domingo, 18 de enero de 2015

Ciudadano Fernando Navarro

España afronta 2015 como su año más activo electoralmente. Municipales y autonómicas en mayo, Generales a final de año, Elecciones catalanas en septiembre... Desde luego este año va a tocar acercarse al colegio electoral más que nunca. El bipartidismo se tambalea irremediablemente, sectores que normalmente no se animaban a votar parecen dispuestos a hacerlo, cansados del clima de corrupción y de la pésima situación económica en la que nos hayamos. Pero, sorprendentemente, ultimamente se está viendo a futbolistas mojarse y hacer públicas sus opciones de voto, algo que practicamente se había perdido en las últimas décadas.

Hace unos meses, publiqué las declaraciones por Twitter del internacional Roberto Soldado en las que arremetía contra Pablo Iglesias. Después le siguió el análisis político de primer nivel de Joaquín en 13Tv "Nos quieren quitar de comer gambas y jamoncito, ¿que carajo vamos a hacer?" sobre el mismo partido. Ayer, y posiblemente tenga mucho menos eco en la prensa, el que se sumó a mostrar sus simpatías políticas fue Fernando Navarro. Dos sencillos tuits en los que felicitaba directamente a Albert Rivera, líder de Ciudadanos que había participado en el programa la Sexta Noche.

Me encontré los tuits por casualidad, no creo que vayan a tener mucha repercusión en la prensa. Ni Ciudadanos es Podemos (un futbolista de izquierdas siempre levanta más polvareda...), ni Fernando Navarro, pese a ser internacional y capitán del Sevilla, es bastante menos mediático que Joaquín o Soldado. Afortunadamente sigo su cuenta. Desde su etapa en el Mallorca, Fernando Navarro se ganó mi simpatía. Llegó tras haber debutado en el Barça con Rexach, haber jugado mucho con Van Gaal y verse frenado en seco por una rotura del ligamento. Tras una cesión en el Albacete, recaló con 23 años en el Mallorca para hacerse el dueño indiscutible del lateral izquierdo. Primero llegó cedido y mostró un nivel altísimo y el Mallorca se hizo con su propiedad rapidamente consciente de su potencial. En esos tres años, ni rastro de la lesión. Fernando Navarro apenas se perdió ocho partidos por sanciones, anotó tres goles y su nivel fue increíble. El resto lo jugó todo. Y en 2008, Luis Aragonés, que buscaba lateral izquierdo para la Selección Española lo incluyó en la lista de 23 jugadores que ganaría la Eurocopa de Austria. Suplente de Capdevila, Fernando Navarro jugó el tercer partido contra Grecia. Por entonces, se sabía ya que dejaba el Mallorca y recalaría en el Sevilla, por un traspaso cercano a los 5 millones de euros.

Y desde entonces allí permanece. Del Bosque se olvidó de él en las convocatorias internacionales, y en Sevilla en estos años sí ha tenido más competencia y ha sigo golpeado por las lesiones pese a que a lo largo de estos siete años sigue siendo uno de los futbolistas más utilizados. También ha engrosado su palmarés con la Copa del Rey de 2010 o la Europa League de 2014. Ahora, desde Sevilla, a los 32 años parece haber dejado claro con que ideas simpatiza. Desde aquí nada más que desearle suerte. Por su etapa en el Mallorca y por atrever a mojarse.

2 comentarios:

Rinat Rafaé dijo...

El partidazo que se marcó ayer fue simplemente LEGENDARIO. Un grande que sigue dando guerra!

Anónimo dijo...

Españolazo