martes, 7 de enero de 2014

El fútbol en el régimen cubano

8 de enero de 1959, Fidel Castro entra victorioso en La Habana, tras triunfar la Revolución en Cuba, que concluye con el derrocamiento de Batista. Desde entonces, pese a su avanzada edad (87 años), a su renuncia al poder en 2008 por problema de salud, y a sus cada vez menores apariciones públicas, Fidel Castro sigue siendo un símbolo de la izquierda, la lucha revolucionaria y un personaje capaz de levantar simpatías y pasiones como grandes animadversiones. Su presencia en Cuba es notable desde hace ya 55 años. Muchos han sido los triunfos en todo este tiempo, capaz de resistir a EEUU que sigue manteniendo un férreo bloqueo económico a la Isla, a la caída de la URSS y el Bloque Soviético que siempre le tuvo como aliado y a la propia oposición interna. Cuba se ha esforzado en mostrar sistemas de alfabetización, sanidad o educación muy elevados comparados con el resto de países de la zona, y más con una precaria situación económica. Pero donde, indiscutiblemente, el régimen de Fidel no ha resultado efectivo, ha sido en el fútbol. Ni la amistad y admiración pública y manifiesta entre el líder cubano y Diego Armando Maradona, ha conseguido potenciar el deporte-rey en Cuba, que está muy, muy a la sombra del béisbol pese a cierta mejoría los últimos años.

Cuba solo conoce una participación en la Copa del Mundo. Fue el representante de la Concacaf en el Mundial de Francia ´38. Se clasificó sin disputar un solo encuentro, por la renuncia del resto de miembros ante la designación de Francia como sede. Pero dio la sorpresa al eliminar a Rumania, al segundo encuentro y cayó eliminada en cuartos de final contra Suecia. Desde entonces, un amplio vacio mundialista. En unas ocasiones no quiso tomar parte, en otras la FIFA lo prohibió, pero el caso es que no hubo presencia cubana en las fases de Clasificación entre 1954 y 1974 (Con la excepción del 66, que si la disputó). Tampoco quiso hacerlo para el Mundial del 94, que se disputaría en su "enemiga" EEUU. El caso es que Cuba, ha quedado lejos de obtener un pase a cualquier Fase Final.

En las competiciones Continentales, a Cuba le ha costado obtener grandes triunfos. En 1960, organizó la Copa de Centroamerica y Caribe de Fútbol, que es de donde corresponde la imagen superior de Fidel realizando el saque de honor. Cuba perdió tres encuentros y solo pudo vencer a Honduras. Después, llegarían participaciones tanto en la Copa del Caribe, como en el mayor torneo de la Concafaf, la Copa Oro. Pese a disputarse en EEUU, Cuba tomó parte en el torneo en siete ediciones de las nueve sucedidas entre 1988 y 2013, alcanzando en dos ocasiones los cuartos de final como mejor resultado. Y es que en Cuba, el fútbol se ha encontrado diversas trabas. Aparte de estar a la sombra del béisbol, las convocatorias internacionales solo se nutren de jugadores de la liga local. Y más con el temor a posibles huidas y deserciones cuando acuden a algún encuentro en el extranjero. Hay casos claves. Nombres de internacionales absolutos cubanos han protagonizado estas fugas, Rey Angel Martínez, Alberto Delgado, Maykel Galindo, Lester Moré... y el más sangrante, Osvaldo Alonso. Jugador internacional, ahora una de las estrellas de la MSL en las filas de Seattle Sounders y que ha manifestado su deseo de volver a enfundarse la camiseta de la Selección, pero viendo que esto no sucede, y al haber obtenido nacionalidad estadounidense ha solicitado a la FIFA que se le permita competir con EEUU. En 2008, hubo también otra deserción masiva con la Selección Sub-23 en un partido en Florida quedándose en EEUU cinco jugadores. Y la lista de futbolistas "fugados" continúa ampliándose.
Osvaldo Alonso
Este handicap ha frenado mucho los progresos cubanos, con la marcha de sus mejores jugadores y conformando un equipo inferior a la que permitiría su talento. La etiqueta de traidores a la patria, bloquea por el momento el regreso de muchos de estos jugadores a la Selección nacional. También, el fútbol no ha podido desarrollarse contra rivales de entidad. No se enfrenta a una Selección Europea desde 1988, un empate a cero en Albania. Y enfrentamientos contra rivales ajenos a la CONCACAF, apenas cuatro, con Camerún (1997), Corea del Sur (2002) y Venezuela y Chile (2007). En diciembre de 2011, hubo un símbolo muy representativo. El partido por el Centenario del fútbol en Cuba, que enfrentó al país con Costa Rica, no fue retransmitido en directo por las cadenas oficiales. 

Y pese a estas trabas, Cuba ha seguido progresando. En 2012 se impuso en la Copa Caribe, y en este 2013, alcanzó los cuartos de final en la Copa Oro. Esto le llevó a colocarse en un destacado 43ª puesto en el ranking FIFA (aunque ahora ha vuelto a caer al 100). Quizá, un pequeño empujón y la posibilidad de regreso de los desertores permitiría a Cuba mostrar un mayor potencial futbolístico, del que ha experimentado en los últimos años. 

2 comentarios:

snedecor dijo...

Y no te olvides de las categorías inferiores: en 2013 se clasificaron para el Mundial sub'20

Roberto mollet romero dijo...

#BuenosDías y #FelizMartes !! Esperamos que los Reyes Magos y Papa Noel se hayan portado muy bien con vosotros este año, a nosotros nos han dejado bajo el árbol... ¡¡EL 3º CAPÍTULO!! VAYA REGALAZO!

La única condición que nos han puesto es que lo compartamos con vosotros, así que aquí lo tenéis! VAMOS!

http://www.youtube.com/watch?v=03_27DGLmtE