miércoles, 11 de diciembre de 2013

El ex jugador de la Real Sociedad que asesinó ETA

No es la primera vez que ETA aparece en el Blog. La demanda de pagar el impuesto revolucionario al internacional francés, Bixente Lizarazu, o la militancia de la cuñada de Txiki Beguiristaín en la organización terrorista ya depararon sendos artículos. La historia de hoy, corresponde a Jose Maria Santamaria, empresario que falleció a manos de un etarra en 1993. La acción de su muerte, ETA la justificó por sus conexiones con el narcotráfico. Un mes antes había tenido que declarar en la Audiencia Provincial sobre esta materia, en uno de esos oscuros casos de investigación que no terminaron de esclarecerse, el informe navajas, y quedaron archivados aunque con un fondo de teorías diversas flotando en el aire. 

Mikel Santamaria, antes de eso se había dedicado al fútbol. Dos años en el Eibar, antes de pasar al Sanse, filial de la Real Sociedad, y de ascender al primer equipo, donde permanecería cuatro temporadas. Después tres años en el Hercules y otro en el Sabadell cerraban su carrera deportiva con 29 años, 28 partidos en 1ª y 82 en 2º. También alcanzó a ser internacional Sub-23 con España. 

Tras su retirada, Santamaria encontró acomodo en el mundo empresarial. Montó la discoteca Ku en San Sebastian, que luego también abrió sede en Ibiza, y que es la actual Privilege, entre otros negocios hosteleros. Su nombre, como mencionaba anteriormente, apareció vinculado al del tráfico de drogas y situaban a la discoteca Ku como uno de los principales puntos de distribución, en una operación que también salpicaba a varios miembros de la Guardia Civil del cuartel de Intxaurrondo. Desde 1990, su nombre aparecía con asiduidad en la prensa, vinculado a estas operaciones. Además, tenía amistades entre varios dirigentes del PSE, especialmente Txiki Benegas. El diario Egin, fue uno de los mayores difusores de la trama y ETA señaló su nombre entre los objetivos.

Aún así, Santamaria no pareció excesivamente preocupado. No disponía de escolta y llevaba una vida pública sin alardes, pero sin esconderse. Así fue como en una cena, en plena víspera de las fiestas de San Sebastián, unos miembros del Comando Donosti, le reconocieron y le ejecutaron de un disparo en la nuca en 1993.


1 comentario:

doRCCV dijo...

Al leer el título me hice una primera idea pensando que sería por alguna relación con la propia banda, que se marchara y quedaran rencillas o algo. Desconocía esta historia que me recuerda a la de Lola Castro y José Vilar, miembros del EGPGC que morían por eses anhos al manipular una bomba y a los cuales se les dedicó este anho el "Día da Galiza combatente".

Y pensé que sería algo relacionado con la propia banda porque se comenta, o es un hecho más bien, que los jugadores de la Real siempre estuvieron más cerca de la izquierda Abertzale que los del por ejemplo, Athletic de Bilbao. Casos recientes como los de Aranburu, Aguirretxe, Ansotegui, Mikel Glez, Labaka, Bergara, Zurutuza o Zubikarai que apoyaron una marcha a favor de presos de ETA. El último, Zubikarai con su padre en la cárcel como miembro de ETA.

PD: Acabo de leer lo del Tasmania Berlín y de ser cierto el origen del nombre, bastante cómico.