lunes, 27 de enero de 2014

La burbuja pinchada de Nikon

La semana pasada aparecía en varios medios imágenes de Claudio Ñancufil, un niño de 8 años por el que ya se peleaban Real Madrid y Barcelona por incorporarlo. ¡8 años! Salían vídeos espectaculares y se citaba el ejemplo de Messi, al que el Barça captó, costeándole tratamiento médico de por medio, con 13 años. Ñancufil es cinco años más joven que cuando recaló el crack argentino.

El otro día me vino a la cabeza, uno de los posibles pioneros de esta locura en la que se está convirtiendo el fútbol. Un niño serbio, llamado Nikon, que contrató el Valencia y que El Día Después y diversos programas y medios dedicaron un seguimiento especial hace años. Gracias a internet fue rápido encontrarle la pista. Desde vídeos en Youtube cuando apenas tenía 11 años y, ciertamente deleitaba con el balón...



... A diversas hemerotecas. En EL PAÍS se encuentran artículos que explicaban su condición. "Genio por obligación" y "Futbolista de laboratorio" eran algunos de los titulares con los que se referían al fichaje del Valencia. A un niño de 11 años que no iba al colegio. Su función era entrenarse para ser futbolista profesional. Un genio del balón. Uno de sus hermanos, que había estudiado métodos de Mourinho o Marcelo Lippi era su entrenador personal. Otra de sus hermanas ejercía de profesora particular. Todo quedaba en familia en pro de que Nikon consiguiese ser una figura del deporte.

Antes de Valencia, ya había pasado por West Ham y Austria Viena. Dejaría Valencia apenas un año después rumbo a Alemania con el Schalke 04. La noticia era publicada en la prensa nacional. El MARCA incluso tildaba de "robo" el del niño prodigio serbio que se le escapaba al club ché.

Ahora, casi una década después, es cuando se puede observar que fue de Nikon, ya que su nombre no ha irrumpido entre los grandes del fútbol mundial. Y para encontrarlo hay que buscarlo en la 2ª división de la no excesiva poderosa liga Serbia, juega y bastante poco en el Sloga Petrovac. Antes de eso, su carrera ha zozobrado con anterioridad en divisiones inferiores de Polonia, Hungria o Austria. Sin duda una carrera nada meteórica y sin visos de despegue para un muchacho que en junio hará 21 años. Pero que desde mucho tiempo decidió apodarse como Nikon el maestro, nombre que ahora se ve con cierta sorna. Que apostó todo para ser futbolista desde que apenas tenía 10 años. Y la jugada no salió correcta. Los riesgos y la locura de disparar una exigencias a 20 años vistas, en las que se renuncia a cualquier formación alternativa.

7 comentarios:

Cyborg 77 dijo...

La formación d euna persona debe ser completa y no estar dedicandose el 100% de su tiempo a conseguir un objetivo, ya que ese objetivo está enfocado desde numerosos puntos de vista. Es como el estudiante que se dedica las 24 horas del día a estudiar. Sacará sus estudios pero habrá perdido coss en su formación, como las relaciones sociales, o métodos de pensamiento que están más allá de los libros. Pues con esto del fútbol es igual, seguramente si hubiese ido al colegio desarrollaría muchísimo más el potencial que tenía.

Me acuerdo de ste niñoa, y agradezco que lo hayáis recordado en el blog.

doRCCV dijo...

Pues no conocía yo esta historia de Nikon. Esto muy de acuerdo no, de acuerdisisisisímo con Cyborg. Dedicación única y exclusiva a una cosa no es buena, siempre tiene que haber algo que complemente tu formación aún dedicándole mucho tiempo.


PD: Con lo de la dedicación exclusiva me viene a la cabeza eso que leí varias veces de que tienes que elegir 2 cosas de entre estas 3 (estudiar, dormir, relacionarte con la gente). Nunca podrás realizar las 3. Si duermes y estudias no puedes relacionarte con la gente y así con las otras variantes.

Jose MME dijo...

Vaya, con la de años que llevo pensando qué habría sido de ese chaval y mira por donde.

Lo que siempre pensé es que los servicios sociales tenían que haber metido mano ahí.

Kei_Kurono dijo...

Me parece que esto es en absoluto una pena y una vergüenza. Ese chico debió seguir educándose y estudiando hasta acabar su secundaria. La mayoría no son Messi, así que debe haber un plan alterno por si la carrera de futbolista no llega a nada, o peor aun, es un fiasco. Que mal que la familia le lleno la cabeza de pájaros y esto es lo que ganaron, un juguete roto.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

A mi también me pareció una locura en su día. El decir sin disimulo, "oiga que un niño de 11 años no va al colegio porque va a ser futbolista". Solo se dedica a esto... Luego pasa lo que pasa. Y al menos, juega en 2ª división que habrá gente que no alcance ni esas categorías... Y ha sacrificado su vida.

Ala, como bien dice Jose MME, esto es para que intervengan Servicios Sociales que para eso están. No se puede permitir que unos padres hagan esto.

Kei_Kurono dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kei_Kurono dijo...

Me permito una licencia: Hay padres (sobre todo, algunos estadounidenses) que obligan a sus hijos a ser educados en casa. Una aberración, ya que la mayoría son unos incapaces sociales y sin ese componente, están atrofiados de por vida.

Pues bien, Nikon fue "educado" por su propia familia para ser un futbolista. Su hermana mayor, maestra de inglés, lo instruyó un poco para que no fuera un total iletrado, mientras su hermano, Nestor, era su preparador personal. Pues bien, Nestor dejó tirado a Nikon cuando se fue con Slomka al Hannover.

http://hsv-rothosen.blogspot.com/2011/11/el-pequeno-nikon-jevtic.html

Si bien la educación de los hijos es básica en el hogar (sobre todo para formar su carácter y personalidad), su formación social y humana no debe ser únicamente a cargo de la familia. Nikon vivió a la "teta" del "hermanísimo" bajo la tutlea irresponsable de su padre y ahora es un juguete roto. Nunca se educó para otra cosa, no sabe hacer gran cosa más allá de videos en youtube y patear el balón. Esto debe pararse, en las academias de fútbol base deben velar por la educación de los niños ANTES que en el fútbol. De esta manera, si la carrera de futbolista no prospera, o bien, se trunca, no saldrán destrozados. El pobre Nikon ha perdido su infancia por cumplir el capricho de su familia; aun es joven y puede que con algo más de esfuerzo llegue algo más, siempre y cuando lo respeten las lesiones (que parece ser, uno de sus grandes lastres).

De verdad que por ley los niños deben acudir a la escuela, no deben ser obligados por sus padres a cumplir caprichos.