viernes, 15 de junio de 2012

EURO 2012: Los balones de Oro ucranianos

Ucrania prepara con pasión su Eurocopa. Por vez primera fútbol internacional de alto nivel recorrerá sus estadios. Y es que desde época soviética es uno de los deportes más populares. Cuando todavía se actuaba bajo la bandera de la URSS, Ucrania siempre aportó grandes jugadores al combinado. Dos de ellos llegaron a alzarse incluso con el Balón de Oro. Posteriormente, y ya bajo bandera independiente se uniría a esa lista, Andrey Shevchenko.

OLEG BLOHKIN

Para un patriota como él el destino no podía haberle reservado mejor lugar para la Eurocopa de Ucrania que el de Seleccionador de su país. Montó una gran campaña al enterarse que el puesto se lo habían ofrecido a Marcelo Lippi, y Blohkin no veía con buenos ojos que el cargo recayerá en un extranjero. Sus presiones tuvieron éxito y recuperó un puesto que ya ocupó entre 2003 y 2007. Pero mucho antes de eso, Blohkin ya daba que hablar. Fue galardonado con el Balón de Oro en 1975. Le apodaban la Flecha por su velocidad y era un goleador de talento. Fue el pichichi de la Liga soviética en cinco ocasiones, levantó el título en ocho, se convirtió en el jugador que más veces vistió la camiseta de la URSS con 112 apariciones. Con  el Dinamo de Kiev además obtendría éxitos europeos como la Recopa de 1975 o la del 86. Solo muy al final de su carrera pudo abandonar su país para mostrar su talento fuera de la URSS. Después iniciaría carrera política siendo elegido diputado, seguiría como entrenador, hasta el día de hoy, donde pretende recuperar la grandeza del futbol ucraniano en su propio país.

IGOR BELANOV 

Belanov fue otro integrante de los combinados soviéticos y compañero de Blohkin en el Dinamo de Kiev, aunque haya ocho años de diferencia de edad entre ellos. Irrumpió más tarde y jugaba más adelantado, pero tuvo tiempo también de engrosar un brillante palmarés. Con la Recopa de 1986 saltaría a la fama internacional y le sería concedido el Balón de Oro, quizá uno de los menos notorios a la postre. Se pelearían por él grandes europeos y finalmente recalaría en el Borussia Monchengladbach y después en el Eintrach Braunchsweig, mismo equipo donde jugó Lutz Eigendorf, presuntamente asesinado por la Stasi. Tras su periplo alemán retornaría a Ucrania, para jugar en equipos de su región, Odessa, hasta colgar las botas. Actualmente reside en Suiza, donde de hecho se compró un equipo, es el propietario del Fc Wil.

ANDREIY SHEVCHENKO

El rostro más reciente y reconocible, y que ha logrado resistir para estar presente en la Eurocopa capitaneando a su país es el Adreiy Shevchenko. Nació en una URSS que se derrumbaba. Cuando tenía 10 años explotaba uno de los reactores de la Central Nuclear de Chernobyl en el mayor accidente nuclear hasta Fukushima. Poco tiempo después, Ucrania obtendría su independencia, y todavía la acompaña el debate sobre si seguir mirando hacia el Este o aproximarse a Europa Occidental. Shevchenko lo tuvo claro. Destacó en el Dinamo de Kiev durante cinco años seguidos, con sus correspondiente cinco títulos ligueros y unas cifras goleadoras escandalosas. En Europa, el equipo, también lució llegando incluso a alcanzar unas Semifinales de Copa de Europa. Su velocidad, regate y capacidad  le empujaron a salir del país. El Milán se lanzó a su fichaje y desembolsó casi 20 millones de euros en 1999. Hacia tiempo que no despegaba un talento del Este tan prometedor. Y no defraudó. Siete años en el Milán le sirvieron para ser considerado uno de los mejores jugadores de Europa, levantar la Champions en 2003 y alzarse con el Balón de Oro en 2004. Abramovich, dispuesto a comprarlo todo con tal de proclamar al Chelsea campeón de Europa se encaprichó de él. Puso 45 millones de euros en San Siro y se lo llevó rumbo a Londres, aunque su carrera comenzó la cuesta abajo. Pese a ganar la Premier en 2007, sus cifras goleadoras mermaron, regresó cedido al Milán buscando recuperar el olfato pero no tuvo éxito. Los años empezaban a pesar, las piernas no respondían igual, así que en 2009 desanduvo sus pasos y regresó a Kiev. Allí, con galones de estrella se ha mantenido en activo con tal de llegar a la cita con la Euro 2012. El capitán, máximo goleador y más veces internacional (debutó allá por 1995) quiere engrosar sus estadísticas. Está ante una oportunidad única, puesto que Ucrania, solo ha estado presente en una Fase Final de un gran torneo, cuartofinalista en Alemania 2006. Shevchenko, con  35 años, díficilmente llegará a otra gran cita, por eso y en su país, y dirigido en el banquillo por la Flecha Blohkin quiere despedirse a lo grande.

1 comentario:

Jesús Elorriaga dijo...

El Balón de oro de Belanov del 86 es el más incomprensible de todos. Pese a formar parte de la gran URSS de mediados de los 80, durante el Mundial de México su selección no pasó de octavos. Lineker o Butragueño hicieron más méritos. Incluso el cerebro de aquella URSS, el también ucraniano Aleksandr Zavarov se lo hubiera merecido.