viernes, 30 de agosto de 2013

Padres e Hijos en los Mundiales (III)

Aqui finaliza la tercera entrega de padres e hijos que han conseguido representar a su país en una Fase Final de un Mundial.

Archie Gemmill (1978) y Scott Gemmill (1998) con Escocia


Escocia, pese a ser uno de los países hermanos de donde nació el fútbol y donde comenzó a desarrollarse este deporte, luce un pobre curriculum a nivel nacional. Su Selección acumula 8 presencias en fases finales de Campeonatos del Mundo. Y ni en una sola ocasión ha logrado superar la primera fase. Así que hay que conformarse con otros momentos épicos. Uno de ellos es el que protagonizó Archie Gemmill. Talentoso centrocampista que desarrolló la mayor parte de su carrera en la Premier, conquistando cuatro campeonatos domésticos y formando parte del Nottinmgham Forrest campeón de Europa de 1979. Con la Selección escocesa fue más de 40 veces internacional, tomando parte en el Mundial de 1978. Y fue el autor de dos de los tantos que contribuyeron a la victoria sobre la potente selección holandesa. Su hijo Scot, también empezó a jugar en el Nottinmhgham y luego militó en varios equipos Premier más. Con la Selección escocesa lograría participar en el Mundial de 1998, aunque, como decía antes... Escocia hizo las maletas a las primeras de cambio.

Anders Linderoth (1978) y Tobias Linderoth (2002 y 2006)
Roy Andersson (1978) y Patrick Andersson (1994 y 2002) y Daniel Andersson (2006) con Suecia

Suecia puede presentar representación en este listado. En el Mundial de 1978, con los nórdicos, que compartían grupo con España, además, tenía entre sus filas al centrocampista del Marsella, Anders Linderoth y al defensa Roy Andersson. Ambos jugaron los tres partidos antes de caer eliminados. Sus hijos, continuaron la presencia de sus progenitores en los campeonatos del Mundo. Tobias Linderoth, que probó fortuna en las ligas sueca, noruega y danesa, además de un paso por el Everton inglés, fue 76 veces internacional absoluto y disputó los mundiales de 2002 y 2006. En ambos mundiales, Suecia cayó en octavos. El caso de los Andersson es aún más destacado. No fue solo uno de sus hijos el que consiguió ser convocado a un Mundial, sino dos de ellos. Patrick Andersson fue un central destacado, que pronto abandonó Suecia, y militó en la Premier, en la Bundesliga (ganando una Champions con el Bayern Munich) o en la Liga Española, con el Barça. Fue una figura destacada en los Mundiales de 1994 y 2002. En el del 94, Suecia obtuvo la tercera posición. Su hermano Daniel, también formado en el Malmoe como padre y hermano, tuvo una amplía experiencia en el Calcio, con hasta cinco equipos diferentes, hasta que colgó las botas el año pasado. Participó en el Mundial de 2006.

Wlodzimierz Smolarek (1982 y 1986) y Euzebiuzs Smolarek (2006) con Polonia

Smolarek padre está considerado uno de los mejores jugadores polacos de la historia. Tras una brillante carrera en su país, después pasó a la Bundesliga y posteriormente a la holandesa. Delantero poderoso, fue 60 veces internacional. Participando en los Mundiales de 1982 y 1986. En nuestro Mundial, Polonia se plantó en semifinales. En México, cayó en octavos. Fueron las últimas grandes hazañas de la Selección Polaca. Su hijo, Ebi Smolarek, se le presuponía un gran futuro. Formado en la cantera del Feyernoord, ha ido dando saltos irregulares. Pasó por el Borussia Dortmund, por el Racing de Santander, el Bolton, pero sin actuaciones excesivamente destacadas. Desde entonces, cesiones, regreso a Polonia, a los Países Bajos, a la liga saudí, hasta verse ahora con 32 años todavía sin equipo... Pese a su estancamiento, siguió siendo un rostro habitual de la Selección Polaca. Acudió al Mundial de 2006, ingresando en el club de padres e hijos futbolistas. Aunque, su peor rendimiento le hizo quedarse fuera de la histórica cita de su país en la Euro de 2012.

Periko Alonso (1982) y Xabi Alonso (2006 y 2010) con España

Periko Alonso fue uno de esa gran hornada de jugadores de la Real Sociedad que lograron que el club vasco obtuviera dos ligas consecutivas entre 1981 y 1982. Esa magnifica generación de jugadores fue una de las bases de la Selección Española de cara al Mundial que se celebraba en nuestro país, y que fue recibido con expectación. Sin embargo, España, decepcionó nuevamente. Periko Alonso fue uno de los integrantes de esa Selección, antes de dar el paso al Barça, acabar su carrera en el Sabadell e iniciarse como técnico. Su hijo, Xabi Alonso, se formó en la Real, y a punto estuvo de proclamarse campeón con el equipo vasco en 2003. De ahí partió al Liverpool con el que ganó una Champions, para después recalar en el Real Madrid con el conquistó una Liga. Fundamental en el juego de la Selección, con la que lleva más de 100 partidos de internacional, fue convocado al mundial de 2006 y sobretodo, al de 2010, en el que se alzó con el título de campeón del Mundo.

Bum-Kun Cha (1986) y Dun-Ri Cha (2002 y 2010) con Corea del Sur

Los Cha, serían el primer representante asiático de este listado. Bum-Kun Cha fue uno de los primeros grandes jugadores surcoreanos. Destacó en la liga de sus país, y pronto llamó la atención en Alemania. Militó en el Eintrach Frankfurt y Bayer Leverkusen, obteniendo incluso dos Copas de la UEFA, una con cada equipo. Con su país fue convocado al Mundial de 1986. De sus etapa en Alemania, nació uno de sus hijos, Dun-Ri. Y allí desarrolló la mayor parte de su carrera. Formado en Leverkusen, y con experiencia en varios equipos del país teutón, aunque también con una breve experiencia en el Celtic escocés. Aunque también con saltos a la liga de su país originario. Desde este 2013, firmó por el Seúl para conocer la liga de su país. Pese a la lejanía, no se olvidaron de él los seleccionadores surcoreanos. 65 presencias internacionales hasta el momento y presencia en los mundiales de 2002 (donde Corea como local alcanzó Semifinales) y en 2010.
Abuelo, padre e hijo: Tomás Balcázar (1954), Javier "Chicharo" Hernández (1986) y Javier "Chicharito" Hernández (2010) con México

El caso de Forlán, que vimos en la segunda parte de los post era el que más se asemejaba pero no alcanza al de los méxicano Hernández Balcázar. Tomás Balcazar, que jugó toda su vida en el Guadalajara, participó con México en el Mundial de 1954, anotando incluso un tanto contra Francia. Una de sus hijas, mantendría una relación con Javier "Chicharo" Hernández, jugador que vestiría las camisetas de Puebla, Tecos y Monarcas Morelia y que representaría a México en el Mundial de 1986, que jugarían en casa. De esta pareja, surgiría uno de los jugadores de moda. El actual futbolista del Manchester United, "Chicharito" Hernández, que jugó con México el pasado mundial de Sudáfrica en 2010.

Más información:
Padres e Hijos en los Mundiales (I)
Padres e Hijos en los Mundiales (II)

miércoles, 28 de agosto de 2013

Padres e Hijos en los Mundiales (II)

Continuo con la amplía presentación de padres e hijos que han participado en Fases Finales de Copas del Mundo:
Jean Djorkaeff (1966) y Youri Djorkaeff (1998 y 2002) con Francia

El primer caso que vemos en que uno de los jugadores con familia futbolística alcanza el título de campeón del mundo. Mientras Jean Djorkaeff fue un defensa sobrio que defendió con éxito las camisetas de Lyon, Marsella o PSG y que participó con la Selección Francesa en el Mundial de 1966, aunque en ese Mundial el equipo desentonó y se fue a la calle en primera ronda. Su hijo Youri, conseguiría, por contra levantar el título del campeón del mundo. Tras una prolongada carrera, que le hizo crecer en Francia, y pasar por Italia, Alemania, Inglaterra hasta colgar las botas en EEUU, Djorkaeff pasará a la historia como uno de los integrantes de esa magnifica Francia que consiguió alzarse con los campeonatos del Mundo y de Europa en 1998 y 2000.

Manuel Sanchís (padre, 1966) y Manuel Sanchís (hijo, 1990) con España

La saga de los Sanchís es curiosa. Ambos centrales del Real Madrid, con un fuerte parecido físico y con un brillante palmarés a sus espaldas. El padre, nacido en Valencia, pasó por la cantera del Barcelona y por el Valladolid, hasta hacerse un hueco en el Real Madrid ye-yé, con el que ganaría una Copa de Europa y 4 Ligas. Formaría parte de la Selección Española que acudió al Mundial de 66, pero que tras perder con la RFA y Argentina volvería a casa en primera ronda. La única victoria sería ante Suiza, y Sanchís haría su único tanto como internacional absoluto. Su hijo, Manolo, es uno de esos "one-club-man" desde 1983 hasta 2001 militó en el Real Madrid. Miembro de la Quinta del Buitre, sería el que más aguantó de esa hornada, retirándose en 2001 con un palmarés 8 Ligas, 2 Champions, 2 Copas de la UEFA, 1 Intercontinental... Con la Selección, no siempre contó con el apreció de los seleccionadores. Pero sí tomó parte en el Mundial de Italia 90, siguiendo los pasos de su padre.

Miguel Reina (1966) y Pepe Reina (2006 y 2010) con España

Otro integrante de la Selección Española en el Mundial de Inglaterra fue el portero Miguel Reina. Aunque a la sombra de Iribar, Miguel Reina, ex portero de Barcelona y Atlético de Madrid, tuvo que mantenerse a la sombra del guardameta vasco y no pudo disputar ningún encuentro. Fue su única presencia mundialista. Su hijo, también se ubicó en la portería, y tras escalar en el cantera del Barça, y probar suerte en el Villarreal, se convirtió en el guardameta del Liverpool, hasta este año, en el que fichó por el Napoli. Sus actuaciones en la Premier le han convertido en uno de los tres porteros habituales de la Selección los últimos años, y eso ya le ha valido para haber estado presente en dos mundiales, el último con la victoria en Sudafrica.


Pablo Forlán (1966 y 1974) y Diego Forlán (2002 y 2010) con Uruguay

¿Ven al de la foto? A mi me recordaba al malo de twin peaks. Resulta que es Pablo Forlán, un defensa con un demoledor currículum y padre del ex atlético Diego. Desde luego, tenía un aspecto que imponía. Mi novía ha dicho de él esta semana, "Es como el hijo pero sin humanidad". Pablo defendió las camisetas de Peñarol, Sao Paulo, Cruzeiro, Nacional o Defensor, equipos de su país o de Brasil y con ellos levantó varios títulos, campeonatos locales a la Libertadores o la Intercontinental. Con la Selección Uruguaya se convirtió en un rostro habitual. Participó con ella en los Mundiales de 1966 y 74. Su hijo Diego, mostró mejores condiciones jugando de delantero. Se inició en Independiente en Argentina y dio el salto al Manchester United sin éxito, pero recaló en el Villarreal y explotó consiguiendo ser máximo goleador de la Liga española. De ahí dio pasó al Atlético donde mejoró sus registros. Después dio el paso al Inter y luego a la liga brasileña donde apura sus últimos años. Con la Selección, participó en el Mundial de 2002 y en el 2010, donde fue proclamado Mejor Jugador del Mundial, alcanzó las semifinales con su país y fue el máximo goleador del torneo. Para completar la historia de los Forlán, habría que detenerse también en el abuelo de Diego y padre de Pablo, Juan Carlos Corazzo, también fue futbolista, y aunque no logró ser internacional como jugador sí que fue el Seleccionador de Uruguay en el Mundial de 1962.

Nicolae Lupescu (1970) y Ioan Lupescu (1990 y 1994) con Rumania

El primer caso de padre e hijo mundialista de Europa del Este, nos lo brinda el caso de los Lupescu. El padre, fue un defensa que militó durante 10 campañas en el Rapid de Bucarest, antes de dar el salto sus últimos cinco años en activo a la Liga austriaca. Con la Selección tomaría parte en el Mundial del 70, en el que Rumania fue apeada en la fase de grupos por Inglaterra y Brasil. Su hijo, Ioan, fue un centrocampista reputado. Comenzó su carrera en el Dinamo Bucarest en el que militó durante cuatro etapas como jugador. También probó suerte en la Bundesliga, en Turquía e incluso en la Liga Árabe. Con 74 internacionalidades participó con su país en los Mundiales de 1990 y 1994.

Jan Verheyen (1970) y Gert Verheyen (1998 y 2002) con Bélgica

El único caso de representantes de Bélgica corresponde a os Verheyen. El padre fue un defensa, que militó en Beerschot, Anderlecht y la Union Saint-Gilloise. Sus actuaciones le valieron para llegar a ser convocado por Bélgica para el Mundial de 1970. Su hijo, Gert, también se dedicó al fútbol. Militó en el Anderlecht y en el Brujas durante 18 temporadas de profesional y logró ser citado en las últimas participaciones de Bélgica en la fase final de un mundial en 1998 y 2002.


Julio Montero (1970 y 1974) y Paolo Montero (2002) con Uruguay

Uno de los casos bonitos. Pablo Forlán y Julio Montero coincidieron en el Mundial de 1974 representando a Uruguay. En 2002, eran sus hijos los que coincidían también en un Mundial representando a la Celeste. Julio Montero Castillo, fue un centrocampista defensivo, que destacó en las filas de Nacional con el que conseguiría levantar la Libertadores y 5 títulos uruguayos. Pasaría por la liga argentina y española antes de colgar las botas en su club más exitoso. Su hijo Paolo, defensa central, fue uno de los defensores mejor considerados de finales de los 90 y principios del siglo XXI. De Peñarol pasó al calcio para defender la camiseta del Atalanta, y de ahí llamó la atención de la Juventus en la que militó durante 9 campañas consiguiendo 5 scudettos. Después regresaría a Sudamerica, primero a San Lorenzo y luego a Peñarol. Con Uruguay disputó el Mundial de 2002.

Más información:
Padres e Hijos en los Mundiales (I)

lunes, 26 de agosto de 2013

Padres e Hijos en los Mundiales (I)

Hace ya unos meses publiqué un par de artículos sobre los casos que existía hasta el momento de hermanos que, por ciscunstancias del destino, defendían camisetas de Selecciones diferentes. Como los artículos tuvieron éxito, hay que buscar más contenido a la vena familiar... y recordar los casos de padres e hijos que han tomado parte en la Final de una Copa del Mundo... Atendiendo al mundial de debut del progenitor por orden cronólogico, estos serían algunos de estos casos... Por su extensión saldrá en tres entregas. Hoy jugadores cuyos padres llegaron a jugar hasta el Mundial de 1962.

Luis "Pichojos" Perez (1930) y Mario Perez  (1970) con México

Aunque en algunos lados existe confusión, y se mezcla a Miguel Placencia Perez, jugador que compitió en el Mundial de Brasil´50, como padre de Mario Perez Guadarrama, jugador que participó en el Mundial de 1970. Realmente el progenitor de este último se trata de Luis "Pichojos" Perez, jugador que se desempeñó en varios clubes nacionales y se hizo un húeco en la Selección Mexicana que participó en el primer mundial. Tuvo cuatro hijos que se dedicaron al fútbol, siendo el más destacado, Mario, que compitió con Necaxa y América, y jugó con la Selección de su país los Juegos Olímpicos del 68 y el Mundial de 1970. 

Roger Rio (1934) y Patrice Rio (1974) con Francia

El padre tomó parte en el Mundial del 34, en el que les bleus fueron apeados en la prorroga por la Austria de Mathias Sindelar en la primera ronda. Roger Rio, centrocampista del Rouen, fue titular en ese encuentro pero no pudo aportar la fortuna necesaria al equipo. Su hijo, Patrice Rio, también comenzaría en el Rouen, como su padre, para después destacaría en el Nantes, con el que ganó la Liga en 4 ocasiones y acabaría sus días defendiendo la bandera del Stade Reinnes. Su buen hacer en defensa le valió alcanzar la internacionalidad absoluta y acudir al Mundial de Argentina 78. Rio fue titular en el primer encuentro pero la derrota con Italia le hizo desaparecer del equipo y Francia regresó en primera ronda...

Martín Valtonrá (1934) con España y José Valtonrá (1970) con México

La figura del catalán Martín Valtonrá, tendrá su espacio propio en el blog. La prometo pronto. Y con ella, completaremos este reportaje. Así que con apuntes breves, este ex jugador de Espanyol, Sevilla y Barça y que tras la victoria franquista en la Guerra Civil decidió permanecer en México, donde nacería su hijo José. Este siguió sus pasos como jugador de fútbol y alcanzó la internacionalidad absoluta con México acudiendo al Mundial de 1970.

Domingos da Guia (1938) y Ademir da Guia (1974) con Brasil

Domingos da Guia fue uno de los primeros defensores brasileños que generaron admiración. 20 años en activo, defendiendo las camisetas del Bangu, Corinthians y Flamengo y en todos considerado como uno de sus mejores jugadores de la historia. También tuvo excursiones a las ligas uruguaya y argentina, en las que consiguió levantar títulos. Considerado uno de los mejores defensas del mundo, participó con Brasil en el Mundial de 1938, obteniendo la tercera plaza y haciéndose un hueco en el equipo ideal del torneo. Su hijo, Ademir da Guía, adelantó un poco las líneas. Se desenvolvió como centrocampista ofensivo, primero en el Bangu, como el padre y luego en un exitoso Palmeiras que conquistaría cinco campeonatos de Brasil. Su buen desempeño hizo que Mario Zagallo le convocase para el Mundial del 74.

Vicente Asensi (1950) y Juan Manuel Asensi (1978)

Otro caso de representantes españoles sería de los Asensi. Vicente tras un año por el Burjassot firmó por el Valencia donde desarrollaría toda su carrera, formando parte del exitoso club ché de la década de los 40 que conseguiría alzarse con 3 títulos de Liga y dos de Copa. Sería uno de los integrantes de la Selección Española del Mundial de 1950, la mejor clasificación histórica de la Selección hasta el pasado Mundial de Sudáfrica. Su hijo, también se dedicaría al fútbol, iría escalando peldaños hasta llegar al Barcelona donde daría sus mejores años de fútbol. Esto le sirvió para acudir al Mundial de 1978, aunque España, no tuvo un papel destacado.

Cesare Maldini (1962) y Paolo Maldini (1990, 1994, 1998, 2002)

La familia Maldini es otra que se ha ganado un amplio nombre en el fútbol. El padre, Cesare Maldini fue un exitoso defensa del Milán, camiseta que defendió durante 12 temporadas, ganando 4 Ligas o 1 Champions. Fue seleccionado para el Mundial de 1962, en el que Italia se fue a casa en primera ronda tras ser superada por el Chile de Fernando Riera que ejercía de local. Pero su hijo Paolo, engrandecería una ya de por sí brillante carrera. Únicamente defendió la camiseta del Milan, ganándose el apodo de "Il Capitano", entre 1985 y 2009. Tiempo suficiente para ganar la friolera de 5 Champions o 7 Scudettos. A esto habría que sumarle sus más de 126 presencias con la Selección italiana a nivel absoluto, lo que le llevó a tomar parte en 4 Mundiales. Aunque se quedó a las puertas de proclamarse campeón en la tanda de penaltys de EEUU´94. En 1998, curiosamente, Cesare fue nombrado seleccionador y fue el técnico de su hijo en el Mundial de Francia.

lunes, 19 de agosto de 2013

Rio Mavuba, el futbolista que nació en el mar

Hay historias que sorprenden. Hace 29 años nacía Rio Mavuba. Actual futbolista del Lille, ex jugador del Villarreal y del Girondins de Burdeos, internacional francés en nueve ocasiones desde su debut con Les Bleus en 2004. Campeón de Liga con el Lille en 2011, ganó también la Copa francesa ese año y la del 2007 cuando militaba en el Girondins. Sin duda un futbolista con un currículum destacado.

Hasta aquí sería todo normal, hasta que uno excava un poquito más en la historia.. Su lugar de nacimiento... es el mar. En una patera, frente a las costas de Angola, nació Rio Mavuba un 8 de marzo de 1984. Su padre, que también había sido futbolista, Ricky Mavuba, fue uno de los integrantes de esa sorprendente Selección de Zaire que se clasificó al Mundial de 1974 y protagonizó algunos de los momentos más impactantes en la historia de los mundiales. Abandonó Zaire, marchó a jugar a Angola, y allí conoció a su mujer, pero el comienzo de la guerra civil en la ex colonia portuguesa provocó que abandonasen el país, buscando refugio en Francia. Pero huyendo en balsa, fue donde nació Antonio Mavuba, al que se le añadió el nombre de Rio por su exótico lugar de nacimiento.

Mavuba residió en Francia con la condición de apátrida. Pero su destacamento en el fútbol comenzó a llamar la atención. Tanto la República Democrática del Congo, como la Selección Francesa, comenzaron a mostrar interés en contar con sus servicios. Con los africanos llegó a jugar un partido sub 21, pero él se decantó por Francia. Así que, su ciudadanía francesa, comenzó a acelerarse para que no existiera ningún impedimento. Primero, destacó en categorías inferiores, pero con apenas 20 años, Domenech decidió brindarle la opción de debutar a nivel absoluto.

Desde entonces, Mavuba ha tenido una trayectoria intermitente. Su paso por el Villarreal resultó bastante gris, por lo que regresó al Lille, donde ha recuperado la confianza, adornada incluso con títulos, que dificilmente volverán a repetirse ante el despliegue económico de PSG y Mónaco. Con la Selección, tampoco excesiva continuidad. Esas 9 apariciones repartidas en diversas etapas. Aún así, una carrera excepcional para un jugador en cuyo pasaporte dice nació en el mar.


lunes, 12 de agosto de 2013

El club de fútbol del Coronel Bolognesi

Es curioso encontrar clubes de fútbol, que han tomado la decisión de portar en su nombre, o hacer referencias en su escudo a algún personaje o hecho histórico ajeno al deporte. Pero que se convierte en su Símbolo. Son varios los casos de equipos con nombres de celebridades, a los que un día habría que dedicar un artículo. Por aquí han tenido ya cabida equipos que llevan el nombre de su país, de la mitología griega, o de la nórdica, equipos con nombres de empresas o casos más personales como los equipos en honor a Stajanov o el del equipo paraguayo que en su nombre lleva a Rutheford Hayes, 19ª presidente de EEUU. Hoy, os traigo el caso de un club peruano cuyo nombre es Coronel Bolognesi Fútbol Club.

Fundado en 1988, tuvo unos pequeños años de éxito, en los que llegó a participar en torneos continentales. Una aparición en la Copa Libertadores y tres en la Copa Sudamericana, le granjearon cierto nombre, incluso pudo estrenar su sala de trofeos con el Clausura del año 2007. Fue un equipo, quizá con cierto efecto efervescente. De competir en los campeonatos de su ciudad, Tacna, concatenó varios ascensos hasta la máxima categoría, logró tomar parte incluso en la Libertadores, para perder la 1ª división peruana en 2009. Lejos del ascenso los tres años siguientes, y arrastrado por una grave situación económica, en 2013 renunció a competir en segunda.

CORONEL FRANCISCO BOLOGNESI
Pero lo que le confiere importancia para aparecer en este blog es la figura que tomó para llevar su nombre. La del Coronel Francisco Bolognesi. Pese a que el escudo resulta bastante simplón y escaso, en su nombre decidió llevar el de uno de los Héroes nacionales peruanos y nombrado desde 1950 patrón del Ejercito. Nacido en 1816, en los últimos año de Perú bajo soberanía española, hijo de un músico italiano y de una mujer peruano. Destacó en los estudios y comenzó a formarse como comerciante. Su entrada en el Ejercito no se produciría hasta 1853. Tomaría parte en diversas acciones. Conflictos con Bolivia, levantamientos revolucionarios, Guerras civiles, incluso destinos a Europa o pasos por prisión mientras medraba su rango hasta alcanzar el título de Coronel. Hasta que decidió retirarse en 1871.

Pero en 1879, se inició la guerra del Pacifico, entre Chile y Bolivia y Perú. Bolognesi, que ya contaba con 62 años y arrastraba diversas enfermedades que le mermaban físicamente, se reincorporó al Ejercito. Tomó parte en diversas batallas, hasta que en 1880 fue puesto al mando del Departamento de Arica. Las tropas chilenas, mucho más numerosas y poderosas cercaron la región que defendía Bolognesi, y enviaron una propuesta de rendición, ante la que el veterano coronel respondió "Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho" negándose a aceptar la misma. Tras varios asaltos marítimos infructuosos, los chilenos deciden lanzar una ofensiva terrestre sobre Arica, en la que consiguen derrotar a los peruanos. Bolognesi muere en el combate, pero sus hombres deciden defender sus restos, hasta que finalmente son derrotados. Desde entonces, diversos lugares de Perú rinden homenaje a Bolognesi con diversas plazas, monumentos o calles. A las que sumó un equipos de fútbol en 1988.  

viernes, 9 de agosto de 2013

Schwarzenegger perdió su estadio


Arnold Schwarzenegger es un personaje muy curioso. Totalmente hecho a si mismo, es toda una celebridad mundial. Nacido en una localidad austriaca cercana a Graz, de una familia humilde y muy estricta y de la que años después el propio personaje confesó que su padre le golpeaba habitualmente. Tuvo claro que debía salir de ahí, y se volcó en el deporte. En un físico privilegiado, que le aficionó al culturismo. Llegó a escaparse, mientras cumplía el servicio militar, para participar en el campeonato de Europa, en el que se proclamó campeón en 1965. Esto le valió para emigrar a cotas superiores y seguir desarrollando su carrera en esta disciplina. Primero Londres, luego EEUU, hasta conseguir ser el campeón del mundo de culturismo más joven en 1970. Titulo que repitió hasta en siete ocasiones a lo largo de la década. Tentado también por una salida posterior al culturismo, comenzó a aprender inglés y a pulir su fuerte acento alemán para dedicarse al cne... Al principio, en papeles, que encajasen con su poderoso aspecto. Del heroe Hércules, de matón, en una película de culturistas... En ocasiones, fue doblado por su pronunciación. Pero Schwarzenegger siguió escalando poco a poco. Luego, llegaría su primer pala celebre, "Conán el Barbaro". Después, dio el salto a un repertorio más amplio, aunque sus papeles en Depredador, Desafío Total o sobretodo Terminator le convirtieron en el héroe de acción por excelencia, en un trono compartido con su amigo Sylvester Stallone.

Pero Schwarzenegger también desembarcó con inquietudes políticas. Llegó en 1968 y quedó prendado de la figura de Nixon, por lo que decidió hacerse miembro del partido Republicano. Sus filiaciones, contrarias además al pensamiento mayoritario en Hollywood, no tuvieron mucho eco, hasta 1988 que apoyó en un mitin a George Bush padre. También, fue nombrado director de Educación Física y Deporte de California en 1990. Pero un cargo menor, que no parecía satisfacer mayores ambiciones.

Fue en 2003 cuando dio un paso más. Anunció su intención de concurrir a las elecciones de Gobernador del Estado de California. Pronto recibió el mote de "Governator", quizá de manera despectiva. Pero la apuesta resultó. En 2003, con el 48% de los votos y con la etiqueta de Republicano se impuso al resto de candidatos. Al igual que en la reelección de 2006, donde obtuvo, esa vez, el 56%. 

Representando al conservador Partido Republicano, pronto tuvo que responder a su agenda. Pena de muerte, celulas madre, matrimonio homosexual... Y así fue, como en 2005, tuvo que enfrentarse a su primera oportunidad de probar su opinión sobre la Pena Capital. En campaña, ya se había mostrado a favor, pero habría que verlo, una vez sentado como Gobernador sí se mostraba rígido. Le llegó el turno de la ejecución a Stanley Williams, lider pandillero, condenado por el asesinato de cuatro personas en 1979 y en 1981 en sendos atracos. Williams siempre negó su participación, aunque sí reconoció su condición de cabecilla de un grupo urbano. En esos años en la cárcel, había mostrado su arrepentimiento, publicado diversos libros rechazando la violencia, criticando el mundo de las bandas callejeras y alertando del peligro de los jóvenes que caen en ellas... y hubo un movimiento importante pidiendo clemencia y solicitando que se conmutara la ejecución por cadena perpetua. El Gobernador, no la concedió. Y Williams fue ejecutado por inyección letal.

Las protestas se habían trasladado a Europa, y el Consistorio de la ciudad austriaca de Graz, muy próximo al lugar de nacimiento del actor y político, optó por la retirada de una de sus símbolos. El estadio del equipo de fútbol, Sturm Graz, construido en 1997, había decidido poner el nombre de Schwarzenegger, una figura querida y respetada, en un país además que lleva bastantes años sombríos en el fútbol. Sin embargo, la ejecución de Williams mermó la popularidad del actor y su claro apoyo a la pena de muerte, hizo que el Ayuntamiento aprobase la retirada de su nombre desde el mismo enero de 2006.

lunes, 5 de agosto de 2013

Eugene N´Jo Lea, el futbolista-diplomático

Los años 70 resultan mucho más prolíficos para encontrar historias de este blog. Los futbolistas adquirían una mayor conciencia social y surgían historias mucho más destacables. En España veíamos como los jugadores de Real Sociedad o Athletic de Bilbao daban su empujón a la Transición, como algunos desafiaban al régimen y portaban brazaletes negros tras los últimos ejecutados del franquismo, la URSS se negaba a acudir al Chile de Pinochet, confluían nombres como los del italiano Paolo Sollier, de Paul Breitner, del argelino Rachid Mekhloufi. Uno de los compañeros de este último en el Saint-Ettiene, era el jugador camerunés Eugene N´Jo Lea. Un hombre que se dedicó al fútbol mientras se formaba como abogado y después diplomático. Y aportó sus conocimientos para mejorar las condiciones de sus compañeros en una activa década de los 70.
N´Jo Lea nació en Camerún en 1931, por entonces una colonia francesa. El fútbol, como a muchos niños africanos le distrae de la pobreza que padece todo el país y lo usa como entretenimiento mientras sueña con obtener una beca para poder partir a estudiar al extranjero. La conseguirá, y en 1952 marchará a Francia a proseguir sus estudios. Pero, llegado a la metropoli, y ya consolidado el gusanillo del balompié, se inscribe con un equipo de aficionados de Roanne. Sus cifras goleadoras no pasan desapercibidas y acuden a verle en acción los dirigentes del Saint-Etienne, que rápidamente toman la decisión de incorporarlo. Mientras compagina sus estudios, a los que se niega a renunciar, va creciendo en el club francés, alcanza el primer equipo convirtiéndose en el primer jugador camerunés en jugar en la Ligue 1. Sus resultados se van notando, y en 1957 el equipo de Mekhloufi y N´Jo Lea se proclama campeón de Francia y al año siguiente disputará la Copa de Europa. Ese delantero, nacido en Camerún, destaca por su capacidad goleadora. Pero él, sigue teniendo en mente el fútbol como una actividad secundaria. Lo importante es su faceta académica.

Tanto, que en 1959, se matricula en la facultad de Derecho de Lyon, por lo que compaginar los estudios desde Saint-Etienne  se le complica y solicita su transferencia al equipo de la ciudad. Lo mismo le sucederá dos años más tarde, en 1961, cuando desea realizar una especialidad de Derecho Público en París, por lo que se marcha al Racing de París. Equipos con menor potencial deportivo, pero en los que N´Jo Lea sigue mostrando su nivel y moviéndose en unas cifras de tantos muy meritorias. Pero en 1962, le llega otra gran oportunidad, cursar estudios de aprendiz de diplomático en Roma, por lo que definitivamente, y en una edad y estado de forma apto para jugar, cuelga las botas y decide proseguir con su formación, para lo que había salido de Camerún y desplazado a Europa. En su época en Lyon, fue celebre una publicación suya en la revista Football Magazine, en la que crítica la falta de organización de los futbolistas para defender sus derechos. Y de ese germen, y junto a Just Fontaine naceria la Union Nationale des Footballeurs Professionnels (UNFP), Unión Nacional de Futbolistas Profesionales, el primer sindicato de futbolistas en Francia y en el que N´Jo Lea ocuparía la Secretaría General del mismo.

Su función de diplomático le llevó a nuevas aspiraciones, siempre comprometido para mejorar la situación de sus compañeros y compatriotas. Estuvo adscrito en varias Embajadas Camerunesas en Europa, entre ellas las de Francia y España y luego en la Secretaría General de la Unión Áfricana. Imposible desligarse del fútbol, trata de relanzar el profesionalismo de ese deporte en África, y presenta diversos proyectos con ese fin. Pero, curiosamente, solo encuentra apoyo en suelo francés. Todos sus intentos en África acaban en decepción. Llega a manifestar que "Todos los líderes africanos tienen sus prioridades en otras partes. Son incapaces de tomar decisiones, y más, para ejecutarlos. (...) la OUA es un cementerio de resoluciones". E incluso, aseguró que en ocasiones sintió que alguna vez había tenido la sensación que hubieran hecho cualquier cosa por eliminarle. El caso es que todos los países en los que intentó mostrar la conveniencia de potenciar el fútbol profesional se encontró con una negativa. Incluso en el propio Camerún. Sus críticas y diferencias con las diversas Federaciones de Fútbol fueron notorias. Parte de los platos rotos, los pagó su hijo, Willian N´Jo Lea, que jugó en la década de los 80 con el Brest, el PSG, el Caen y el Lens. Pese a ser un jugador destacado, la Federación camerunesa nunca le brindó la posibilidad de ser internacional.

En 2005, unas dolencias en el fémur le acaban provocando una parálisis completa, y la asociación de futbolistas franceses, decide financiar su estancia en el hospital. Pero las dolencias le apartan definitivamente y marcha a Camerún para fallecer junto a su familia en 2006. Mientras en su país natal, su muerte pasa desapercibida y sin ningún reconocimiento público, en Francia, los estadios, especialmente en Saint-Etienne en un duelo contra el Marsella le brindan un respetuoso minuto de silencio. A un hombre que contribuyó a mejorar las condiciones del fútbol.

jueves, 1 de agosto de 2013

Cierra el Anyway.... :(


Hoy no hablaré de fútbol... ni de política... Voy a hablaros de un madrileño bar que cierra... Algo que, por cierto, ni siquiera hice sobre la Penya Mallorquinista de Madrid, que a la vez que descendía nuestro equipo también se animaban a clausurar en mayo... (En segunda y sin penya...)

Mañana... Supongo que a altas horas... echará el cierre el bar Anyway. Yo, y muchos lectores de este blog hemos pasado muchos ratos allí. Hemos bebido mucha cerveza. Hemos invertido muchos jueves de Universidad, de paro y de trabajo... Primero en la calle Viriato, después, cuando se trasladó a Blasco de Garay. Y quizá deberíamos haber ido mucho más. El bar, golpeado por la crisis, la falta de clientela y vete a saber que más... Echa el cierre. Hoy jueves, será el último Quiz. Un juego que se hacen esos días, en las que has de responder a 28 preguntas por equipos. Las formula el dueño del bar y el equipo ganador, se lleva una botella... Ganamos en ocasiones. Eso acababa de dinamitar las noches. Con Miki, habitual comentarista del Blog y con Jimbo, lector pero que prefiere responderme por twitter, conseguimos vencer el primer día que se reinauguró en Blasco de Garay hará ya un año y pico. Desde entonces, alguna victoria, algún abucheo por ser los últimos pero indudablemente muy buenos ratos siempre.

El bar... ahí veis una foto hecha por el propio Miki. Un pub amigable, que invita a acudir. Un sitio de buen rollo. Con todo el techo copado de bufandas de equipos de fútbol. De los lugares más variados. Todas regaladas. La primera vez que fui no ví la del Mallorca. La segunda vez, ya me encargué de proporcionarsela. La verdad, es que tenía pensado un día hacer un evento en Madrid e invitar a alguna cerveza a los seguidores de este blog que les apeteciera pasarse. Conocidos y desconocidos. Los que tuvieran tiempo y ganas de venir, saludar, comentar tres tonterias y llevarse un refrigerio a la boca. ¿Y que mejor lugar que esté? Pero ya no podrá ser. Mañana 2 de agosto, el dueño del bar lo chapa...

Son las 18:50, escribo esto desde el curro... pero en un rato me voy directo para allá... y mañana a la despedida. Debíamos haber ido más... Una autentica pena.

BIBLIOTECA: Futbolistas de izquierdas

A toda persona que siga este Blog por su contenido, debe interesarle "Futbolistas de izquierdas". Publicado hace muy poco, en abril de 2013 por la editorial léeme, obra del periodista Quique Peinado (@quiquepeinado), el libro trata de esos futbolistas que mostraron y manifestaron sus ideas progresistas. Hay casos, que yo también he intentado mostrar a mi manera en el blog, Paolo Sollier, los brazaletes negros que lucieron por los ejecutados del franquismo Sergio Manzanera y Aitor Aguirre, la Ikurriña prohibida que portaron Iribar y Kortabarría antes del derbi vasco en Atocha en 1976 (la 1ª historia que apareció en el Blog), Ángel CappaLucarelli y su amor al Livorno... 

El libro, indiscutiblemente es mucho más completo. Entrevistas, historias, visitas al terreno, una gran labor de documentación. A mi personalmente, me gusta la parte del Mundial de Argentina 78, del que mucho se habla, poco se sabe y se dan por asentadas muchas cosas que merecen ser revisadas. He de reconocer, que los temas de Sudámerica, los tengo mucho menos leídos, y da gusta acercarse a figuras como las de Caszely, Socrates u otros brasileños... Pero sobre todo lo que convierte al libro en su parte más destacable, quizá sea la intención de acercarse a la figura de todos esos jugadores, con intención de contar las cosas. Sin dogmatismo. Sin quedarse en la parte superficial y asentada e intentar indagar que impulsó a estos hombres a mostrar su conciencia social e intentar mejorar el mundo... desde el fútbol. Y sí, por eso, deben caerse algunos, que no eran tan de izquierdas... que así sea. O sí hay que retirar algún mito, que se ha acomodado, también... Normalmente, los textos suelen ir más en trincheras y no remueven tierras consolidadas. Aquí, Breitner, el Cruyff que se dijo que renunció a competir en Argentina y algún otro no escapan a ese filtro.

 Se lee rápido y bien. Las historias son directas. Los futbolistas, invitan a aventurarse en ellos, y encima, desde la variedad de lugares. Desde Sudámerica, al País Vasco, Francia, Italia, Turquía... Y en los rostros. Desde casos antiguos a jugadores que hace nada teníamos en cromos y veíamos por la tele. Pero que tenían ese vínculo común. Ser de izquierdas en un deporte que cada vez se significa menos.