jueves, 8 de marzo de 2012

El fútbol despegó en Chipre

¿Os acordáis? Yo tenía 14 años, era septiembre de 1998. España sufría una debacle inesperada ante una medianía futbolistica como era Chipre. Perdía por 3-2 en Larnaca ante una Selección de las más flojas del Continente. El resultado le costó el puesto a los pocos días a Javier Clemente, cuya imagen estaba ya bastante quemada. Para Prats, que no llegó a salir o Santi Ezquerro fue su única experiencia internacional. Para Raúl, Nadal, Hierro, Salgado, Sergi, Cañizares, Luis Enrique, Kiko. Amor, Etxeberría o Alfonso, quizá fue el convencimiento que esa Selección no ganaría nunca nada. Quizá también para Michel Salgado, que se estrenaba en ese partido con la Roja. Tenían categoría y talento, pero eso no es lo único que determina los triunfos. Desde luego, echarán un ojo a los tiempos actuales de la Roja con tremenda envidia, mientras ellos experimentaban graves batacazos.



Y eso fue lo que sucedió en Chipre. Ante un equipo de una Isla dividida, cuyos jugadores militaban en la modestisima liga chipriota, salvo un par de excepciones que habían dado el salto a la vecina Grecia. Esos jugadores hicieron tambalear España y se cargaron al seleccionador. En la vuelta, dio igual que España se impusiera 8-0 y que por supuesto estuviera presente en la Eurocopa del año 2000. Fue una de esas derrotas que dejó huella.

Pero también sirvió como hito nacional en Chipre. Y basta ver la gigantesca evolución y mejoría del país en el fútbol. Desde entonces la Selección dejó de celebrar empates y ha ido consolidando resultados (Su mayor victoria histórica al derrotar por 5-0 a Andorra, victorias sobre Irlanda, Israel, Gales, empates ante Alemania o Portugal). Jugar en Chipre ya no era un chollo. Y recibirlos, ni mucho menos una garantía. Y, sinceramente, el plantarse en una Fase Final no suena a disparate. 

Lo mismo sucedía a nivel de clubes. De ser percibidos como peritas en dulce, los equipos plantan cara. El Anorthosis se cobró una histórica venganza en la fase previa de la Champions ante el Trabszonspor turco. También, cuando en la década de los 70, se quiso convertir a la liga chipriota en una segunda división griega, esa etiqueta ha quedado totalmente desprendida. Ahora, incluso se ve a internacionales griegos rumbo a Chipre, cuando antes, era la migración inversa para quien quería prosperar en el fútbol. Asi fue como, de nuevo, el Anorthosis (con algunos destacados griegos como Dellas, campeón de Europa en 2004) se impondría al Olympiakos, demostrando que ese escalafón inferior había dejado de existir. En esa ronda, el equipo de Famagusta dejaría fuera a los de El Pireo y sería la primera vez que un equipo chipriota disputaría la Champions. Ayer, el Apoel, que ya había roto la barrera al plantarse en octavos, imponiéndose en un grupo con Oporto, Zenit de San Petersburgo y Shaktar Donestk, decidió ir más lejos. Derrotó al Olympique de Lyon y ya espera rival en cuartos. A la Liga comienzan a asomarse jugadores europeos. El coeficiente UEFA se dispara y es que Chipre llamó a la puerta del fútbol y una vez abierta, quiere pasar hasta el fondo.

2 comentarios:

Xesc dijo...

Aún recuerdo nuestra eliminatoria en UEFA frente al Apoel en el año 2003.

1-2 en el GSP de Nicosia con goles de Toni González y Bruggink y 4-2 en Palma con triplete de Eto'o y otro de Correa.

Ayer aún jugaron Charalambides y Alexandrou en el Apoel, mientras que en el Mallorca ya no queda nadie.

Gontxo dijo...

Yo también lo recuerdo (y la columna de Alejandro Vidal en Diario de Mallorca con un A-PO(r)-EL(los)...

Era el debut de Aragonés en su segunda etapa, y aunque parecía hecho, y se abusó de los suplentes, al final pudo complicarse. Aunque claro... estaba un tal Samuel Etoo. Por aquel entonces (2001), todavía parecían poca cosa los chipriotas. Luego me rebusco la alineación y examinamos.

Saludos Xesc