viernes, 29 de marzo de 2013

Antonio Asensio

La figura de Antonio Asensio trasciende más allá de la propietario de equipos de fútbol. Se convirtió en uno de esos empresarios que agrandó su fortuna con la llegada de la democracia y supo expandir un importante Imperio Mediático como era el Grupo Zeta. Su afición y conocimientos del mundo del deporte, le animó a dar el salto al fútbol. Quizá como plataforma de negocio, ya que tomó parte activa en la primera Guerra del Fútbol, y es que, como ha sucedido recientemente, Prisa-Sogecable competía con Antena 3 por los derechos televisión del fútbol.

Antonio Asensio, no era rico desde la cuna, nacido en Barcelona, su padre poseía una pequeña imprenta fotográfica, y él pronto mostró una inquietud hacia el negocio de los medios de comunicación. Colaboraba desde que cumplió los 18 años en el Correo Catalán, y en 1976, decidió fundar su propia compañía, el Grupo Zeta. Con una inversión inicial de 500.000 pesetas, pronto comenzó a editar publicaciones. La primera y más representativa el semanario Interviú. Dedicado al periodismo de investigación y con portadas de desnudos femeninos. Dos conceptos prohibidos a lo largo de toda la dictadura franquista, por lo que su éxito resultó arrollador. Entre medias, la revista satírica el Jueves, El Periódico de Catalunya, la revista Tiempo, diversos periódicos regionales, la Editorial Bruguera... Un crecimiento rápido y solvente que acaba convirtiéndole en un empresario adinerado.

En los 90, con la liberalización de la televisión, opta a una licencia coaligado con Rupert Murdoch, pero no lo consigue, por lo que decide adquirir un alto porcentaje de Antena 3 televisión. Y ya a mitad, de década, con el gobierno del PP en el que se abre una cruenta batalla por los derechos televisivos de la Liga de Fútbol, decide desembarcar directamente en la gestión de varios clubes. El primero, el Mallorca, en donde sitúa al frente a Bartolomé Beltrán, medico mallorquín que colaboraba con diversos medios de Zeta. Después, otras empresas de su propiedad, compran Málaga, Hércules, etc... Aunque su nombre no puede aparecer ya que, en España, no se puede poseer más del 1% de dos conjuntos profesionales. Asensio, pese a que es el propietario del Mallorca, no abundarán sus presencias en el palco y deja hacer con gusto a otros gestores.

Pese a que en 1997 vende su porcentaje de Antena 3 a Telefónica, que prepara el lanzamiento de su plataforma Via Digital, Asensio no abandona el fútbol. El Mallorca con él experimenta su mejor época. De cogerlo en Segunda División, estancado, consigue devolverlo a Primera, trae fichajes ilusionantes,  y el equipo alcanza una final de Copa del Rey, otra de la Recopa de Europa en su primera participación continental, levanta su primer título con la Supercopa y finaliza en 3ª posición su mejor clasificación histórica. Pese a que no abundan los dispendios, a Roa, cuando anuncia su decisión de retirarse por motivos religiosos, llega a involucrarse directamente con tal de convencerle de que no dé ese paso. Es por ello, que el club, en señal de homenaje decide poner su nombre a la Ciudad Deportiva, que se construye bajo su etapa en la propiedad. 


Desgraciadamente, en 2001 fallece por un tumor cerebral que se desarrolla rápidamente, y le lleva a que los últimos meses los pase en la coma. Como suele ocurrir en estos casos, la falta de la figura principal perjudica gravemente a la empresa. Zeta, de ser una empresa solvente, con gran variedad de publicaciones rentables, empieza a dar perdidas. En 2003, tras ganar la Copa del Rey opta por abandonar el fútbol, sale de la directiva del Mallorca. También hará lo mismo con los otros equipos en lo que participaba. Imposible mantener lo generado por Antonio Asensio.

martes, 26 de marzo de 2013

Bernd Stange, el Seleccionador de las Dictaduras

HISTORIAS DEL ESTE

Nació en 1948, en una ya dividida Alemania, bajo mandato comunista. Fue un jugador de medio pelo al otro lado del telón de acero en varios equipos de la Alemania del Este, hasta que en 1970 inició su carrera como entrenador, que le ha reportado mucha más fama. Fue escalando, tanto en el Carl Zeiss Jena, uno de los equipos poderosos de la Oberliga, empezando por su filial, después convirtiéndose en Segundo entrenador, hasta ser su director técnico. Semejante progresión también experimentó con la Selección Nacional, primero la Sub 21, luego miembro de la Absoluta y después Seleccionador de la RDA entre 1984 y 1988, en la que no consiguió clasificarse para ninguna fase final. Con el muro todavía en pie, volvió a entrenar al Carl Zeiss. Una carrera interesante, incluso meritoria para Bernd Stange.

Tras la reunificación se abrieron nuevas posibilidades en Alemania. Se llegó a hablar de que esa Selección sería imbatible, comenzaron los fichajes con libertad, jugadores y entrenadores podían pasar entre Este y Oeste sin restricciones. El Hertha Berlín, consciente de su buen hacer al otro lado, decidió contratarle en 1991. Pero a su vez, comenzaron a desclasificarse documentos y a averiguarse secretos oficiales que llevaban mucho tiempo sepultados. Y uno de ellos, es que Bernd Stange había sido lo que llamaban inofizieller mitarbeiter, un informante no oficial de la Stasi, pero que pasaba datos y reseñas sobre otras personas. Este descubrimiento le costó su puesto como técnico del Hertha. Vetado en la antigua RFA tuvo que amoldarse a lugares más comprensivos con su pasado "colaborador" con la dictadura y la policía política. Regresó al Este, como entrenador del Leipzig, antes de iniciar un periplo por Ucrania, dirigiendo a Dnipro y al CSKA Kiev y un retorno al Carl Zeiss

En 1998, dio un giro a su carrera y firmó como entrenador del Perth Glory de la liga australiana, con la que estuvo a punto de ganar el título. Hasta que en 2001, inició su nueva labor como Seleccionador. En primer término se convirtió en el técnico de la Sultanía de Oman. Un gobierno islamico, regido por un sultán con funciones de monarca absoluto, en un país que no dispone siquiera de una Constitución. La aventura fue breve, de apenas unos meses, pero pronto dio el salto al Irak de Sadam Hussein.

El fútbol, capricho de Uday Hussein, uno de los hijos del dictador también estaba manchada de sombras de torturas y palizas a los propios jugadores. Allí recaló Stange en 2002. Con dos condiciones, no hacer manifestaciones políticas, y poder abandonar el cargo en caso de que se iniciase la guerra, que se llevaba barruntando, y como sucedió un año más tarde. Pese a ello, el alemán aguantó en el cargo. Y la Selección experimentó una progresión notable. Carente de instalaciones, llegó a clasificarse a la Copa de Asia y a los Juegos Olímpicos y elevó a la Selección entre las 50 primeras del ranking FIFA. La propia institución mundial del fútbol decidió premiar su labor como técnico y por su labor en la reconstrucción del país. Pero la situación se tornó insostenible. La inseguridad tras la victoria estadounidense resultaba insorportable. Los atentados y conflictos armados eran constantes. Y más, cuando apareció en un acto con Jack Straw, ministro británico de Relaciones Internacionales. Pese a querer emplear el fútbol como elemento de unión del Régimen y de desarrollo tras la guerra, sirvió para que Stange fuera etiquetado como un objetivo más de los grupos que luchaban por desquitarse de la ocupación occidental. El coche de Stange llegó a ser disparado en alguna ocasión y en 2004 decidió hacer las maletas y abandonar Bagdag.

Regresó a la Europa Comunitaria. Dirigió en Chipre al Apollon Limassol llegando incluso a ganar la Liga. Pero en 2005, recibió otra llamada para hacerse cargo de otra Selección con tintes oscuros. Bielorrusia, la última dictadura de Europa y el único Estado del Viejo Continente donde perdura la pena de muerte le ofreció hacerse cargo de su combinado, y Stange aceptó gustoso en 2007. Su estancia se prorrogó durante cuatro años, en los que Bielorrusia experimentó una notable mejora, aunque aún insuficiente para acceder a alguna fase final de Mundial y Eurocopa.

Con 64 años, Stange parece dispuesto a colgar el chandal y abandonar su carrera como entrenador. Tras haber sido informante de la Stasi, y haber dirigido en naciones tan escasas de democracia como Oman, el Irak de Sadam y la Bielorrusia de Lukashenko, Stange parece tener la conciencia tranquila y no distraerse con otras cosas, como manifestaba en 2010 antes de un Inglaterra-Bielorrusia al ser cuestionado por la falta de derechos humanos en Bielorrusia: 
"He trabajado durante los regímenes comunistas, capitalistas, por un sultanato y un dictador, pero mi trabajo es siempre la misma cosa, poner la pelota en la red."
"Vivo en Minsk, y usted no lo creería, pero es una de las ciudades más limpias que he visto en mi vida y he visto muchas ciudades".

domingo, 24 de marzo de 2013

La década perdida de los Leones Indomables

Hoy Camerún se imponía por 2-1 a Togo en un partido de clasificación para el Mundial con dos goles de Samuel Etoo. No era un duelo sencillo, pese a que el rival no contaba con su mejor futbolista, Adebayor, ex Arsenal y Real Madrid y que actualmente defiende la camiseta del Tottemham. Pero durante muchos minutos, el estadio de Yaoundé abucheó a sus jugadores temiéndose otro batacazo. Y es que una Selección que en los últimos años ha tenido nombres en las mejores ligas del fútbol europeo como Rigobert Song, Jean Makoun, Alexandre Song, Geremi, Enoh, Webo, Emaná, Lauren, Kameni, NKoulou, AssouEkotto, Bassong y por supuesto Samuel Etoo debería ser la potencia dominadora en África. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Los Leones Indomables han aparecido siempre entre los más talentosos del África Negra. Consiguió su primera clasificación Mundialista en el Mundial de España 82 (y en los Jardines del Mundial, optó por un árbol de Jupiter). Y se despidió sin conocer la derrota tras empatar sus tres partidos en la primera fase, ante Perú, Polonia y la campeona Italia y por el golaverage con esta última. En ese periodo, levantó sus dos primeras Copas de África, en el 84 y 88 y quedó subcampeona en el 86. Nombres como los de Roger Milla, o el del portero Tommy Nkono, despertaban admiración.

Desde entonces Camerún ha sido una habitual en el mundo del fútbol. Primera Selección africana en avanzar a unos Cuartos de Final en Italia 90, y presencia desde entonces, en todos los Mundiales con la excepción del 2006. En esos años 90, Camerún dejaba de ser una sorpresa para ser tenida como una referencia que podía dar un susto. Estuvo en los mundiales del 94, 98 y 2002. Ganó dos Copas de África consecutivas en 2000 y 2002. Y en 2003, otro hito. En la Copa Confederaciones 2003, Camerún fue primera de grupo (derrotando a Brasil), se cargó a Colombia en semifinales y solo un gol de Henry en la prorroga, les apartó del Titulo. En pleno Saint Denis, cayeron con la anfitriona. Ese torneo estuvo marcado, por la muerte de Marc Vivien Foé, centrocampista camerunés en pleno partido de semifinales. Una imagen que conmocionó al mundo. .

Samuel Etoo, empezó a mostrar su liderazgo y su inmensa capacidad como futbolista. Participó en el torneo, (fue el autor del gol en la victoria contra Brasil) pero a su vez, regresaba a jugar los compromisos con el Mallorca. De hecho, lideró al club balear proclamándose campeón de Copa de Rey, anotando dos goles y provocando un penalty. Lo celebró con la bandera de su país, fue nombrado mejor jugador de la Final, ovacionado por ambas aficiones, y mientras sus compañeros lo celebraban, recogió el trofeo y se embarcó a París inmediatamente para jugar la final contra Francia en menos de 24 horas.

Era la Selección que, unos pocos años antes, en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 se había llevado el Oro. Unos jovencisimos Etoo, Kameni, Geremi, Lauren, Kome o Womé derrotaron en la final a una España con Xavi, Puyol, Albelda, Capdevila, Marchena, Tamudo... (En Semifinales al Chile de Zamorano y en Cuartos apearon a Brasil con Ronaldinho o Lucio) ¿Porque no confiar en esa progresión y que Camerún rompiese el bipartidismo Europa-Sudamérica? Y cuyo dominio en África resultase incuestionable...

Pero algo se torció por el camino... Camerún vive inmersa en una continua "guerracivil" dentro de la Federación. Entrenadores, jugadores, dirigentes, salen disparados. Los trapos sucios se airean públicamente. Muchos se niegan a jugar y los Leones Indomables que conjugaban prometedores jugadores, veteranos capacitados, talento en diferentes posiciones y experiencia en grandes Ligas han desperdiciado su capacidad. No se clasificó al Mundial de 2006 y en el pasado torneo de  Sudáfrica perdió sus tres partidos... En la Copa de África, más decepciones que éxitos, llegando a tocar fondo, cuando fue incapaz incluso de clasificarse para las ediciones de 2012 y 2013...

Y son ya muchos ejemplos. Desde ese 2003 cuando Camerún parecía reivindicar su hueco en la élite mundialista, ha continua la decadencia de la Selección, que ahora se mueve en una tristisima posición 79ª del Mundo en el Ranking FIFA (y la 19ª de África). En 2006, se quedaron fuera del Mundial tras errar Womé un lanzamiento de penalty que les hubiera clasificado. Denunció amenazas de muerte, acusó que ni Etoo ni Rigobert Song se atrevieron a asumir la responsabilidad y su casa en Camerún fue incendiada.   El técnico Artur Jorge fue despedido. Y desde entonces todas las apuestas de entrenadores europeos han resultado grandes fiascos: el holandés Haan, el alemán Pfister, el francés Paul Le Guen, por supuesto Clemente y otro francés Lavagne. Ahora, vuelve a regirla un técnico local como Akono. El hombre que supo llevar al Oro al equipo camerunés en 2000. Y él encargado de intentar reconducir un caos que ha dilapidado una Selección que prometía dar mucha guerra.

En ella se ha producido el regreso de Womé, que había anunciado su retiro del fútbol internacional en 2007 y que ahora juega en el Canon Yaoundé camerunés, hoy se ha atrevido a sustituir al propio Etoo por Alex Song, cuyos cruces de declaraciones y odios han sido habituales los últimos meses, ha conseguido que regresen Emana, Assou Ekotto y Bassong, jugadores que han destacado en la Liga y en la Premier y que habían renunciado a la Selección anteriormente por discrepancias con la Federación Camerunesa... Está rejuveneciendo el equipo (pese a la llamada de Womé), incluso contando con el malaguista Fabrice Olinga de 16 años. 

Etoo, que pocos meses antes llegó a denunciar que no se fiaba de la comida que le proporcionaba la Federación Camerunesa y que temía ser envenenado, ha vuelto a ser el líder que se espera de él y con sus dos goles, vuelve a situar a Camerún en el camino del Mundial de Brasil. Con 33 años posiblemente sea su última posibilidad de triunfar en una cita mundialista, y reclamar un merecido trono de mejor jugador Africano de la historia. Pero para eso, todos Los Leones Indomables habrán de remar todos juntos... Se ha desperdiciado una década...

miércoles, 20 de marzo de 2013

El Espanyol reivindica su catalanidad

Un club que celebró su centenario en el año 2000 parece mentira que tenga que reivindicarse y mostrar sus etiquetas. Además, con un aval como el que presenta tener 4 Copas del Rey, 2 Subcampeonatos de la Copa de la UEFA y ser el sexto equipo de la clasificación histórica de la Liga española, por delante de Sevilla, Zaragoza, Betis o Real Sociedad por ejemplo. Pero en Barcelona y practicamente toda Cataluña, hay un monopolio en la figura del Barça que dificulta el crecimiento y desarrollo de sus vecinos.

Los niños quieren jugar en el Barça. Los patrocinadores se decantan por los culés. Los políticos saben que luce mucho más el Camp Nou... Y esto repercute negativamente en los demás. En Il Catenaccio lo llamaron con que "La sombra del Barça es alargada". La expresión "Mes que un club" y su simbología sobretodo durante el franquismo acabó convirtiendo en un fenomeno social al Barcelona. Algo que no ha desaparecido ni menguado con los años. Aunque, es cierto que los mandatos de Joan Laporta y Sandro Rosell están empujando al Barcelona a unas posicionas más próximas a prestar apoyo a una Cataluña disgregada de España, y eso repercute en amplias polémicas y un dificil equilibrio.

El Espanyol siempre ha sido consciente de vivir en este escenario. Su nombre advertía que ocupaba un espacio diferente. Sus simpatías y lealtades hacia el Estado parecían estar libres de sospecha... pero en los últimos años, el equipo menor de la capital catalana también ha querido reivindicarse, e igual que equipos del resto de España lucen sus banderas autonomicas el Espanyol ha optado por potenciar su vertiente catalana. Ya resultó polémico su cambio de la Ñ a la NY en su denominación. Después, se acompañó de la Senyera, tanto en el uniforme, como en los brazaletes de capitán. Sus jugadores se incorporaban sin problemas a la Seleccion Catalana. Y ayer, su presidente Joan Collet alzó la voz: "No hay ningún club que tenga la patente ni la exclusiva de la catalanidad".

Era la respuesta a unas declaraciones de Sandro Rosell, en las que decía a los niños en un acto en un colegio "que hablar catalán es la mejor manera de demostrar que se siente el Barça". 

martes, 19 de marzo de 2013

La senda que abrió Aldo "Buffalo" Donelli

Aldo Donelli merecería un hueco especial entre los pioneros del soccer estadounidense. Como alguna vez he intentando comentar aquí, me impresiona la gente capaz de hacerse profesional en varios deportes. Saqué un post sobre ello, y otro sobre Francisco Argila Pazaglia, guardameta del Barcelona que llegó a ser internacional por España, pero antes de ello se inició como jugador de baloncesto. Quizá, el potencial físico de un deportista le permita dar estos giros y tenga la capacidad de cambiar de deporte pero no es sencillo. El protagonista de hoy, Aldo Donelli, lo hizo.

Su apellido no puede ocultar sus orígenes. Pese a nacer en Morgan, Pennsylvania en 1907, su nombre y apellidos nada disimulan que es hijo de uno de los tantos italianos que migró a Estados Unidos en busca de fortuna. Y con él, llevaba los genes del fútbol, que tan poca divulgación poseía a ese lado del charco. Como ha sucedido en tantas otras ocasiones, la selección de Soccer acaba formada por muchos hijos de emigrantes.

Donelli estudió en la Universidad de Duquesne (Pensylvania) y tuvo alguna actividad en el fútbol americano, pero donde destacó fue en el Soccer, nuestro fútbol. Compitió en varios conjuntos de los años 20, en un deporte todavía no profesional. Pero sus características destacaban y así fue como resultó seleccionado para formar parte de la Selección Estadounidense. Su partido de debut sería en el duelo clasificatorio frente a México, disputado en Roma, Donelli hizo los cuatro tantos que clasificaron a su país (derrotaron a México por 4-2). En plena Fase Final del Mundial, les tocó enfrentarse frente al anfitrión, posterior campeón y la patria de sus padres, Italia. Los italianos no tuvieron piedad de los americanos y los aplastaron por 7-1, pero el gol del honor yanqui lo haría Donelli. A su regreso continuó con su carrera futbolística, colgando las botas en el Castle Shannon en 1938.
Llegó a ser llamado a filas para la Marina en plena II Guerra Mundial pero pronto regresó y continuó su actividad deportiva. Pero en una especialidad diferente... el fútbol américano. Ya había practicado ese deporte en la universidad y se convirtió en entrenador de varios conjuntos. De hecho, incluso llegó a compaginar entrenar en equipos de la Liga de Fútbol con equipos universitarios. Dirigiría desde 1939 a los años 60, a Duquesne, Boston o Columbia en la Universidad o a Pistburg Steelers, Cleveland Rams en la NFL. Aún así, su protagonismo en el fútbol no había caído en el olvido e ingresó en el Hall of Fame en 1954. Desde los años 70 abandonó los banquillos de entrenamientos, y falleció el 9 de agosto de 1994, al poco de ver como Estados Unidos organizaba su primera Copa del Mundo de fútbol. Sin duda un hombre que abrió puertas y una de las primeras estrellas del balompié estadounidense.

lunes, 18 de marzo de 2013

Cuando los futbolistas se visten de aficionados

En los tiempos que corren, es cada vez más difícil encontrar a futbolistas comprometidos con su club. Sucede cada vez menos el caso de chavales naturales de su región, que han ido escalando en el equipo de su tierra, que siempre soñaron con defender esa camiseta y partirse la cara por ella. Y los aficionados, sentir predilección por ese muchacho del que se lleva oyendo tiempo hablar y que no dudas que cuando vengan mal dadas, dará la cara y se acostará jodido en caso de derrota. Ahora es mucho más habitual el grito de mercenarios a unos jugadores que lo único que quieren es lucrarse rápidamente. En caso de descenso buscarán un destino diferente y a seguir. Por eso mosquea tanto, cuando se van de juerga tras haber perdido, mientras el aficionado raso se ha gastado dinero y se va a la cama disgustado. Por eso cabrea tanto cuando algunos aficionados miramos los enfrentamientos con el rival por excelencia desde verano, planificamos, lo esperamos con ganas, ansiamos el partido y cobrar vendetta... pero nuestros paladines que deben jugarlo comentan "Es un partido más". Son incapaces de comprender que significado tiene. No son aficionados y forofos como nosotros.
 
Por eso lo sucedido con Hugo Mallo, jugador del Celta ha llamado tanto la atención y ha generado criticas desde la prensa políticamente correcta. El lateral, acudió a Riazor a ver el derbi gallego del pasado viernes con aficionados del Celta. Se sentó en la grada, con camiseta y bufanda y estuvo animando. Desde la prensa incluso se llegó a decir que era una provocación. Pero fue más lejos. Posó con un cartel de "Se vende" con un escudo del Depor mezclado con el de Portugal, país de donde proceden una gran cantidad de jugadores de la plantilla actual. La imagen provocó una feroz critica, incluso de algunos compañeros y Hugo Mallo ha tenido que salir a pedir disculpas inmediatamente. Incluso ha llegado a decir que "El escudo (del Celta) no se merece esto". ¿Cómo van a entedernos? Si uno que se porta como un aficionado lo destripan.

jueves, 14 de marzo de 2013

Omar de Felippe, un futbolista veterano de guerra

Posiblemente sea un caso único en el mundo. Omar de Felippe, ex jugador y ahora entrenador argentino, y veterano de guerra. Con 18 años, militando en Huracán, fue llamado a filas y estuvo presente en la Guerra de las Malvinas. Vio morir compañeros y escuchó las bombas con las que les atacaron...
Después regresó y prosiguió su carrera futbolística. Vistió las camisetas de Huracán, Olimpo, Villa Mitre, Arsenal de Sarandí y Cristal Caldas de Colombia. Después, se inició como entrenador. Ahora con los años, puede reflexionar y valorarlo con la distancia que permite el tiempo...

Más información:
Omar de Felippe, el futbolista al que Malvinas cambió la vida (Cancha Llena)



lunes, 11 de marzo de 2013

Txiki Beguiristain y el cisma en ETA

Txiki Beguiristain nunca fue un primer espada. Buen futbolista, con grandes aptitudes, que desde el extremo izquierdo acababa las temporadas con un gran número de goles y minutos disputados. No era el mejor jugador de la plantilla, pero siempre mostraba unos números cumplidores. Comenzó en la Real Sociedad, el equipo de su tierra, donde conquistó una Supercopa (1982) y una Copa del Rey (1982) y sería subcampeona de Liga y Copa en 1988 coincidiendo con Arconada o Lopez Ufarte entre otros. Posteriormente, junto a sus compañeros Bakero y López Rekarte, daría el salto al Barcelona, donde militaría siete temporadas, y engrosaría sus palmarés con las 4 Ligas consecutivas de Cruyff, la Copa de Europa del 91, la Recopa del 89, una Copa del Rey y tres Supercopas. En el 95 pasó al Depor, donde levantaría otra Supercopa y colgaría las botas jugando un par de temporadas en Japón. Con la Selección sería internacional en 22 ocasiones, anotando 6 tantos y acudiendo a la Eurocopa del 88 y al Mundial del 94.
 
Después de su retirada dio el salto a los despachos. Formó parte de la candidatura de Lluis Bassat en 1999, que salió derrotada por Joan Gaspart. Y en 2003, de nuevo, se presentó esta vez con  Joan Laporta que decidió contar con él y ofrecerle el cargo de director deportivo. En ese mandato, tras apostar por Rijkaard y posteriormente por su ex compañero Guardiola como entrenadores, el Barça inició una etapa exitosa. Bajo su dirección el equipo levantó dos Copas de Europa, cuatro Ligas y una Copa del Rey. Pero en 2010, al finalizar la legislatura de Laporta decidió poner fin a su etapa en el club. En octubre de 2012, en un intento de reeditar lo sucedido en el Barça, el Manchester City, actual campeón de la Premier League, anunciaba su contratación como director deportivo.

Pero a Txiki Beguiristain, desgraciadamente para él, no solo ha ocupado protagonismo en facetas deportivas. Aunque él siempre ha esquivado tener apariciones en otras partes de la prensa, y no se conocen manifestaciones políticas por su parte, fue protagonista involuntario de un episodio con ETA. En 2002, la banda terrorista decidió dar el paso de solicitar una contribución económica a los deportistas vascos. Famoso fue en 2001 el caso del vascofrancés Lizarazu que contrató una serie de guardaespaldas por las amenazas. Después se revelaría que otros jugadores, como Beguiristain o Bakero también había recibido la reclamación del Impuesto Revolucionario. Pero, el caso de Txiki resultó más incomodo.

La cuñada de Beguiristain, Lierni Armendaritz, se encontraba cumpliendo pena en prisión, condenada a 57 años por sus actuaciones en el Comando Barcelona, vinculadas a cuatro asesinatos, incluido el del ex ministro Ernest Lluch, que para rizar más el rizo, también formaba parte de la candidatura de Lluis Bassat en 1999 con Beguiristain. La etarra, hasta ese momento, miembro orgullosa de la organización, decidió enfrentarse a la dirección y pedir que cesarán las comunicaciones con su familia, que su estancia en prisión ya resultaba demasiado castigo. Hasta cinco escritos llegaron a descubrirse entre dirección, presa y familia del futbolista. Eran los últimos coletazos de la banda. Perdida, desorientada y en una vorágine de supervivencia imposible. Os dejo el enlace de EL PAÍS donde poder leer las cartas y comunicaciones intercambiadas, que fueron incautadas a la dirección de ETA tras unas detenciones en 2008.

jueves, 7 de marzo de 2013

Corcuera y la bota de vino en el Bernabeú

La verdad es que en España no podemos presumir de políticos. Ni en formación, ni en eficacia, ni por supuesto en honestidad... De todo los colores y de todos los partidos. Otra cosa, es que además el fútbol saca lo peor de nosotros mismos. Y gritamos, insultamos, faltamos y demás lindezas posibles. Por eso quizá la metáfora más perfecta sería el suceso que protagonizase José Luis Corcuera en el Santiago Bernabéu en 1999.

Ex Ministro del Interior entre 1988 y 1993, en los Gobiernos de Felipe González e inspirador de la Ley 1/1992 sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida por su nombre o como "Ley de la patada en la puerta" que permitía a la Policía acceder a un domicilio en caso de que tuviera constancia que se había cometido o se iba a cometer un delito relacionado con drogas. La Ley fue ampliamente debatida, y el Tribunal Constitucional declaró nulo uno de los apartados, pero en su mayoría la Ley continua vigente hoy en día, tras varias reformas. Corcuera, que había anunciado que si el TC declaraba inconstitucional una sola coma del texto dimitiría, cumplió su palabra.

Bueno, por lo que vemos, todo un Ministro de Interior, con apariencia de duro y de firmeza, cumplidor de una promesa que en España poco abunda, la de dimitir. Continuó siendo diputado hasta 1994 y abandonó la política.

Pero quizá sea ese vacío en el mando, aunque siga rodeado de escoltas, y pese a que a la mayoría de los menores de 35 años su rostro no les dijese nada, Corcuera acumuló varios incidentes polémicos. En 1999, según informan los medios, logró acceder al estadio Santiago Bernabéu con una bota de vino, cuando ya estaba prohibido introducir bebidas alcohólicas en los estadios. Esquivando al servicio de seguridad, y una vez dentro, asegurando que era Coca Cola. Que mejor metáfora de fútbol y política. Ni un Ministro con apariencia de integro, decide hacer caso omiso a las normas porque le apetece ver el fútbol bebiendo vino...

domingo, 3 de marzo de 2013

Los Jardines del Mundial España´82

Os he contado algunas cosillas de Madrid, desde las calles dedicadas a equipos de fútbol, así como la parada del Mundial 82 que había en el ya extinto Museo de la Ciudad. Hay un tercer lugar que merecía aparecer en el blog y que no es muy conocido ni divulgado. Ni siquiera entre los madrileños. "Los Jardines del Mundial´82".
Pese a estar enfrente del estadio Santiago Bernabéu, uno de los destinos turísticos de la Capital más visitados, tanto por españoles como por extranjeros, no goza de demasiada atención. Un parque, justo enfrente del estadio, incluso con una salida del Metro que sale en su ubicación, pero que se ha convertido en un lugar más para hacer botellón, y que no goza de ningún protagonismo.
Se trata de un pequeño sitio, en el que se decidió plantar un árbol típico de cada país participante en el Mundial. Durante muchos años, las macetas gigantes, que a su vez funcionan como bancos estaban vacías, y las banderas de cada país arracandas, pero alguien del Ayuntamiento debió tomar conciencia y fueron replantadas y repuestas, y llevan vario tiempo cuidadas. Y los efectos del botellón, son limpiados prácticamente a diario. Aún así, pero eso ya es inevitable, hay algunos árboles, traídos desde lejos que no soportan la climatología madrileña, carecen de hojas y presentan un aspecto más débil. Otros lucen frondosos...
La verdad es que es una experiencia bonita y agradable. Aporta datos curiosos. Sirve para repasar como hay países que existían en 1982 y que 30 años después no (Yugoslavia, Checoslovaquia, URSS, Republica Federal Alemana...), como han variado las potencias futbolísticas, viendo a Escocia, Irlanda del Norte o Kuwait por ejemplo... Y es un homenaje bonito a las naciones participantes. Os dejo algunas fotos, de los países habitualmente más visitantes del blog y el álbum completo está en el Facebook.
España optó por una encina




viernes, 1 de marzo de 2013

BIBLIOTECA: Los Ángeles Blancos

Bajo el título "Los Ángeles Blancos: El Real Madrid y el nuevo fútbol", el afamado periodista John Carlin reflexiona sobre el fútbol del siglo XXI. El deporte, cada vez más convertido en uno de los más claros símbolos de la globalización. El Real Madrid ha alcanzado una capacidad de despertar pasiones en todo el mundo. El libro reflexiona sobre ello, y sobre el auge y caída de los galácticos. Desde los años triunfales, con la consecución de la novena Copa de Europa con la volea de Zidane, la llegada de la gallina de los huevos de oro, David Beckham a un derrumbe inesperado en 2004 en un equipo que apuntaba a un triplete magnifico y acabó perdiendo la final de Copa, cuarto en Liga cuando en la jornada 26 era líder con ocho puntos de ventaja y eliminado de la Champions por un inferior Monaco. El libro trata de acercar como se vivió ese año en el club. Imprescindible para acercarse también a la figura de Florentino Perez, y como este empresario transformó al equipo de la Castellana y en particular adoptó el fútbol a una vertiente global. Fue publicado en 2004 por Seix Barral.