miércoles, 28 de enero de 2015

Rein Boomsma, líder de la resistencia neerlandesa que falleció en un campo de concentración alemán



Esta foto corresponde al primer encuentro internacional que disputó la Selección de fútbol de los Países Bajos. Frente a Bélgica en 1905. Y el encuentro finalizó con una contundente victoria en Amberes por 1-4. En el centro de la fotografía, en la fila de abajo emerge la figura de Rein Boomsma. Un interior derecho que se mostraba en el Sparta de Rotterdam. Sería uno de los once que formarían la primera alineación de la historia de la escuadra naranja, así como en la devolución de la visita de los belgas a Rotterdam que también concluyo con victoria holandesa.

En ese principio de siglo, el fútbol era todavía un deporte incipiente, de carácter aficionado y mientras Boomsma lo empleaba como ocio, a la vez que estudiaba en la escuela secundaria y desarrollaba su carrera militar, (se alistó como voluntario en el Ejército, en el 1ª Regimiento de Infantería de Assen en 1898 con apenas 22 años). Pese a esta dedicación, Boomsma continuó en activo en el fútbol hasta 1907. De hecho, en los duelos internacionales frente a los belgas, era el jugador de mayor edad del equipo. Tras colgar las botas, sería nombrado miembro de honor del club. Aún así, su conciencia y voluntad nacionalista ya era patente y así lo mostraba como militar y como futbolista. En 1899, un partido entre su club, el Sparta y el campeón holandés, el RAP de Amsterdam se empleó para recaudar fondos para apoyar a los neerlandeses en la segunda guerra de los boers frente a los británicos. Boomsma hizo el único tanto de un encuentro que obtuvo una donación  de más de 1200 florines.

Tras dejar el fútbol, ahora sí, Boomsma continuó su carrera militar. En 1936,  ya tenía el rango de coronel y estaba al frente de la guarnición de Appeldorm y ocupaba la comandancia en el distrito oriental de los Países Bajos. Al comenzar la II guerra Mundial fue movilizado de inmediato. Estuvo al frente de la defensa de Rotterdam cuando fue atacada por las tropas alemanas, y tras caer la ciudad regresó a Appeldorm donde fue uno de los fundadores y de los dirigentes del Departamento del Orden, la unidad clandestina que dirigía la resistencia holandesa en la región y trataba de mantener el contacto con el gobierno en el exilio que se había refugiado en Londres. Debido a estas actividades fue encarcelado tres veces e interrogado en abundantes ocasiones por la Gestapo. La primera vez del 28 de marzo de 1941 hasta el 19 de enero 1942 en Scheveningen. La segunda vez desde el 21 de marzo 1942 hasta el 16 de mayo de 1942, de nuevo en Scheveningen. La tercera y última vez desde octubre de 1942, primero encarcelado en Utrecht, luego fue trasladado a Vught y finalmente al campo de concentración de Neuengamme cerca de Hamburgo, donde murió el 26 de mayo 1943 con 63 años. Curiosamente el campo en el que uno de sus mandamases era Otto Harder, otro ex futbolista que al acabar el conflicto sería condenado por crímenes de guerra y que no se apiadó de su compañero holandés.