jueves, 25 de julio de 2013

Indignación internacional ante las últimas ejecuciones del franquismo


Agosto de 1975. La dictadura franquista vive sus últimos momentos. El Generalísimo se encuentra muy mermado físicamente, pero la Agenda Política no se detiene. Marcha Verde en Marruecos, conflictos sociales, terrorismo, peleas con la Iglesia... además de comenzar pugnas suceso rías en el Ejercito, en el Gobierno, en los pretendientes a un trono del Reino de España, que de momento, no tiene Rey...

Pese a que la situación es complicada, Franco no quiere dar síntomas de debilidad y no piensa ceder ante las presiones. En agosto, se publica un Decreto sobre la Prevención del Terrorismo que establece diversos preceptos legales, pero sobretodo destaca la condena a muerte de quién tome parte en acciones subversivas. En esas fechas, bajo jurisdicción militar se celebran varios Consejos de Guerra, contra miembros de ETA y del FRAP, acusados de participar en actos terroristas con resultados de varios muertes. De los diversos Consejos de Guerra celebrados en agosto y septiembre, dan como resultado la sentencia a muerte a 11 personas.

Según se van haciendo públicas las condenas, comienza una oleada internacional de protestas. México llega a pedir la expulsión de España de la ONU, el Primer Ministro sueco, Olaf Palme lidera las manifestaciones en Estocolmo y llega a portar una hucha solicitando dinero para los luchadores españoles, el propio Papa Pablo VI llega a escribir a Franco solicitando clemencia... La repulsa no solo llega de fuera. El propio hermano del dictador, Nicolás Franco, o don Juan de Borbón, se suman a las peticiones de que la sentencia no se lleve a cabo y la pena sea conmutada. Las manifestaciones frente a las Embajadas  y Consulados Españoles se suceden en Europa. La de Lisboa y Oporto, de hecho, llegan a ser asaltadas.

Y es que Portugal, tenía muy reciente la Revolución de los Claveles y como habían conseguido desquitarse de su dictadura. Algo parecido, sucedió en Grecia, donde apenas un año antes había finalizado la Junta de los Coroneles, un Gobierno de corte militar que gobernó el país entre 1967 y 1974. Los deseos de libertad y solidaridad internacional se agolpaban frente a la última dictadura que sobrevivía en Europa Occidental. Y entre medias se cruzó el fútbol.

El Fc Barcelona debía viajar a Salónica, para enfrentarse en duelo de la Copa de la UEFA al PAOK. Las protestas en el país heleno eran habituales. Y se quisieron hacer notar frente a un rival español. Las pintadas y pancartas fueron habituales en el estadio y alrededores. Y en mitad del partido, según parece en una acción llevada a cabo por la organización Rigas Feiraos, se desplegó una gran pancarta con la inscripción "No Execution Spanish Fighters - όχι στις εκτελέσεις Ισπανών αγωνιστών". Tanto en inglés como en griego se decía que se detuviera la ejecución de los luchadores españoles. Algunas voces quisieron ir más lejos, el alcalde de Salónica y diversos catedráticos universitarios y otros intelectuales llegaron a proponer que no se viajase al encuentro de vuelta. Que se bloquease cualquier tipo de relación, incluida la deportiva, con la España de Franco, sí proseguía con su intención de llevar a cabo la ejecución de los condenados. Finalmente, el PAOK, no dio ese paso y el 1 de octubre acudió al Camp Nou para el duelo de vuelta.

Ese mismo día, Franco hizo su última aparición pública. Ante las protestas, decidió hacer una muestra de fortaleza y convocó a una congregación en la Plaza de Oriente, en la que estuvo arropado por la mayoría de su Gobierno y por el por entonces, príncipe Juan Carlos de Borbón. La concentración resultó bastante exitosa, con un gran número de personas coreando al dictador y con pancartas contra Portugal, Suecia y las presiones extranjeras. Aún así, la aparición de Franco se limitó a un par de minutos en los que denunció que las críticas respondían a una conspiración izquierdista. Saludó y se retiró con un aspecto muy deteriorado, para acabar falleciendo apenas mes y medio después.


Agradecer la ayuda a @DreamingAwake7 por toda la información proporcionada sobre el partido.