a nivel absoluto por la baja de Diego Costa. Su nombre adelantó al de otros delanteros nacionales como Negredo, Fernando Llorente, Morata, Torres, Soldado... En el fondo, nadie duda que la convocatoria obedecía a cerrar una posible "fuga" del muchacho al combinado marroquí y que quedase atado a la Selección Española definitivamente. Pese a que el reciente precedente de Bojan Krkic y su renuncia a Serbia no ha resultado nada favorable al futbolista, Munir no dudó y aceptó la oportunidad. ¿Será Munir, el Bojan del Atlas y se arrepentirá de haber jugado unos minutos intrascendentes que le perseguirán todo su carrera internacional?
De debutar con España a celebrar goles en la Nova Creu Alta

Por supuesto, no todas las carreras deben ser coincidentes. Hacer debutar a Munir con 19 años fue un movimiento político, pero quizá el ahora jugador del Barça B se convierta en un futbolista de primer nivel y asiduo de la Selección Española. Pero, ¿es definitiva esa vinculación a España y su renuncia a Marruecos? Yo entiendo que no...

Las reglas de elegibilidad de la FIFA llevan mucho tiempo mutando, y hay varias creencias extendidas que requieren una lectura mucho más pausada y detenida. El habitual (y relativamente reciente) "Si debutas en partido oficial a nivel absoluto, ya no puedes cambiar de Selección", no es tan exacto. El artículo 8.1 de los Estatutos de la FIFA todavía permite unas salvedades.

"Si un jugador posee más de una nacionalidad, adopta la nacionalidad de otro país o, al poseer varias nacionalidades, se le puede seleccionar para varios equipos representativos, podrá ejercer, solo una vez, el derecho a solicitar la habilitación para jugar partidos internacionales con otra asociación de la cual posea la nacionalidad, bajo las condiciones que se estipulan a continuación:
a) Un jugador podrá ejercer el derecho a cambiar de asociación solo si no ha jugado (parcial o completamente) en un partido internacional “A” de una competición oficial representando a la asociación en que se encuentra, y si en el momento de su primera participación, parcial o completa, en un partido internacional de una competición oficial representando a la asociación en que se encuentra ya posee la nacionalidad del país para cuya asociación solicita la habilitación"
b) Un jugador que cambia de asociación no podrá jugar con su nueva asociación en ninguna competición en la que haya jugado con la asociación anterior. 


El punto a), y Munir entraría en ese apartado ya que disponía de la nacionalidad marroquí, permite solicitar el cambio de asociación, siempre y cuando el jugador ya dispusiese de esa nacionalidad en el momento que hizo el debut (Una buena medida preventiva para evitar fichajes de selecciones y nacionalizaciones express de jugadores que debutaron con otros países y ahora ven una opción de recolocarse en otros combinados nacionales). Y el punto b) que es el que mete más miga al asunto. No permite jugar una competición que se haya disputado con la Selección anterior. El début de Munir se produjo en un duelo clasificatorio para la Eurocopa de 2016. Competición en la que no toma parte Marruecos. Por lo que su presencia en Mundiales y Copas de África con los Leones del Atlas seguiría siendo posible... Veremos que sucede, como evoluciona y porqué opta el futbolista. Quizá si Bojan pudiese dar marcha atrás le hubiéramos visto jugar en Belgrado encuentros intentando ganarse un hueco en la próxima Eurocopa... 

viernes, 20 de febrero de 2015

Cuauhtémoc Blanco lanza su próximo reto: Ser alcalde

Con 42 años Cuauhtémoc Blanco seguía jugando al fútbol. Hasta abril... en esa fecha abandonará una increíble carrera de goleador, de ídolo en México, de personaje incapaz de dejar a nadie indiferente y probará suerte como candidato a la alcaldía de la ciudad de Cuernavaca, en el estado de Morelos. Se irá unos de los mejores futbolistas de la historia de México, un autentico símbolo, que se resistía a colgar las botas.

La vida de Cuauhtemoc da para largo. Criado en un modesto barrio de Ciudad de México, Cuauhtémoc llamado así como el emperador azteca que fue torturado por Hernán Cortés, se forjó entre seis hermanos en los duros barrios de Tepito. Pero su voluntad pronto le dirigió al fútbol, a las filas del América, donde creció y se convirtió en su líder y auténtica figura. Debutó en el primer equipo con apenas 19 años y en un plantel en el que figuraban nombres de otros delanteros de la talla de Hugo Sánchez o Luis Roberto Alves. Y Cuauhtemoc tuvo que aguardar su oportunidad. Gozó de abundante protagonismo en la etapa de Leo Beenhakker, y comenzó a mostrar sus dotes de goleador. Además, y pese a su juventud, comenzaría a ser convocado con asiduidad con la Tricolor mexicana. No le importaba debutar un día con la absoluta, jugar torneos internacionales con la sub 23 o competir en los Juegos Olímpicos de Atlanta...

Y era solo el principio... Cuauhtémoc disputaría todos los torneos internacionales siguientes con México. Copa América 97 donde caerían en cuartos con Brasil, la Copa Confederaciones del mismo año, la Copa Oro de 1998 que terminaría con triunfo mexicano y el Mundial de Francia, en la que México cayó en octavos frente a Alemania... Su capacidad goleadora comenzaba a llamar la atención. Sorprendentemente, el técnico Jorge Solari, había decidido prescindir de él en el América, y tuvo que encontrar acomodo en el Necaxa. Allí, quedaría subcampeón del campeonato y con 13 goles, se ganó el inmediato retorno al América. Y Cuauhtemoc siguió agrandando su figura. Máximo goleador del campeonato en su retorno, tercer clasificado con México en la Copa América del 99, campeón de la Copa Confederaciones 1999, autor además del cuarto tanto en la gran final ante Brasil y máximo goleador del torneo y una brillante Copa Libertadores en el año 2000 le valieron el salto a Europa.


Tomó rumbo a Valladolid, pero una complicada lesión tras una brutal entrada en un duelo contra Honduras, clasificatorio para el Mundial, le dejó en el dique seco durante ocho meses. Apenas pudo disputar tres partidos en su primera temporada en España. El segundo año, haría tres tantos en veinte encuentros y el equipo castellano-leonés decidió no ejecutar la opción de compra, por lo que, de nuevo, Cuauhtémoc regresaba al América. Y quizá sobresalió su mejor momento. 

Convertido en autentico líder del club. Figura respetada y encima coincidiendo con uno de los técnicos que le dotó de confianza, el holandés Beenhakker, Cuauhtémoc volvió a lo grande. Así también se presentó en el Mundial de Corea. Sin embargo, esta tercera etapa finalizaría de forma abrumadora. Expulsado por un brutal codazo a un rival en octavos de la Libertadores. El partido acabó con una tremenda batalla campal en el estadio Azteca que supuso la descalificación por un año al futbolista y el cierre de tres partidos para el estadio. Cuauhtemoc marchó un año a prestamo al Veracruz.

Eran tiempos complicados. El nombramiento de Ricardo Lavolpe como seleccionador méxicano implicó que Cuauhtémoc desapareciera de los esquemas de la Selección. Viejas rencillas con el entrenador hicieron que el delantero no asistiera a las Copa Oro 2003 y 2005, la Copa América 2004, la Copa Confederaciones 2005 y el Mundial de 2006.

Pero Cuauhtémoc parecía siempre dispuesto a regresar. Y así lo hizo. Y consiguió llevar al América al título de campeón de México en 2005. Y allí daría varios buenos años, antes de despedirse, una vez más, la definitiva y probar suerte en el fútbol estadounidense en las filas de Chicago Fire. La marcha de Lavolpe, propició su regreso a la Selección. Y volvería a hacerlo con fuerza. Su presencia se prolongó hasta las Copas Oro y América de 2007 y alcanzaría su tercer mundial en Sudáfrica, cayendo en octavos de final ante Argentina. Su despedida definitiva de la Selección Tricolor llegaría en mayo de 2014, en un estadio Azteca rendido ante él, que despedía al segundo máximo goleador de la historia del país.

Y es que pese a ese salto a la MSL, en la que sería una de las estrellas del campeonato, Cuauhtémoc se resistía a abandonar el deporte. Ni la edad, ni el bajón físico le frenaban. Regresó a México, donde no le importó jugar en Segunda División y este año se comprometía con el Puebla. Que la directiva del América no le brindase un último contrato para colgar las botas en el club de su vida, provocó incluso algunos incidentes con aficionados descontentos. Sin embargo, pudo despedirse de su afición. Aunque con una camiseta diferente. Pero eso no importó para provocar una espectacular ovación del estadio Azteca.



El caso es que Cuauhtémoc ya había mostrado que no dejaba frío a nadie. Había hecho sus pinitos como actor, había inventado ese regate más propio de dibujos animados al que dieron su nombre, mientras prolongaba su carrera deportiva hasta los 42 años... Ahora, Cuauhtemoc va a probar en un nuevo registro. Da el salto a la arena política. Optará a la alcaldía de la ciudad de Cuernavaca, del Estado de Morelos, uno de los más inseguros del país, encabezando la candidatura del PSD, un partido local de tendencia socialdemocrata y que ha encontrado en el futbolista a su mejor reclamo. Veremos si consigue resultar elegido.