miércoles, 10 de julio de 2013

La Guerra de los Balcanes en Canadá

Hace ya tiempo, dije que "En Canadá el fútbol no mola". Por eso, los equipos más grandes del país, (las franquicias de Toronto, Montreal y Vancouver) se integran en la Major Soccer League y la de Edmonton y en 2015 Ottawa en la NASL, primera y segundas categorías del fútbol estadounidenses que elevan un poco el nivel competitivo y el interés. La propia Canadian Soccer League, reconocida en 2006 y surgida tras la extinta Canadian Professional Soccer League, apenas registra seguidores. Es un oasis. Con estadios vacios que concluye en un playoff por el título, con cuartos de final a ida y vuelta y luego unas semifinales y una gran final por el título en campo neutral... El caso es que, el campeón ni siquiera tiene acceso a la Champions de la Concacaf... Ni en su liga pueden encontrarse algún jugador ligeramente destacado. Ni tan siquiera, para que se nutra la modesta Selección Canadiense. Algo que sirve como buena muestra de la importancia de este campeonato.

Pero en este submundo futbolístico, ha dado lugar a uno de los enfrentamientos más curiosos de los Balcanes. Ahora, ya comienza a ser habitual ver cruces entre Croacia y Serbia a nivel de Selecciones, o con las otras Repúblicas surgidas de la disolución de Yugoslavía. Pero hasta hace poco, muy poco, en esos duelos saltaban chispas... 

Y en este campeonato menor, que quiso aprovechar el guiño de las comunidades emigrantes que abundan en Canada para involucrarlas en esto del soccer... Surgieron equipos con iconos de Italia, Portugal... es donde coinciden habitualmente el Toronto Croatia y el Serbian White Eagles. Equipos fundados por las comunidades croata y serbia. El Toronto Croatia, que por supuesto viste los colores de la Selección fue fundado en 1956. Y atravesó años más exitosos, llegando a competir en la máxima categoría de EEUU y contando con gente como el portugués Eusebio, ganando el título de 1976. Después, los reajustes futbolísticos en Norteamérica fueron mermando su capacidad. Hasta, que desde 1998 se vio ubicado en el campeonato canadiense. Destino habitual de jugadores croatas, nunca abandonó su identidad. De hecho, en 2006, para conmemorar su cincuentenario decidió hacer una gira por Croacia y Bosnia y enfrentarse a varios equipos del país de sus raíces.

Los Serbian White Eagles, tuvieron un origen parecido. El club se fundó por la comunidad serbia de Ontario en 1968, y compitió con relativo éxito en el torneo canadiense, llegando incluso a participar en alguna edición de la Champions de la Concacaf. Pero, el interés fue decreciendo y pasó a ser un club amateur desde la década de los 80. En 2006, renació de nuevo. Por supuesto con sus símbolos identitarios, como el águila bicéfala serbia y vestir con los colores del combinado nacional. Para la misión de relanzar al club se contó con una leyenda del fútbol serbio como Dragoslav Sekularac en el banquillo. No fue difícil convencerle ya que ya había desempeñado la función como entrenador-jugador en 1975. El equipo, pese a estar dando sus primeros pasos, alcanzó los cuartos de final

Pero el 2007... dejó para muchos el gran morbo. Toronto Croatia y Serbian White Eagles se cruzaron en la gran final de la liga canadiense. El temor a reavivar conflictos étnicos propició que la Federación Canadiense decidiera modificar sus propias reglas. La final, sería a dos partidos, en los que solo se permitiría el acceso a aficionados locales en cada estadio para evitar enfrentamientos. El Toronto Croatia se impuso 4-1 en el partido de ida disputado en su estadio y le bastó un empate a cero a domicilio para... proclamarse Campeón de Canadá, y llevarse el partido con más morbo del país. No hubo patada de Boban, ni represión policial, ni conflicto armado... Esta vez fue solo fútbol en un nuevo duelo serbocroata, esta vez, disputado en Toronto...

PD En el fantástico Blog Cafe Fútbol he encontrado un vídeo resumen del partido. No os lo perdaís. Campo semivacio, estadio de fútbol américano reconvertido en el que no se aprecian las áreas... y sobretodo, si esos son los finalistas... El nivel de juego es muy, muy bajo.

5 comentarios:

doRCCV dijo...

Agüita con el vídeo. No se diferencian las líneas ni de broma y el juego se basa en pelotazos y cabezazos con un balón que parece un Super Tele.

De Canadá siempre me acuerdo de Radzinski, jugador de origen polaco e internacional con Canadá.

Rinat Rafaé dijo...

Vaya, desconocía por completo estos equipos y eso que me gusta mucho todo lo relacionado con el fútbol balcánico.

Manda cojones que en 2007 y en Canadá, aun no estuvieran relativamente "normalizadas" las relaciones entre serbios y croatas. No te digo nada en los balcanes, prueba de ello la eliminatoria en marzo para el Mundial entre Serbia y Croacia con media UEFA y media FIFA completamente acojonadas por lo que pudiera pasar allí...

Rinat Rafaé dijo...

Por cierto, el 6 de septiembre la vuelta en Serbia... aquello si que va a ser la hostia.

Juanma dijo...

Gontxo, gracias por traernos estas historias. Aún siendo grandes interesados en la temática balcánica y del este de Europa en general, sigue sorprendiendo como puedes enterarte de estas anecdotas y escribir tan detalladamente sobre ellos. Muy buena entrada.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Hola a todos. Vengo de la playa y deje este artículo programado... Si no incluso hubiera mencionado al flamante nuevo seleccionador canadiense... Benito Floro...

A mi también me sorprendió y lo encontré un poco de manera casual. Primero la existencia de este "extraña" liga canadiense, que no da siquiera acceso a la Champions de la Concacaf. Luego estos equipos y de pronto la gran final... Ala, como veis,l tanto el nivel de los jugadores, la organización del campo y número de aficionados dan un nivel bastante pobre. Mucho camino por recorrer...

Sobre los inciedentes, la verdad, que no leí más. Igual hubo excesiva prudencia, y Canadá es un país civilizado. Se optó por separarlos, pero no hubo, parece mucha tensión.

Saludos a todos y gracias por comentar!