sábado, 16 de junio de 2012

EURO 2012: Jerzy Dudek cambió el pico por la pelota

Apenas participó con el Real Madrid, siempre a la sombra de Casillas y sin embargo se convirtió en uno de los jugadores polacos que más tiempo ha permanecido en nuestro fútbol. Jerzy Dudek llegó al Real Madrid para guardar la portería en caso de que Iker tuviera alguna ausencia. Guardameta fiable, había dado lo mejor en el Feyenoord y en el Liverpool con el que venía de proclamarse campeón de Europa, pero los Reds prefirieron apostar por Pepe Reina antes que darle continuidad.

Pero mucho tiempo antes de agrandar una meritoria carrera futbolistica, convertirse en el portero de su país durante el Mundial de 2002 y defender en 59 ocasiones la camiseta polaca, un jovencisimo Jerzy Dudek se preparaba para ser minero... como su padre, como su abuelo, como casi toda su familia y casi todo habitante en su comarca natal. Estudió con la esperanza en dedicarse al fútbol, pero tenía claro de la dificultad que eso entrañaba y sabía que de no resultar para el deporte, su camino sería bajar a la mina. De hecho, todavía en etapa escolar comenzó su formación. Descendia a 400 metros un par de veces a la semana sin haber cumplido aún los 18 años. Allí aprendió cosas que solo pueden experimentarse bajo esa situación: "“La primera vez que bajé tenía 17 años. Sentí mucho respeto y responsabilidad, pero no tuve miedo. Me sentí como uno de ellos, como un guerrero. Estaba orgulloso. Vi que ser minero era muy duro, y eso que yo no hacía trabajos complicados porque era aprendiz. Pero les ves ahí, en las galerías, y descubres que son como un equipo, una auténtica piña. En ese lugar debes estar muy concentrado y ser muy responsable con lo que haces. Hay unas reglas especiales que no puedes romper. Necesitas tener ojos en todos los sitios y está prohibido perder la concentración. Abajo sólo hay un lema: soy tu amigo, dame la mano y hagamos las cosas juntos”.

Tuvo suerte. Un equipo de la región le ofreció probar fortuna en el fútbol. El capataz dio luz verde a su marcha, a cambio de otros dos aprendices de minero y Dudek decidió volcarse al máximo en la oportunidad. Podía ser la única. Y la aprovechó. Satisfizo a su madre que, una vez en una excursión organizada a familiares de mineros, descendió y presenció los trabajos que hacían, lo tuvo claro. No quería que sus hijos se dedicasen a ello. Y el bueno de Jerzy se labró una amplía carrera exitosa en el fútbol.

En abril de 2009 organizó un descenso con rostros conocidos como los del checo Milan Baros (que hoy jugará con su Selección contra Polonia precisamente), Vladimir Smicer y otros internacionales polacos para que experimentasen lo que suponía esta profesión. De la que se libró Dudek. De la que pudo escapar gracias a un balón de fútbol y sus dotes como portero.

Más información:

No hay comentarios: