viernes, 14 de marzo de 2014

Torpedero Tucumán y Crucero 25 de Mayo, los barcos argentinos que efectuaron rescates en la Guerra Civil

Hace unos meses os narré las peripecias que padeció Ricardo Zamora durante la Guerra Civil. Se llegaron a publicar diversos rumores sobre su muerte, algo que anunció incluso el General Queipo de Llano en uno de sus bandos radiofónicos. Gran parte de la superviviencia del portero vino por conseguir un pasaje para un barco argentino que desde el puerto de Alicante, evacuaba gente de España y la ponía a salvo del conflicto bélico. Zamora no fue el único rostro famoso que logró pasaje en el "Crucero 25 de Mayo" o en el "Torpedero Tucumán". Por sus cubiertas pasarían también personalidades como Ramón Serrano SuñerFederico Fernandez Castillejo por ejemplo. Aunque en su mayoría, los embarcados eran personas de derechas y próximas a los sublevados, ya que Alicante era ciudad afín a la República, pero los buques también rescataron y en muchos casos partieron al exilio personalidades progresistas, como Clara Campoamor, Felipe Sanchéz-Román, María Lejarraga o incluso la esposa del socialista Indalecio Prieto. Unos se refugiaron en Francia, otros decidieron continuar hasta Argentina. Todos huyendo de la cruenta Guerra Civil que partiría España durante tres años (y cuatro décadas).

No es un episodio excesivamente divulgado en España. En Madrid, dos calles perpendiculares ubicadas en el barrio de Chamartín recogen actualmente los nombres de "Torpedero Tucumán" y "Crucero 25 de Mayo". También, el primero es el apodo de uno de los personajes de la novela "La Carta Esférica", de Arturo Perez-Reverte... Pero salvo estos pequeños aportes, ¿como es posible que desconozcamos más datos de estos dos barcos de la Armada Argentina que salvaron un gran número de vidas? Pese a los viajeros famosos que pudieron huir de la guerra en ellos, ninguno de los dos barcos tiene entrada en la Wikipedia por ejemplo. Algo que sí sucede con un Crucero 25 de Mayo predecesor, cuya vida útil fue de 1891 a 1921. Sin embargo, sí aparecen encuadradas entre los nombres de calles franquistas del Foro por la Memoria. Pese a que en ambas, se añade en la descripción "A la acción humanitaria de este navío deben la vida centenares de españoles". Y si gracias a ese barco deben la vida centenares de españoles. ¿Porque listarlas junto a las calles franquistas que sí deberían ser retiradas?.


Dos de los supervivientes de estos barcos, la progresista Clara Campoamor, y el conservador Fernandez Castillejo publicaron "Heroismo Criollo, la marina argentina en el drama español" narrando la situación de España y la gran función llevada por estos buques que permitieron salvar la vida a un gran número de españoles. Pese a los listados, las cifras resultan aproximadas y no son definitivas. Hubo muchos pasajeros con nombres falsos, otros que ni siquiera se registraron y embarcaron de manera clandestina. Los refugiados que obtenían pasaje no presentaban mayor problema pero en otras, hubo que ingeniárselas para disfrazarse, simular afinidades y visitas. En muchas ocasiones, los marineros, portaban otro uniforme debajo para prestárselo a alguien y poder regresar un número mayor al barco... Pese a desconocerse el número exacto, se estima que fueron más de 1600.

Argentina, bajo mandato del presidente Agustín Pedro Justo, decidió embarcarse en esta misión humanitaria influenciada por la presencia de compatriotas en España, muchos de ellos, incluso reclutados para el combate. Hasta Buenos Aires llegan los rumores de que se va agravando la violencia del conflicto y se intenta rescatar a las delegaciones diplomáticas y a los nacionales. Para ello se desplaza en primer lugar el crucero 25 de Mayo que realizaría en 1936 tres viajes desde Alicante que salvaron a unas 250 personas, antes de regresar a Argentina. Y en segundo término, el Torpedero Tucumán, cuya finalidad también era humanitaria, pero decidió emprender viaje armado para prestar apoyo al 25 de Mayo, y no descartando que tratase de ser atacado por alguno de los bandos. El Tucumán elevaría su número a doce viajes entre 1936 y 1937, llegando a partir desde Alicante, Valencia y Almería y rescatando a más de 1400 personas. A mediados de 1937, y dando por exitosa la misión emprendida, el Gobierno argentino decreta el regreso del buque.

Madrid, decidió otorgar los nombres de las calles en 1962, poco después de que los barcos resultarán inutilizados. Alicante, también dio el nombre Tucumán en honor del barco en 1939 como narran en Alicante en Vivo y adjuntan el pleno municipal que tomó esa decisión. También en Valencia, otro de los lugares donde partió, existe la Calle Torpedero, aunque desconozco sí guarda relación. El caso es que la figura de estos navíos sigue resultando desconocida para la mayoría de españoles, y más cuando escasean los símbolos que sirvieran para encontrar algún nexo de las dos Españas en la Guerra Civil.