martes, 4 de marzo de 2014

Cuando los jeques se van (IV): Hearts

Cuando uno observa su curriculum todo recuerda a uno de esos personajes más próximos al tridente Berlusconi-Jesús Gil-Bernard Tapie. Vladimir Romanov tiene un poco de todos ellos, aderezado incluso con un apellido que evoca a la última dinastía de Zares. Nacido en Rusia, de un padre soldado que llegó a combatir en la toma de Berlín con el Ejercito Rojo, y que dejó a su hijo huérfano a los 16. Desde esos humildes orígenes, Romanov tuvo que sacar adelante a su familia. Para ello, hizo de todo. Desde ser conductor de un taxi, a vender discos prohibidos en la Unión Soviética del decadente pop y rock and roll occidental. Romanov, también se alistó en el Ejercito y estuvo seis años enrolado en la marina, llegando a ser integrante de un submarino nuclear en plena Guerra Fría.

Pero con el desmoronamiento de la URSS, Romanov fue uno de esos empresarios avispados que logró posicionarse y comenzar a enriquecerse. En los 90, funda Ukio Bankas, el primer banco privado que surge en la Lituania postsoviética y amasa una gran cantidad de dinero. Para Romanov, que adquiere también la nacionalidad lituana no es suficiente y su negocio comienza a expandirse y a diversificarse. El Banco, también adquiere negocios textiles, de aluminio, de medios de comunicación y extiende su influencia a Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Serbia y Bosnia. En 2008 se estima que posee una fortuna de 200 millones de euros.

Así que pronto comienza a desarrollar esa predilección por el deporte. Romanov adquiere el Zalgiris Kaunas de baloncesto, el club de fútbol de la misma ciudad lituana, el Partizan Minsk bielorruso... Pero le sigue pareciendo poco. Romanov planea desembarcar en Occidente y establecerse como propietario de un club en Escocia. Lo intenta con Dundee United y Dunfermline sin éxito, pero en 2004, un ahogado Hearts que saca a la venta su estadio acabará aceptando su desembarco. Romanov llega con ambiciones. "Llegar lejos en Champions ha de ser el objetivo", consigue evitar la venta del estadio...

Las cosas parecen funcionar. Y más en la campaña 2005-06, el conjunto de Edimburgo comienza el campeonato con ocho victorias consecutivas lo que hace soñar con romper el duopolio Rangers-Celtic aunque no lo conseguirá. Aún así, el equipo vence el título de Copa y Romanov además invita a la final a muchos de sus compañeros que compartieron submarino durante la Guerra Fría... No sería la única presencia lituana, al club llegan varios compatriotas. El entrenador Ivanauskas, el internacional, ex de la Real Sociedad, Jankauskas... El equipo marcha, los negocios también. Así que Romanov eleva sus excentricidades. Por ejemplo, participando en el "Mira quién baila" de Lituania. También en 2009 anuncia sus intenciones de presentarse a Presidente de Lituania, algo que la propia Constitución prohibe al haber nacido en Rusia... Una berlusconización absoluta. 

Todo marcha bien, hasta que como siempre, la burbuja de los negocios se tuerce. El Banco de Lituania entra en quiebra e inevitablemente pasa factura al resto de negocios del holding, principalmente los deportivos. Romanov debe ir deshaciéndose poco a poco de todos sus clubes. El Hearts, anuncia su entrada en administración, la ley concursal española, en 2011. Pese a los problemas que se avecinan, consigue proclamarse campeón de copa en el año 2012. Aún así, la situación continua siendo insostenible y la Federación Escocesa, ante el cumulo de impagos, anuncia que el Hearts no puede fichar y comenzará la temporada 2013-2014 con -15 puntos, condenándole a un irremediable descenso.

Romanov ahora permanece buscado por las autoridades lituanas para que responda por las deudas contraídas por Ukio Bankas, que inició su disolución en febrero de 2013. Se cree que se encuentra en Rusia, pese a que no haya confirmación oficial y de donde no tiene intención de regresar después de haber explotado la burbuja de sus negocios...

2 comentarios:

Unknown dijo...

Buenos recuerdos europeos para los mallorquinistas, el Hearts of Midlothian.

Rafa dijo...

Un Ali Sayed de la vida completamente... Ahí lo pillen, lo metan en la carcel y lo trinque en la ducha un lituano rollo Sabonis... a ver que tal baila entonces