jueves, 17 de julio de 2014

Colombia y la Copa América 2001

Tras la imposibilidad de organizar el Campeonato del Mundo de 1986, el Gobierno de Andrés Pastrana quiso limar esa herida organizando la Copa América de fútbol y reparar, en parte lo sucedido 25 años antes. La designación, procedía de lejos, ya que desde 1987, el Presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Nicolas Leoz había establecido un calendario que nombraba los organizadores hasta 2005. La sede colombiana fue ratificada un año antes del torneo.

Sin embargo, en el año 2001 comienza a incrementarse la actividad armada de diversos grupos insurgentes colombianos. Principalmente, los de izquierdas, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN), y los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), de extrema derecha. Un coche-bomba en Medellín deja dos muertos en enero, otro en mayo en Cali, 36 heridos. En ese mismo mes, otro atentando en Medellín otros ocho muertos, y antes de final de mes, nuevos atentados en Pereira y Bógota que suman otros cuatro muertos y amplían la cifra de heridos que ya se cuentan en centenares. La situación de inseguridad es patente y la Confederación Sudamericana decide reunirse para evaluar la conveniencia de celebrar el campeonato en el país.

El propio Presidente Andrés Pastrana acudió a la reunión a defender la organización. En un discurso televisado manifiesta que "retirar el campeonato a Colombia es el mayor de los atentados". Y aunque el encuentro fue provechoso y Colombia resulta ratificada, las dudas prevalecían. Nuevos coches-bomba fueron encontrados en Cali y Bogotá, las Autodefensas retienen a aficionados y la situación termina de tensarse con el secuestro del vicepresidente de la Federación de Fútbol, Hernán Mejía Campuzaño el 25 de junio en la ciudad de Pereira, a manos de las FARC. 

El torneo llega a darse por cancelado. Así lo anuncian diversas federaciones en Perú y en Uruguay. Brasil parece postularse como nuevo organizador, también Uruguay o Bolivia. Y pese a que el ELN anuncia que no pretende boicotear el torneo y las FARC liberan a Mejía Campuzaño, puede ser tarde... La Confederación Sudamericana, finalmente ratifica a Colombia, pero retrasando la celebración para el año siguiente. Algunos seleccionadores, liberan a sus jugadores, convencidos de que ese verano no habrá torneo continental.

Los representantes colombianos deben multiplicarse en diversos lugares para mantener el torneo. Los alcaldes de las sedes se comprometen al máximo por garantizar la seguridad, y los patrocinadores que ya han invertido importantes sumas presionan para mantener la sede y las fechas. Finalmente, la Confederación Sudamericana establece el 7 de julio que el torneo se disputaría como estaba previsto. Es decir, comenzando apenas cuatro días más tarde.

Chile convoca a su plantel después de haberlo disuelto, Brasil decide enviar a un conjunto sub-23, Argentina, que se había manifestado en favor de posponer el torneo, anuncia que no tomará parte en esta edición. Canadá, que había sido invitada, también renuncia. Sus sustitutos, Honduras y Costa Rica hubieron de preparar sus combinados en apenas unas horas, organizando el viaje a toda velocidad y saltándose incluso sus campeonatos locales que se encontraban en juego.

Andrés Pastrana respira aliviado, al ver como el torneo se disputa pese a esas dos renuncias. Y más, cuando una quincena después, preside la final en la que Colombia vence por 1-0 a México y se proclama por vez primera campeón Continental. Pastrana, además, uniformado con la camiseta colombiana hará entrega de la Copa y felicitará a todos los jugadores en un amplio baño de multitudes, repleto de éxito tras haber mantenido el torneo, tanto a nivel deportivo como organizativo.

6 comentarios:

Cyborg 77 dijo...

Recuerdo perfectamente el caos que provocará todo aquello, y como Colombia ganará un torneo descafeinado (jugagando con la ironía cafetera jajaja)

Anónimo dijo...

La única copa América de Colombia fue a través de una tempestad política y de un manto de sospechas.
La única copa libertadores conseguida por un equipo de Colombia, fue de la misma manera, bajo amenazas y constantes sospechas.
El fútbol colombiano tiene esas grandes manchas, y a pesar de ser una buena selección y tener equipos competitivos, siempre cargará con esas manchas.

Anónimo dijo...

Muy buena solo agregar que es EZLN zapatista

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Yo recuerdo aquel verano con noticias contradictorias, los atentados ocupando portadas y las dudas del torneo llegando a darse por cancelado. También recuerdo en los telediarios el discurso de Pastrana pidiendo que no retirasen el campeonato. Se le dio bastante noticia en España.

Una cosa, Anónimo1, que lo desconozco y alomejor da para post. Como consiguió la Libertadores el Once Caldas? Que amenazas o sospechas quedan? Lo digo porque no las conozco.

Le dediqué un artículo a la figura del técnico, Luis Fernando Montoya, pero no conocía esas dudas en el torneo... Si nos ilustras, por favor.

http://www.futbolypasionespoliticas.com/search/label/Luis%20Fernando%20Montoya

GP9 dijo...

Se refiere a la Libertadores que ganó el Atlético Nacional al final de los 80 (creo que fue en el 89). Dicen que Pablo Escobar controlaba el club.

GP9 dijo...

La guerrilla a la que te refieres es mexicana (EZLN) , y la del articulo colombiana (ELN).