viernes, 7 de febrero de 2014

Mi ciclo de excursiones (fachas)

"Si no te llaman facha un par de veces al día es que te estás equivocando mucho" @FArrechea

En el plazo del último mes, he realizado tres visitas "fachas". Mal vistas. Un político actual diría, "incomodas" mientras las mira de lado. En un rato, seguramente seré un sospechoso faccioso... Mi único afán era conocer, olfatear, olisquear un poco, diversos lugares que forman parte de la Historia de España. En este caso, todas las visitas eran muy de derechas. Y muy de derechas franquistas... Pero existen, y se pueden visitar. Y aún más, me atrevo a decir, que merecen la pena.

VALLE DE LOS CAÍDOS

Era la más simple. La más predecible. Visitar el Valle de los Caídos. Nunca lo había hecho. 

Vivo en un piso 13, en el barrio de Chamartin. Desde mi casa, si el cielo no se nubla, de día, puede verse el Valle de los Caídos. Por supuesto, es más fácil reconocerlo con el coche en la Nacional-6, o visitando El Escorial... Mucho más cercano y visible. Pero, uno de los objetivos de Franco, el que pudiera verse desde la Capital, se puede hacer. 

Pero nunca me había asomado allí in situ. Ir a comer a Cercerdilla al cumple de una amiga de la novia fue la mejor excusa. Haciendo caso al GPS nos desvió,  mandó por la sierra, hasta llegar a un coto de caza donde no se podía avanzar. Tras volver para atrás, abonar la entrada (creo que 9 euros por persona), entramos en el recinto de El Valle de los Caídos. Se sube con el coche, fácilmente 6 kilómetros y alcanzas el famoso monumento.

Y siendo honestos. Impresiona. Impresiona la Cruz. Es alta. Gigantesca. Tanto para, como os decía antes, verse desde Madrid Capital a más de 30 kilómetros. Impresiona ese monumento de la Piedad enorme, que a día de hoy, está recubierta de una red por temor a desprendimientos. Y por supuesto, impresiona lo que es la verdadera obra. La cripta, excavada en la montaña, con una gran profundidad hasta alcanzar la abadía donde están enterrados Franco y José Antonio Primo de Rivera. La tumba del dictador, acotada con unas pequeñas cuerdas. Pero puedes tener tu ratito de contemplarla frente a frente, aunque no están permitidas las fotos.

El Valle de los Caídos es Patrimonio Nacional. Para visitarlo hay que pasar un detector de metales, controlado por la Guardia Civil, y dispone de una pequeña tienda. La verdad es que había mucha gente y se puede decir que es una excursión que concentra a bastante visitante. Dispone de una pequeña tienda, pero un poco "desencajada". Apenas vende nada relacionado con la propia visita. Son todo cosas muy genéricas. Y al ser Patrimonio Nacional, impide que se puedan vender banderas de España de la época franquista, por ejemplo, que seguramente tendrían gran acogida. Aunque, también he de reconocer, como fue muy caso, que me da que hay mucha visita de gente que no es afín ni simpatizante a Franco, sino que simplemente acude con curiosidad.

CEMENTERIO DE LOS MÁRTIRES DE PARACUELLOS DEL JARAMA


Llevo un tiempo puliendo el artículo sobre mi tío abuelo, Antonio Mazarrasa, fallecido en la Guerra Civil. Al ser ex futbolista tuvo rápido encaje en el Blog. Pero en la Guerra, también falleció otro de sus hermanos. Así que, decidí embarcarme en una visita a uno de los puntos más negros del conflicto. Las ejecuciones de presos sacados de las cárceles madrileñas en la localidad de Paracuellos del Jarama, a unos 20 km de Madrid. Entre ellos, algunos famosos como el escritor Muñoz Seca, el futbolista Monchín Triana, o el de algunos cargos políticos relevantes como los ex ministros Federico Salmón o el del Almirante García de los Reyes, que fue también el primer comandante al mando de un submarino en España. 

Ciertamente, llegar hasta el Cementerio no fue sencillo. En los GPS no aparece Cementerio Guerra Civil Paracuellos, o Cementerio de los Mártires. Llegué a plantarme en el actual cementerio municipal de la localidad, pese a que la enorme cruz blanca dibujada en la montaña se había quedado lejos. Esa cruz blanca, se ve perfectamente desde el aeropuerto de Barajas. Es muy reconocible, y alguna gente que desconoce porque se ubica, la relaciona con motivación religiosa para el trafico aéreo en la católica España, o incluso alguna vez he oído la creencia de que se estrelló algún avión. No. La cruz está ahí expuesta, por las victimas de Paracuellos fallecidas en 1936. 

Pues lo dicho. Tuve que buscar en Google, buscar la dirección exacta y encontrar las indicaciones para alcanzar el cementerio. Actualmente rodeado por un Polígono Industrial y muy escasamente indicado para alguien que acude por primera vez. Allí, me encontré con apenas un jardinero, y cuatro personas que lo visitaban. Me dijeron que estaban esperando al Presidente de la Asociación Mártires de Paracuellos. Yo les dije que era la primera vez que estaba por aquí y que sí me permitían acompañarles. Aceptaron. Curiosee un poco. Un recinto enorme, con diversas fosas acotadas y muchas cruces dentro de ellas. Pero no a modo de tumba. Los restos siguen enterrados, agrupados y sin que se haya podido avanzar en su separación y darles una correcta sepultura. Algunas de esas cruces, sí llevan nombres o se ha situado alguna lapida. Fue un acto de algunos familiares o amigos que saben que ahí reposa uno de los suyos y han optado por levantar ese pequeño gesto. Las fosas, siete en todo el reciento, se agrupan por las fechas en que resultó la ejecución (se concentraron entre el 7 de noviembre y hasta el 3 de diciembre) y la cárcel de donde fueron extraídos.
.
Al poco rato llegó otro coche, con el citado Presidente. Y comenzó a explicarnos cosas sobre los sucesos. Muchas de ellas, bastante menos divulgadas. Como el transporte de los presos se realizaba encadenados de dos en dos con alambre de espinos, para evitar que saltarán de los camiones en los que eran trasladados o tener que hacerlo ambos a la vez, lo que dificultaba el salto. Que para el transporte se usaron desde camiones de mercancías a los propios autobuses de la EMT. Que se desconoce el porque de la ejecución de 468 personas en Torrejón de Ardoz. Que la cifra que ellos manejan de ejecutados alcanzaría las 5600 personas. O, que Franco jamás quiso remover este asunto. Los muertos, muertos estaban. Y ni visitó, ni en 40 años de Régimen se movió un dedo por los ejecutados en Paracuellos. Han pasado 80 años, y el cementerio, que ha sido asaltado en alguna ocasión, se mantiene de donaciones y el aporte de descendientes de fallecidos. En el medio hay una capilla, que da misa los primeros domingos de mes y cada 7 de noviembre, día simbólico, ya que conmemora el inicio de las sacas de presos, y el día más numeroso en lo relativo a las ejecuciones, cifrándose en hasta 1500.

Uno de los visitantes que estaba, aprovechó y preguntó "Y si ustedes, reclaman reconocimiento, ayudas para honrar a sus muertos y aquí se trata de una catástrofe de Derechos Humanos, ¿por que no contactan con otras asociaciones de victimas de la Guerra, que en su día eran ideologicamente contrarias, pero que hoy reivindican exactamente lo mismo que ustedes y harían más fuerza juntos, además del simbolismo que entrañaría?" Al marcharse entregaron unas tarjetas de Naciones Unidas para seguir en contacto. El lunes me enteré que este señor era Pablo de Greiff, relator de la ONU sobre las victimas del franquismo y la Guerra Civil, y que fue entrevistado en la Sexta, y sus conclusiones publicadas por diversos medios. Tuve la potra de coincidir en el momento que acudió y ganarme una visita guiada al Cementerio. Posteriormente, hablé con el presidente de la Hermandad a solas. Le pedí información y algún medio de contacto y me trató muy amablemente. 

HERMANDAD NACIONAL DE LA DIVISIÓN AZUL


Y ya para completar el ciclo de visitas, me enteré de casualidad de la existencia de la Hermandad Nacional de la División Azul. Fue cuando preparaba el artículo sobre Ramón Herrera, ex jugador del Sporting, que combatió en la Guerra Civil y desarrolló una extraña pasión por la guerra, así que decidió alistarse en la División Azul, llegando a combatir en la URSS y en Alemania. Les escribí a ver si podían obsequiarme con alguna anécdota o sí existía alguna fotografía... y no hubo suerte. Pero me llamó la atención que disponían de un museo, que abre únicamente los miércoles en horario de tarde. Así que, ¿por que no ir a echar un ojo?.

En la web pone que para visitar el museo hay que concertar cita, pero tras varios emails sin respuesta, decidí plantarme allí con dos amigos. Uno de ellos, su tio abuelo fue divisionario y se animó a conocer un poco más lo que allí vivieron. Nuestra primera sorpresa, fue llegar y ver que en el número indicado, no hay ninguna señal, ni distintivo, ni siquiera en el telefonillo que te haga sospechar que allí se encuentra la Asociación. Así que llamamos por teléfono y nos abrieron la puerta. Y sin problemas nos dijeron que se podía realizar la visita. Por cierto, totalmente gratis el acceso. Esperan un poco a que los grupos crezcan un poco, y un guía nos va mostrando todo el museo.

Sinceramente me esperaba, una pequeña asociación, con algunas cosas expuestas y más concebido como club de veteranos de unas personas que rozan o superan los 90 años y que hace 70 combatían en la lejana Unión Soviética, en plena II Guerra Mundial... Pero el museo sorprende. Por dimensiones, ya que es bastante amplio. Y sobretodo por el material expuesto. Practicamente todo original. Cedido por divisionarios o familiares de estos. Desde armas, a uniformes, a insignias y condecoraciones. Todo muy bien conservado. Y con una visita guiada que permite que te lo expliquen todo con detalle. Nosotros lo vimos en una hora y cuarenta minutos. Pero da la impresión que si quieres puedes tardar el triple. Y además disponen de un pequeño stand con merchandising (a diferencia del Valle de los Caídos, aquí si que se nota que las visitas es de gente mucho más afín al Ejercito y a posturas más acordes a por lo que combatió la División Azul) y una cantina donde la gente puede charlar y compartir anecdotas, y donde, parece ser que la presencia de Divisionarios no es extraña (al parecer en 2011 aún quedaban 3000 personas que combatieron en la División Azul con vida). De nuevo, otra visita que resultó sorprendente. Por desconocida y lo poco publicitada que está, encima ubicada en pleno Madrid en la calle Alonso Cano y por el abundante material que disponían.

5 comentarios:

doRCCV dijo...

Me sorprendió el post por la ausencia en lo relacionado al fútbol. ¿Tienes algún otro post de este estilo en el archivo? Más o menos, leí casi todos los post y creo que no vi ninguno así. Decir que me gustó este.

Que grandes diferencias hay entre Espanha y Alemania en lo relacionado a la 'memoria histórica' de sus pasados regímenes. Te das cuenta por detalles como el que dices de la venta de banderas de Espanha con el águila imperial en el Valle de los Caídos. Aunque no se vendan por ser Patrimonio Nacional, en caso de venderse, tampoco resultaría raro y se haría sin ningún pudor. Esto en Alemania sería completamente imposible de ver. Y no hablamos ya del simbolismo de estos lugares y alabanzas que reciben por personas afines a esas ideas.

Menuda coincidencia la visita del tal Pablo de Greiff, menuda potra si, toda la razón.

En 2010 el gobierno Alemán retiró una placa del Cementerio de la Almudena en Honor a la División Condor y a la División Azul no sin antes encontrarse con la oposición del PP y de Ruiz-Gallardón. En la primera rezaba: AVIADORES ALEMANES MUERT0S POR DIOS Y POR ESPANHA ¡¡PRESENTES!!

Yo personalmente no soy partidario de que se mantengan todos esos homenajes, lugares, estatuas, ect en memoria del franquismo o nazismo. Más que nada, porque como de costumbre, en Espanha se le da un simbolismo equivocado en mi opinión. Si quedaran como un mero recuerdo de algo pasado, que sirviera simplemente de memoria o para que no volviera ocurrir pues estaría de acuerdo. Pero aquí, y aún encima con una extrema derecha que últimamente está resurgiendo alarmantemente, se utiliza todo esto con un simbolismo exarcebado por parte de sus afines que por ejemplo en Alemania no tendría cabida.

No sé si me explico. Por ejemplo, lugares turísticos como Auswitch o Mauthausen, en Austria, no son lugares donde acudan neonazis a enarbolar la matanza de judíos para luego sacarse una foto y subirla a la red social de turno entre la algarabía de sus amigos. Con esto no digo que no acuda gente de toda ideología, pasará como en el Valle de los Caídos pero no se le da ese simbolismo.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Sí... En este me he dejado el fútbol olvidado. La única excusa, es que visité Paracuellos y la Hermandad de la división Azul, por que empece artículos que sí guardaban relación. En estos casos, no aparece nada de fútbol, pero me pareció que podían quedar bien en un post. Además que ultimamente escribo bastante menos.

Y ahora habría que intentar puntualizar porque no es nada sencillo. En cierto, que se puede visitar Normandía (y según me han dicho, hay bastante americanos que rinden visita a algún familiar que pereció allí), o campos de concentración. El Valle es más problemático. Está enterrado el dictador, y Jose Antonio, figura inspiradora, al menos en el origen, del Régimen. Para más inri, construido por prisioneros de la Guerra Civil, que se acogían para reducir condena... La propia Ley de la Memoria Histórica, hacia una salvedad importante hacia este lugar. Tratando de darle encaje, sin ser lugar de apología del Régimen... En fin, algo complicado, cuando ahi se enterró Franco... Tampoco, sería del todo lógico coger y derribarlo. Pero es cierto que es complicado hacer cualquier cosa con él.

Lo del tema de los simbolos franquistas, no es solo esa placa del cementerio. MAdrid todavía conserva un gran nombre de calles y simbología. Y en muchos pueblos también. No se ha procedido a retirada ni cambio de esos símbolos. A mi también me parece mal. Las calles, las estatuas son una manera de rendir homenaje. Y si hay alguien con las manos manchadas de sangre no debería ser digno de tenerlas. Pero hay alcaldes que se resisten mucho. Entre ellos, Gallardón y su señor Smithers, Manuel Cobo... Lo de la Legión Condor, efectivamente fue el propio Gobierno Alemán el que procedió.

Ala, esto también hay que diferenciarlo. A mi me parece muy digno (y más tras visitarlo) que exista una Hermandad de la División Azul. De gente que combatió allí, que ofrezca su punto de vista, que se esfuerce en mantener un museo digno con representaciones, armas, uniformes... No una asociación que coja y diga "fuimos a combatir por Hitler, y ojalá volviera Hitler y volvieramos a combatir por él". Pero sí, que exista una asociación ajena a pugnas ideológicas y simplemente que cuente lo que sucedió allí (que hubo casi 50000 españoles alistados a lo largo de la II Guerra Mundial). Ala, lo pongo ahi arriba. Quizá por desconocimiento, quizá por que todavía escuecen estos temas, pero me juego el cuello a que el 90% de los visitantes de ese día eran personas de ideología muy simpatizante a la extrema derecha.

Y tema espinoso, pero más duro, el caso de Paracuellos. Por supuesto que es un acicate constante contra la República, el Comunismo y Carrillo. Pero, igual que sucede con diversas asociaciones que comenzaron excavaciones en fosas comunes de ejecutados por el Bando franquista, que haya personas que quieran desexcavar y cuidar a los ejecutados allí. Que fueron muchos, y la mayoría no eran combatientes, sino simplemente personas religiosas o con una ideología politica conservadora pero que se encontraban en Madrid. Son temas espinosos los tres. Y ajenas al fútbol, pero permitidme que os lo haya colado. El próximo post, vuelta a la normalidad.

GBEH dijo...

Entre los asesinados en Paracuellos del Jarama estuvo Francisco Lazo Orta, directivo del Betis Balompié en 1935-36. Casualmente estaba en Madrid en julio de 1936, donde se alojaba cuando iba a san Sebastián. Fue apresado en un hotel, encarcelado y posteriormente asesinado.

Jose MME dijo...

Yo conozco el Valle de los Caídos y es una visita que, desde el punto de visto histórico y arquitectónico merece la pena. Otra cosa es que esa historia te mole.

Anda que gastarte nueve euros...si vas un sábado o domingo por la mañana y dices que vas a la celebración litúrgica te dejan entrar del tirón sin poner un pavo.

Y lo de que no se puede hacer fotos yo tengo alguna que otra, incluída una donde todo el mundo se imagina. Por cierto, la loseta está bien puesta que me paré a comprobarlo.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

No conocía a ese dirigente del Betis. Gracias. Acabo de ver la esquela en el ABC del 39

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1939/06/09/020.html

Y José, pues fuiste más espabilado que yo. Y más osado, jajaja. Yo con los años me he ido amariconando y me cuesta más hacer fotos donde no se puede, mangar cosas o sacarme las copas de los bares... :(. Jejeje.