lunes, 23 de julio de 2012

El sueño americano

Meola (portero), Vermes (10) y Tab Ramos (9)
¿Que tendrían en común los nombres de Tony Meola, Claudio Reyna, Tab Ramos, Hugo Pérez o Michael Vermes? Pues cualquier aficionado un poco dispuesto y forofo reconocería a varios internacionales de Estados Unidos que estuvieron presentes en los mundiales de Italia 90 y el de su propia nación en 1994. La semana pasada hablabamos del caso de Giuseppe Rossi, que pese a nacer en Nueva Jersey, prefirió defender la camiseta de Italia, llegando incluso a anotar dos tantos a su país natal. Es un caso extraño. Estados Unidos en materia futbolística, hasta ahora, se había nutrido, en gran parte, de hijos de emigrantes. Pero estos cuatro jugadores tienen una historia que aún se remonta más atrás, sus progenitores también se dedicaron a jugar al fútbol... aunque con una nacionalidad diferente.

Claudio Reyna
El caso de Michael Vermes (que faltó en la cita américana del 94), ya lo narramos aquí. Una historia increíble. De padre hungaro exiliado, que también fue mundialista, se volvió en el primer jugador norteamericano en jugar tras el Telón de Acero al retornar a su Hungria natal en pleno dominio comunista. Tab Ramos, pese a ser más de 80 veces internacional y estar presente en tres mundiales, nació en Montevideo. Hijo de un futbolista uruguayo que emprendió rumbo a Norteamérica. Claudio Reyna sí nació en Nueva Jersey, su padre futbolista canterano de Independiente y que llegó a jugar como profesional en Los Andes, emigró al casarse con una americana. Allí nació su hijo que pronto heredaría la pasión por este deporte. 4 mundiales, más de 110 internacionalidades (el 5ª máximo histórico), dio el salto a Europa jugando en Alemania, Escocia o Inglaterra y el mote de Capitán América adornaban su carrera. Marcelo Balboa, fue otro rostro reconocible. 128 internacionalidades absolutas y presencia en tres mundiales. Su padre argentino jugó en varios equipos hasta recalar en la liga de Estados Unidos con los Chicago Mustangs. En la ciudad de Ilinois, nació Marcelo que jugó al fútbol con éxito. También de padre y abuelo profesional es el caso de Hugo Pérez. Sus progenitores defendieron los colores del CD FAS, el equipo más laureado del fútbol salvadoreño, donde nació el jugador, aunque pronto emigró a EEUU. Pronto, decidió seguir los pasos familiares y se inclinó por el fútbol, y rápidamente destacó en una modesta liga norteamericana. En 1990 se preparaba su pase a Europa, al Parma, pero una lesión lo frustró, así como su presencia en el Mundial de Italia 90. Tras probar en Francia, Suecia y Arabia Saudí, estar presente en la cita en casa del Mundial 94 y regresar a la emergente MSL decidió jugar dos años y proclamarse campeón con el FAS, donde colgó las botas y honrar a sus antecesores. Tony Meola sería el último de estas castas. El portero con coleta que era el titular en Italia 90 y EEUU 94. Meola padre había sido jugador profesional en un equipo de la Serie B italiana, el Avellino, antes de emigrar a EEUU. También en el Estado de Nueva Jersey nació Antonio, Tony. Uno de los considerados mejores porteros de la historia de Estados Unidos. La imagen de su padre en Italia 90, enfrentándose su país de origen frente al que defendía la portería su propio hijo fue uno de esos momentos mágicos que entregan los campeonatos del mundo. 

2 comentarios:

Pajarito Esquinero dijo...

Saludos. En tú artículo te faltó Hugo Pérez, nacido en El Salvador, emigró a EE.UU muy jóven, se naturalizó gringo para Italia 90 y USA 94.

Gonzalo Mazarrasa dijo...

No lo conocía. Lo añado ahora mismo, muchas gracias, aunque creo que acudió solo al propio de Estados Unidos, en Italia 90 no me aparece. Aún así gran aporte.