jueves, 27 de diciembre de 2012

Dimitri Piterman

Hoy uno de los propietarios excentricos, abandona el palco para bajar al banquillo... o al menos, lo más cerca que le dejen. Dimitri Piterman, empresario ucraniano ha sido otro de los grandes personajes que deambuló por el fútbol nacional en la pasada década, y además, en varios lugares. De joven emigró a Estados Unidos, donde desarrolló una pequeña carrera como atleta de triple salto. Después de volcaría con los negocios antes de amasar algo de fortuna. En 1999 desembarca en España, en pleno boom inmobiliario, aunque, su intención es volcarse en el fútbol. Adquiere un conjunto de gerundense Tossa Sport, de la regional catalana, y el histórico Palamós, que se encontraba en tercera, y al que consigue subir a Segunda B. En estos clubes comienza a mostrar sus intenciones. Piterman, además de propietario, quiere ejercer como entrenador y preparador físico. Pero, la Segunda B, sigue siendo poca cosa. Quiere más. Se rumorea que muestra interés por el Badajoz, en Segunda División, pero finalmente adquiere el 24% del Racing de Santander, que con diversas alianzas entre accionistas consigue controlar. 

En Primera División, se encuentra con la negativa de la Liga de permitirle ocupar puestos en el banquillo, al no disponer de carnet de entrenador. Para esquivar ese problema, el empresario se las ingenia y se acredita como fotógrafo del club, utillero, redactor... aunque no siempre consigue ubicarse en el área técnica, y sus peleas con la LFP serán constantes. La gente comienza a percibirlo como un advenedizo disparatado. Para ello, cuenta con su fiel escudero, Chuchi Cos, que ya le acompañó en su etapa en el Palamós, y que sí dispone del carnet de técnico, y es el que figura como entrenador, aunque en el fondo las decisiones provengan de Piterman. El equipo, finalmente, salva la categoría, pero, los accionistas comienzan a movilizarse para expulsar al ucraniano, y lo consiguen al finalizar la campaña de 2003. Durante, un breve periodo de tiempo, y al estar participado el Balonmano Cantabria por el propio Racing, Piterman también tuvo influencia en las decisiones del equipo de balonmano.

Desterrado de la directiva, aunque mantenía su porcentaje de acciones, Piterman, al que se le vincula con el Mallorca,  decide comprar el Alavés. El club vasco se encuentra en Segunda División, y repite fórmula. Chuchi Cos, pasa a ejercer de director deportivo, y se convence a varios técnicos a que se sienten, aunque, deben atender las decisiones del propietario. Los fichajes resultan y el equipo consigue el ascenso. Y en Primera se refuerza con nombres importantes Nené, Carreras, Bodipo, el portero Bonano. El equipo, no logra mantener la categoría y las deudas comienzan a multiplicarse. Sin embargo, Piterman, continua sorprendiendo, anuncia la creación de un equipo para la segunda categoría de la MSL estadounidense, el California Victory, en la ciudad de San Francisco. Al equipo americano marchará Epitié, jugador ecuatoguineano que ya estuvo en Palamós, Racing y Alavés. También se convence al ex internacional americano Hugo Perez como entrenador. Pero el equipo no dura más que esa campaña 2006-07 finalizando en 12ª posición. El regreso a Segunda División de los vascos acaba convirtiendo el Alavés en un polvorín. Piterman llega a insultar y amenazar a Carreras en pleno entrenamiento, por lo que sería condenado años después. Los impagos se suceden, y se encuentra el bloqueo de todas las instituciones públicas que no quieren colaborar con el club, mientras siga presidiéndolo. Finalmente, en marzo de 2004, un grupo de accionistas consigue comprar el 51% de acciones del ucraniano y Piterman deja el club. Se marcha con una situación de endeudamiento que perdurará años después, obligando a los vitorianos a acogerse a la Ley Concursal en 2007 y con el equipo con dificultades que bordea la desaparición, agravadas tras otro descenso a Segunda B. 

Desde entonces, Piterman permanece en segundo plano salvo por sus continuas visitas a los Tribunales. En muchas de ellas, fallando en su contra, y por ejemplo, la que le culpa de la situación económica del Alaves y le obliga a indemnizarlo con 7 millones de euros. Aún así, al mantener todavía una serie de acciones, su nombre es recibido con temor en Vitoria y Santander.

3 comentarios:

Jose MME dijo...

En Inglaterra, Rusia, o ahora Francia aparecen tíos multimillonarios y convierten a Chelsea, Manchester City, PSG o Anzhi en equipos temibles. Aquí sólo vienen sujetos impresentables, Piterman, el indio del Racing, el timo que casi le cuelan al Getafe. Lo más decente el jeque del Málaga, y ahora parece ser que no paga.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

Un día prepararé un especial de Jeques Buenos, Malos, pasables y desastrosos...

CompartirPasion.com dijo...

¡Gracias por el post! qué recuerdos trae esta persona en ambas ciudades...y qué mediático se volvió.

¿Imagináis una liga con Mou, este hombre, Van Gal, Clemente y similares?

¡SAludos!