lunes, 22 de abril de 2013

El enigmático Aitor Karanka

Hay un chiste futbolero que circula de hace un tiempo a esta parte...

-¿Cómo se dice marioneta en euskera?
-Karanka.

Una manera de dar una bofetada dialéctica al segundo entrenador del Real Madrid, y que en la mayoría de veces es el que aparece en las ruedas de prensa pre y post partido en lugar de José Mourinho. ¿Pero que se esconde tras este muchacho nacido en Vitoria en 1973?

Como jugador fue escalando en las categorías inferiores del Athletic debutando con el primer equipo en 1993, y tras cuatro temporadas a buen nivel, el Real Madrid que andaba a la búsqueda de un central decidió abonar su claúsula de rescisión. Antes de eso, había ya disputado su única aparición internacional con la Selección Española. Un partido ante Armenia en 1995. Ni siquiera sus años con el Real Madrid le volvieron a abrir las puertas de la Roja.

Karanka como capitán de la Selección de Euskadi
Con quien sí acumulo más presencias fue en el tradicional partido anual que disputaba la Selección de Euskadi. Con carácter amistoso, aunque siempre con la reivindicación más o menos velada, de poder aspirar a competir oficialmente. Karanka formó parte en seis ocasiones del combinado vasco. Incluso en la edición de 2004, ejerció de capitán de la misma en un duelo ante Honduras disputado en Anoeta.

En el Real Madrid permaneció cinco campañas. Se le detectó un problema cardiaco que le frenó el primer año, pero del que se recuperó, y con los blancos engrosaría un palmarés con 1 Liga y 3 Copas de Europa, siendo titular en la final de la Champions ante el Valencia que los blancos ganaron con comodidad. Célebre de su etapa en el Real Madrid fue cuando varios integrantes de la plantilla madridista, aceptaron hacerse fotografías con bufandas de los Ultras Sur, el grupo radical del Real Madrid de extrema derecha. Karanka vio además como su nombre se castellanizaba por un Caranca.

En 2002 dejó el Real Madrid y aceptó regresar a San Mames. Donde, grupos nacionalistas recordaban estas fotografías y no veían agradable el retorno del futbolista. Aún así permaneció cuatro temporadas, aunque con un nivel más bajo del que se esperaba. Tras esas tres campañas y media, sin excesivo hueco, decidió aceptar una oferta de los Colorado Rapids y marcharse a la Liga de EEUU. Su equipo acabó como subcampeón de conferencia, Karanka disputó una treintena de partidos pero prefirió no renovar y optó por colgar las botas.

Pero en 2010, cuando se anuncia el compromiso de Mourinho con el Real Madrid, irrumpe el nombre de Karanka como el de su segundo entrenador. Era su primera experiencia como técnico, y no constaba en ningún lado que el portugués y el vasco se conociesen. Eso sí, era notorio que Mou buscaba un ex jugador reciente del club que reforzase su equipo técnico. Y Karanka acabó siendo el escogido. Y, su rostro, cuando los segundos entrenadores suelen pasar inadvertidos, relegados a un segundo plano, ajeno de méritos y culpas, se acabó convirtiendo en una prolongación del propio Mourinho. Sus intervenciones y discursos cuentan con el beneplácito del entrenador. Ya sean criticas, elogios, tocar arbitrajes, disparar rumbo a Barcelona...

Karanka ha aceptado su rol, y ya cumple su tercera temporada con estas funciones. Mientras Mourinho y Florentino todavía deshojan la margarita sobre la continuidad del portugués de cara a la próxima campaña, y por ende el de todos sus asistentes. Entre ellos, el hombre del que no sabemos en exceso sus propias opiniones y que no tenía problema de capitanear a la Selección de Euskadi y fotografiarse con los símbolos de los Ultras Sur...

1 comentario:

doRCCV dijo...

Ese tipo de conflictos por culpa de fotos de ese estilo les pasa a los jugadores por no ter unas convicciones políticas marcadas, claras o simplemente por no tenerlas. Por no tenerlas y querer quedar bien aquí, allá o donde sea y así no puede ser.

Estoy leyendo el libro "Futbolitstas de izquierdas" y cada vez me dan más vergüenza los jugadores actuales, que con el status que tienen (muchos además, la vida resuelta)y sin los problemas que les podría acarrear como hace 30 anhos, no se desmarcan más en opiniones políticas, sociales, etc. Limitándose al banal tópico de "chica hermosa, cochazo, postureo y yo sólo juego a fútbol". ¡Pringaos!

Sobre Karanka, dejo para quien quiera ver su trayectoria en Espanha en la página donde consulto siempre estas cosas. Muy completa:
http://www.bdfutbol.com/es/j/j37.html