viernes, 27 de abril de 2012

Amanece en el fútbol chino


No debería extrañar. La economía que más crece del mundo, un país que ya ronda los 1400 millones de habitantes y que se desarrolla a pasos agigantados debía explotar en el fútbol tarde o temprano. En los pasados Juegos Olímpicos de Pekín ya fue la nación que lideró el medallero, hemos visto deportistas de primer nivel nacionales y ahora quiere dar el paso en el deporte rey. 

La relación ha sido complicada. Creada la Federación de Fútbol en 1924 y adscrita a la FIFA en 1931 permaneció en ella hasta 1958, sin clasificarse para ninguna Copa del Mundo, de hecho, disputando pocos encuentros y ante países que reconocían al nuevo Gobierno Comunista, que no eran muchos. Posteriormente se retiró, hasta que pidió su reingreso en 1979. 

Con el retorno, múltiples decepciones. Apeados por Nueva Zelanda de la cita de España, por Hong Kong de la de México 86, provocando graves disturbios entre los ciudadanos de ambas regiones, por Qatar, Irak o Irán en los tres mundiales siguientes. Parecía difícil alcanzar el sueño de alcanzar una Fase Final si no  surgían talentos futbolísticos que exportar a Occidente. Además pese al reingreso de la soberanía sobre Hong Kong y Macao a final del siglo pasado y cesar el mandato británico, estos países mantuvieron su Selección propia y no conformaron una Selección unificada que hubiera mejorado sensiblemente el nivel.

Sería con todo un trotamundos de los banquillos, el serbio Bora Milutinovic cuando China lograría ese hito, alcanzando la clasificación para el primer Mundial disputado en Asia, el de Corea del Sur y Japón de 2002. Pese a perder los tres encuentros, la hazaña fue ampliamente celebrada. Pero resultó un espejismo, China volvió a ausentarse en los dos últimos mundiales. El pasado verano, el Gobierno Chino, consciente del escaso nivel y de la corrupción que rodeaba a la Federación China activó un plan de reactivación del fútbol. Convenció a José Antonio Camacho para convertirse en Seleccionador del país y mostró su convencimiento en ponerse en tres años al nivel de Japón y Corea del Sur, habituales dominadores del fútbol en Asia y que ya han protagonizado buenas actuaciones como el tercer puesto de Corea en 2002 con Hiddink en el banquillo y los octavos de final de Japón en Sudáfrica 2010. De momento, los inicios no muestran excesivos progresos. China volvió a fracasar en la Fase de Clasificación y no acudirá a Brasil 2014.

A nivel de clubes si que están moviendose las cosas. Fue bastante llamativo y mediatico el fichaje de Dario Conca. Jugador argentino, que militaba en el Fluminense. Jamás había sido llamado para defender la albiceleste, había pasado por Chile tras salir del River Plate y recaló en el fútbol brasileño. Con el Flu ganó el título, además de ser elegido como mejor jugador del campeonato en los años 2009 y 2010. Desde allí llamó la atención de los ojeadores del Guangzhou Evergrande. Uno de los equipos más adinerados del país, con un estadio con capacidad para 58.000 personas. La oferta resultó irrechazable para Conca. 11,5 millones de euros por temporada lo que le convertían en el 5ª futbolista mejor pagado del planeta. También se fichó a Sun Xiang, el primer chino en disputar la Champions League con el PSV entre otros. La inversión, al contrario que lo que sucede en Europa con los nuevos ricos, dio sus frutos. El equipo se proclamó campeón en 2011. Eso sí, este verano, el Real Madrid decidió hacer una gira veraniega por el país y medirse al campeón y se impuso por 1-7, evidenciando la amplía diferencia que todavía queda entre Europa y China.
Viendo que el dispendio ha resultado, comienza una nueva época en el fútbol chino. Y para agrandarla, ¿que mejor que convencer estrellas? Dinero hay. El siguiente desembarco mediático fue el francés Nicolas Anelka. Aceptó salir del Chelsea, donde cobraba más de 5 millones de libras y firmar por el Shangai Shensua con un salario que duplicaba sus percepciones en Londres. Además, aseguró que llamaría a Drogba para convencerle a que le acompañase. El club, prefirió llamar a la mujer del africano. En el banquillo, se sentaba su compatriota Jean Tigana, buen jugador y ex entrenador de Monaco, Fulham, Besiktas o Girondins de Burdeos entre otros. Pero los malos resultados provocaron su cese en abril y el bueno de Nicolas asumió la función de entrenador-jugador. Otros nombres prestigiosos, como los de Alessandro Del Piero o Lucas Barrios han sonado en las últimas fechas para tomar rumbo a este campeonato.

También empiezan los rumores para los banquillos. Takeshi Okada, uno de los entrenadores con más renombre de Asia, sobretodo por su buen hacer al frente de la Selección Japonesa dirige al Hangzou Greentown. Europeos aparecen el francés Jean Tigana y el del portugués Jaime Pacheco. Pero con mucho más caché aparecen otros. Marcelo Lippi, el hombre que cosecha un brillante palmarés de Titulos, sobretodo con la Juventus de Turín y que era el Seleccionador de la Italia campeona del Mundo en 2006 parece ser que dispuso una oferta del Guangzhou que superaba los 10 millones de euros. Fabio Capello tras romper con Inglaterra también aparece en muchas de las quinielas ¡pero que leches! Si hasta a Mourinho han intentado tentarle con que venga a Asia... y es que China avanza en un mundo en crisis y esto también se nota en el fútbol.

No hay comentarios: