miércoles, 26 de febrero de 2014

José María del Nido, el hombre que podía con todo

José María del Nido se ha ganado aparecer en propietarios excentricos sobradamente. El pasado mes de diciembre se vio obligado a dimitir de su cargo como Presidente del Sevilla. Llevaba a su frente desde 2002. Y acumulaba muchos años más como directivo de la entidad en diversos cargos. Pero a estas horas, el Del Nido ex presidente, continua intentando ganar tiempo para evitar su ingreso en prisión, mientras se las desea para convencer al Gobierno de que apruebe su solicitud de indulto. Y es que a sus 56 años, Del Nido debe hacer frente a la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Málaga y ratificada por los diversos Tribunales Superiores, siete años y medio de prisión por malversación y prevaricación.

La vida de Del Nido nunca fue tranquila. Hijo de José María del Nido Borrego, constructor, ex vicepresidente del Sevilla en los años 70 y jefe regional de Andalucía del partido político Fuerza Nueva. Del Nido hijo, decidió seguir los colores e ideologías paternas. Militante de las juventudes de Fuerza Nueva, fue detenido por varias acciones próximas al terrorismo de extrema derecha en 1982. Cinco años antes, en 1978 su nombre también aparece en la prensa como el autor de una paliza a un miembro del Partido del Trabajo de España. 

Tras realizar el Servicio Militar, Del Nido abandonó "la calle" y cursó estudios de Derecho. Una carrera precoz. En 1984, Del Nido ya ejercía como influyente abogado con apariciones en prensa. Defendería a varios militares implicados en algunas de las intentonas golpistas que hubo en España pos 23F. Al Teniente Coronel Fernandez Hidalgo en la la del 27 de octubre de 1982, o, en la de 1986 al Coronel Carlos de Meer. En esos años, pese a su juventud, Del Nido parecía avanzar con fuerza. Éxito profesional, abogado en alza, también desembarcó en el fútbol. Luis Cuervas le contrató para el Sevilla como vicesecretario de la junta del club. Desde ese cargo, iría ascendiendo hasta la presidencia en 2002.

Pero no serían sus únicos avances profesionales. En el fútbol, conoció a diversos presidentes y propietarios de clubes. A Lorenzo Sanz por ejemplo, con el que había compartido militancia en Fuerza Nueva, y que como él, ya había decidido no rememorar en exceso, algo que provocaba las críticas de Blas Piñar. Pero, con quién tendría gran sintonía, sería con Jesús Gil, presidente del Atlético y sobretodo alcalde de Marbella. Dicen que fue tras el traspaso del "Cholo" Simeone en 1994, de Nervión al Manzanares, cuando se conocieron. 

El Ayuntamiento de Marbella, que ya comienza a acumular dudas, sospechas, investigaciones encuentra en el presidente del Sevilla a su abogado. No son los únicos frentes notorios que tiene. En 1995, la Liga de Fútbol Profesional aplica el Real Decreto aprobado en marzo, y en el que se han modificado una serie de avales y requisitos para las Sociedades Anónimas Deportivas. Celta y Sevilla no presentan los avales correspondientes en plazo, y se aplica la sanción correspondiente, el descenso a Segunda B. Esto origina una cadena de cambios de categoría con los descendidos. Valladolid y Albacete regresan a 1ª, Getafe y Leganés a 2ª... Del Nido, ya vicepresidente del Sevilla y abogado de la entidad se encuentra de vacaciones en Eurodisney y ha de regresar apresuradamente para intentar reconducir el entuerto jurídico que se avecina. En él toman parte, presidentes autonómicos, el Secretario de Estado para el Deporte e incluso multitud de aficionados que salen a la calle para reclamar que se invalide el descenso. Finalmente, la LFP toma la medida de ampliar la Liga a 22 equipos en 1ª división, incluyendo a Sevilla y Celta, y a los dos descendidos recuperados, Valladolid y Albacete. Una nueva victoria para Del Nido, que ascendería durante dos meses a la presidencia del club de manera interina.

Mientras tanto sigue su progresión en Marbella. Circunstancia que se ampliaría incluso tras la inhabilitación de Jesús Gil y el ascenso a la alcaldía de su número dos, Julián Muñoz. Del Nido, se dedica durante cuatro años a pasar facturas al Ayuntamiento, difusas y por unos importes desmesurados que no encuentran justificación. Se estima que durante esos años, llegó a ingresar casi 3 millones de euros del Ayuntamiento pese a no prestar servicios que justificasen dichos honorarios... Pero Del Nido, como Gil, como Julián Muñoz y como tantos de los concejales y constructores de la urbe malagueña viven despreocupados pensando que nadie va a investigar un Consistorio que continua desangrándose. Un año más tarde, una extraña coalición de tránsfugas del GIL, del PSOE y del PA desalojará a Muñoz de la alcaldía. En ese 2002, será también cuando Del Nido ascienda a la presidencia del Sevilla.

Llega a un club en una situación incomoda. Con una deuda que se estima en 40 millones, que ha conocido la segunda división recientemente pero Del Nido acabará convirtiendo al Sevilla en un club reputado internacionalmente. De un Sevilla que no saboreaba un título desde la década de los 40, consigue engrosar su palmares de manera admirable. 2 Copas de la UEFA de manera consecutiva, 2 Copas del Rey, 1 Supercopa de España y una Supercopa Europea. Además, el Sevilla consigue disputar la Liga a Real Madrid y Barcelona hasta la última jornada en 2007. Traspasa jugadores a precios millonarios y consigue fichajes sorprendentes, el Sevilla vuelve a aportar internacionales a la Selección, incluso el filial alcanza la Segunda División

Del Nido consigue convertir al Sevilla en un grande, al menos mientras los fichajes salen acertados. Por lo que a su vez, su figura comienza a crecer como uno de los personajes más notorios de nuestro fútbol. Pretende liderar a un grupo en la LFP contra Madrid-Barça en lo relativo a los derechos televisivos acuñando el ya celebre "Liga de Mierda", tiene agrías polémicas con diversas personas de nuestro fútbol (Así de cabeza, me vienen aquel duelo Betis-Sevilla con busto de Lopera a su espalda, sus odios en Mallorca merced a la agresión de Javi Navarro a Arango, o el famoso "Del Nido comeme el rabo" que le dedicó San Mamés" o las diferencias con su amigo Juan Lapuerta que utiliza al Barça para hacer política). Pero de sus luchas, de las que se creía invencible no se resistía ni su afición. Del Nido entró en una guerra sin cuartel con los Biris, el grupo más ruidoso de aficionados del Sevilla. Al estar por encima de todo, incluso sucedían cosas como que en 2006 le tocase el Gordo de Navidad... Como a todos los personajes importantes, por un décimo regalado... 

Pero, según avanza la resolución del Caso Minutas, la figura de Del Nido va menguando. El club ya no atraviesa los momentos que vivió hace un lustro. Aún así, sigue sacando pecho en diversas ocasiones. En enero de 2012, en plena polémica por las acusaciones que llegan de dopaje de deportistas españoles desde Francia, el Sevilla se planta en Anoeta, con un "liberté, egalité... superioridad!" en su camiseta. El año pasado no logra terminar en puestos europeos, aunque la sanción al Málaga le permite alcanzarlos. El ojo clínico para los fichajes que presumía Monchi comienza a tener gatillazos y Del Nido, desde 2010, pretende luchar contra una sentencia que prueba que se enriqueció ilicitamente del Ayuntamiento de Marbella. 

Dimitido del cargo entre lagrimas, cuenta sus últimas horas de libertad suplicando un indulto. Para argumentarlo, asegura ya estar plenamente reinsertado en la Sociedad y ser consciente de sus malas obras. También que devolverá lo robado y cuenta con diversos apoyos. Ya ha recabado 15.000 firmas, y se han sumado la mayoría de Presidentes de equipos de nuestro país, el presidente de la Federación y el de la Liga de Fútbol Profesional en un acto que John Carlin definió como "Honor entre ladrones". ¿El fin del hombre que podía con todo?

5 comentarios:

d dijo...

De traca el tema de que le concedieran 30 días para ingresar en prisión..."No, mire usted, aún no tiene que entrar en prisión. Le dejamos 30 días para que lo haga cuando le apetezca y mientras si quiere puede buscar firmas y apoyos entre sus homólogos".

Lo de las firmas de los Presidentes, también de traca pero lo definió muy bien John Carlin. Nosotros, celtistas, aún estamos esperando una aclaración sobre si firmó o no nuestro Presidente.

Y luego, o más bien, primero, está su militancia en Fuerza Nueva que con esos antecendetes, también es de traca. Menudo 'pájaro del Nido'.

doRCCV dijo...

*doRRCV, que no 'd'.

Jose MME dijo...

Fascista, criminal, ladrón, chulo, prepotente, ególatra...lo tiene todo el angelito.

Paradigma de que la justicia es un cachondeo, a ver cuánto tardaríamos cualquiera de la calle en que viniera la policía a nuestras casas a por nosotros. Y encima tipos como Cerezo firman por su indulto siendo presidentes de un club que debe 300 millones a Hacienda y que viene diciendo que quien ve un partido por internet es un ladrón.

Ole Ejpaña. Yo me bajo de este circo, me parece que el año que viene voy a ver poco fútbol ya. No pienso seguir a ese atajo de mafiosos.

Sobre Del Nido sólo una cosa más:

http://colussoscontrakukletas.blogspot.com.es/2011/12/citas-celebres-viii.html

Rinat Rafaé dijo...

Tendría mucho que comentar en esta entrada, desde algunas historias de su "época" fascista (como cuando su padre sacaba la pipa en la Feria para pedir amablemente que quitaran unas sevillanas dedicadas al Betis) hasta sobre su indulto, pero siendo la hora que es solo voy a comentar una anécdota sobre los décimos de loterías que ganó en 2006.

Entrevistando al dueño del "Ventorrillo Canario" le preguntaron y contó que le había regalado UN décimo a Del Nido. Hasta ahí todo normal y perfectamente creible (yo me lo creo de hecho). A la media hora volvieron a entrevistarlo en otro medio de comunicación, le volvieron a preguntar sobre lo del décimo y Del Nido y volvió a confirmar que le había regalado un décimo añadiendo a continuación "pero además le gustó tanto el número que se compra una serie completa!!"

Ya sabemos quién le llamó durante ese intervalo de media hora y con que fin jejejeje

Una grande y libre dijo...

Lo digo por activa y por pasiva, viva del Nido, viva el Sevilla, libertad a del Nido, salvador de nuestra patria.