sábado, 14 de junio de 2014

MUNDIAL 2014: Las variadas raíces suizas

En febrero de 2014, Suiza aprobaba en referendum limitar la llegada de ciudadanos extranjeros. Esta medida chocaba con la Unión Europea que tenía desde 2002 un acuerdo de libre circulación de personas. En el país centro europeo, ante el aumento del paro y crecimiento de población extranjera, se decidió consultar esta medida y resultó aprobada por una mayoría suficiente del 50,3% de votos positivos.

Ahora, muchos ojos miran con recelo a la Selección, donde cohabitan un buen número de emigrantes o hijos de estos, dando lugar a una de las Selecciones más multiculturales del torneo. Con el alemán Otmar Hitzfield al frente, puede verse a descendientes de españoles como a Philippe Senderos y Ricardo Rodríguez, turcos, Gohkan Inler, los italianos Tranquillo Barnetta y Diego Benaglio, o a nacidos en África como Johan Djourou (Costa de Marfil) o Gelson Fernandes (Cabo Verde). Pero sobretodo al abundante número de balcánicos: Valon Bahrami, Xherdan Shaqiri  y Granit Xhaka (Kosovo), Blerim Dzemailli (Macedonia), Haris Seferovic (Bosnia), Josip Drmic (Croacia), Admir Mehmedi (Macedonio-albanés) y Mario Gavranovic (Bosnio-croata).

Quince jugadores de la lista de veintitrés tienen orígenes ajenos a los suizos, o incluso nacieron fuera del territorio, y que quizá con la nueva normativa no hubieran podido residir en el país y mucho menos representarlo a nivel absoluto. Quizá una buena actuación sirva de recordatorio.