lunes, 20 de agosto de 2012

Aquellos grandes de antaño

El fútbol de ahora, nada tiene que ver con el de comienzos del siglo XX. Ni en tácticas, ni en organización, ni por supuesto en salarios, competitividad y pasión. Era un deporte más abierto. Con más posibilidades de sorpresa y de encontrar campeones diversos que los habituales dominadores de hoy en día. Quizá, para descontaminar un poco el fútbol moderno, en los últimos años, hemos visto asomarse a pequeños equipos, sumidos en categorías inferiores pero que pueden presumir de un glorioso pasado, de cuando el fútbol era diferente, más competido, más igualado y con mayores opciones para todos.

PRO VERCELLI (Italia)

El Pro Vercelli regresa este año a la serie B tras muchos décadas alejado del fútbol profesional. El equipo fue un clásico de los primeros campeonatos del calcio. 7 Títulos ligueros y un subcampeonato en los primeros 20 años de competición en Italia. Ganó por vez primera en 1908 y saboreó su último triunfo en 1922. Se convirtió en uno de los primeros gallitos de Italia, pero es que, con esos 7 títulos, permanece entre los grandes dominadores tras los tres grandes habituales (Juventus, 28 (o 30 según sus seguidores), Milán e Inter con 18), Genova, 9 e igualado con Bolonia y Torino. En los años siguientes, el Pro Vercelli no pudo ampliar su palmarés, aunque gozó con uno de sus mejores jugadores de la historia, Silvio Piola. Un delantero goleador, que por decisión del propio gobierno de Mussollini se le obligó a fichar por la Lazio, donde siguió anotando goles. También formaría parte del combinado italiano que ganaría el Mundial de 1938. Desde la Segunda Guerra Mundial, el Pro Vercelli no se ha asomado a grandes cotas. Equipo ascensor entre categorías menores del calcio, habitual de la serie C2 y atravesando graves problemas ecónomicos que llegaron a poner en riesgo su existencia, sorprendentemente el año pasado cuajaron una gran campaña. Finalizaron en tercer lugar y jugaron la promoción de ascenso derrotando al Tarento. Tras 64 años, el Pro Vercelli, un ex grande del calcio regresa a una categoría mayor, la serie B.

STADE REIMS (Francia)

El Stade Reims es un equipo que no solo es histórico en Francia. Se trata del primer subcampeón de Europa cuando cayó derrotado ante el Real Madrid en la primera edición de la Copa de Europa. También repetiría subcampeonato en la cuarta. Es decir, un doble finalista de la Champions en 1956 y 1959. Cuajó una de las primeras grandes generaciones del fútbol francés, Bernabeú quedó tan prendado de Kopa en la primera final que se lanzó a contratarlo para el Real Madrid... En el país galo conquistó seis títulos, el último en 1962. Pero a partir de ahí, el Stade Reims inició un largo periodo de vacas flacas. Padeció un primer descenso en la década de los 60 del que se recuperó rápido y aguantó bien la década de los 70 en Primera, aunque ya no pudo ampliar sus palmares. Pero el descenso de 1979 supondría una herida mortal para el club. Comenzó un largo periodo de endeudamiento que encima no servía recuperar la máxima categoría. En 1991 la situación era tan insostenible que el equipo padeció un descenso administrativo, y al año siguiente, por orden judicial, sus bienes fueron embargados y subastados para afrontar impagos de acreedores. El equipo tuvo que refundarse, y pese a mantener escudo, uniforme y ser una clara continuación, el Stade Reims que enamoraba Europa en los 50 fallecía. Comenzó desde lo más bajo del fútbol francés, y a base de esfuerzo y trabajo ha ido encadenando ascensos. División tras división, hasta aparecer en Segunda en 2002. El paso fue breve pero sentó las bases para retornar en 2008. En 2006, por cierto, el Real Madrid, en homenaje a aquel glorioso pasado, le invitó a disputar el encuentro de inauguración del estadio Alfredo Di Stefano donde disputa sus partidos el Castilla, filial del equipo blanco. Tras tres años en 2ª, la pasada campaña finalizaban en segunda posición, y el nuevo Stade Reims, heredero del grande de Europa, competirá en la máxima categoría francesa.

REAL UNIÓN CLUB (España)

En España resulta inimaginable pensar que la lista de 9 equipos que han conseguido ser campeones se ampliará en el futuro. La de Copa, antes sí admitía alguna sorpresa, aunque también resulta complicado. Pero en esa competición sí pueden encontrarse a viejos grandes españoles. El Arenas de Getxo sería un ejemplo, campeón de Copa en una ocasión y finalista en otras tres, participó en las siete primeras ediciones ligueras. En 1944 bajó a Tercera, y desde entonces no ha escapado de esa categoría. Quién sí le vimos recientemente fue al Real Unión, el equipo de Irún, que también participó en la formación del campeonato español pero que no resistió el paso al profesionalismo. Fue campeón de Copa en 4 ocasiones (1 bajo la denominación Racing de Irún) y finalista en otra. Su potencial era evidente al aportar tres jugadores internacionales a la Selección Española que obtendría la plata en los Juegos Olímpicos de Amberes. Con el descenso a Segunda en 1932, el Real Unión atravesó una larga travesía en el desierto. Sus mejores jugadores abandonaron el club, y fue padeciendo un continuado descenso hasta hacerle un habitual de Tercera. En los últimos años ha vivido un pequeño brote esperanzador. Consolidado en Segunda B, se dio el gustazo de eliminar al Real Madrid de la Copa del Rey en la 2008-09, temporada que completaría logrando un ansiado retorno a Segunda, que no se disfrutaba desde los años 60. Pese a la fugacidad del paso por la categoría de plata, el Real Unión permanece entre los equipo aspirantes a retornar, y ha experimentado un tímido renacimiento.

1 comentario:

Ismael dijo...

El fútbol y el deporte en general han caido en manos del dinero y la avaricia, que han contribuido en la decandecia de este.
Ver a jugadores como Le Tessier, o gestas como la del Maradona con el Nápoles ya son muy difíciles de ver.
Un saludo.