jueves, 24 de febrero de 2011

Al Gaddafi que le dio por el fútbol

El mundo vuelca ahora su atención en Libia, donde las revueltas amenazan el puesto de Muammar al Gaddafi, que gobierna en Tripoli desde hace 41 años, pese a que no dispone de ningún cargo reconocido salvo el ambiguo "Líder de la Revolución". Su figura fue variando en Occidente. Ascendido al poder con menos de 30 años tras derrocar a la Monarquía Libia y la Junta Militar que gobernaba, Gaddafi ocupó la dirección del país y llevó a cabo una política autoritaria y de enfrentamientos tanto con Israel como con EEUU. Entró en guerra con Chad y financió y prestó apoyo a grupos terroristas árabes responsables de varios atentados sobretodo en las décadas de los 70 y 80. Con los años, tras los bloqueos y bombardeos américanos, fue cediendo a una política más amable. Se alejó del mundo árabe, reconoció el Estado de Israel y fue recibido y le visitaron diversos líderes europeos con variedad del espectro ideológico. Ahora, con las revueltas de 2011 y la brutal represión llevada a cabo, el mundo Occidental vuelve a reencontrarse con el brutal dictador y pretende forzar su marcha...

Pero en los tiempos de apertura, de negocios, de superación de "viejas rencillas evidentemente arrepentidas", Gaddafi disfrutaba de reconocimiento en Europa, a un hijo suyo se le vinculaba amorosamente con una actriz judia y para acabar de occidentalizarse al máximo, la familia prestaba atención al Deporte Rey, el fútbol. El tercero de sus hijos, Saadi Gaddafi no mostraba ningún interés por la política, pero sin embargo era un apasionado del balompie. Y ser hijo del mandamás de tu país abre muchas puertas. Además de ser Hijo supremo por derecho dinástico, Saadi se reservó la Presidencia de la Federación de Fútbol y la del Comité Olímpico de Libia. También empezó a mostrar sus virtudes futbolísticas jugando en uno de los equipos punteros del país, el Al Ittad, del que además era Presidente y Capitán, al igual que de la Selección Libia, por supuesto. Contrató a Ben Johnson como preparador físico, y a Maradona como imagen para potenciar el fútbol y con la intención de que le enseñará algunos "trucos del fútbol"... Todo por extender la afición a este deporte y preparar su futuro profesional. "Quería ser como Ronaldo" fue su cita más celebre.

Ya en el año 2000 se especuló con su salto a Europa para disputar la Champions League en el campeón de Malta, pero finalmente el traspaso no se produjo. Pero, esto no le desanimó y de hecho, hizo que fijase su desembarco en una liga de mayor repercusión. En 2002, Lafico, siglas del consorcio libio de inversión en el extranjero decidió adquirir por 21 millones de euros el 7,5% de acciones de la Juventus, lo que convertía al Régimen Libio en el segundo máximo accionista del equipo turinés solo por detrás de la familia Agnelli. Ese porcentaje, que se mantiene hoy día, llevó con derecho propio a la Junta de Administración a un representante y el elegido fue Saadi Gaddafi, rumoreandose además su posible contratación como jugador.

Pero no sería con la camiseta de la vechia signora con la que se estrenaría en  una liga de prestigio, como la italiana. Fue en 2003 cuando se anunció su fichaje por el Peruggia y Saadi, por incompatibilidades lógicas tuvo que renunciar a su función de directivo juventino para firmar por su nuevo club. No se puede decir que tuviera mucho éxito, ya que a los pocos meses y sin haber llegado a debutar en partido oficial se hizo público un positivo por dopaje que le apartaría tres meses de cualquier opción de jugar.  Enric Gonzalez lo narraba con diversión en una historia del calcio. Tanto su estreno en un amistoso frente a un equipo no profesional como su posterior positivo. El caso es que no fue hasta un año después, cuando Gaddafi pudo estrenarse en el Calcio, en 2004, cuando saltó al campo a falta de diez minutos en la victoria del Peruggia ante la Juventus por 1-0. El entrenador, Sense Cormi, que apenas le había convocado en un par de ocasiones con anterioridad decidió darle la alternativa por lo motivado que vio al jugador: "Su sueño era jugar contra la Juventus" aseguró. Con esa escasa aparición abandonó Peruggia, pero, misteriosamente encontraría acomodo en otros dos conjuntos de Italia, el Udinese con el que tendría otra satisfacción en forma de partido, por supuesto saliendo desde el banquillo y la Sampdoria, con la que se quedó en blanco. Tras estas experiencias al máximo nivel decidió colgar las botas.

Al menos sus gestiones como dirigente futbolístico, que hoy en día continúan, tuvieron más repercusión. Logró la celebración de la Supercopa italiana en Tripoli en 2002, y en 2003 también estaba prevista pero fue desechada por motivos de seguridad. Libia optó, sin éxito a celebrar el primer Mundial en suelo africano, aunque la agraciada fue Sudáfrica y se presentó al cargo de Presidente de la Confederación Africana de Fútbol (CAN) pero no resultó elegido. También, por las buenas relaciones con el régimen venezolano, decidieron bautizar como "estadio Hugo Chavez" un campo construido en la ciudad de Benzhagi, la segunda más grande del país. Por supuesto, Saadi fue el encargado de inaugurarlo. Una larga trayectoria en los despachos y otra, más curiosa, en los terreno de juego... veremos si termina en las próximas fechas.

Agradecer la información a:

martes, 22 de febrero de 2011

Beckham, Redknapp... ¡orgullo cockney!

Para cambiar un poco la temática nazi de los últimos posts que estaba convirtiendo al blog en el Canal Hitler... digo Canal Historia... vamos a darnos una vuelta por lindes más cercanas. Los dos protagonistas de hoy no necesitan presentación: David Beckham, la ex extrella de Manchester United y Real Madrid y ex capitán de la Selección Inglesa, que cada vez se fue desvinculando más del fútbol para convertirse en icono de la moda, el glamour, la publicidad y como uno de los adalides del metrosexualismo. El otro, el entrenador Harry Redknapp, apodado Houddini por sus brillantes temporadas en el Porstmouth con el que ganó la FA Cup en 2008 y sobretodo por los últimos años con el Totemham al que ha situado luchando entre los 4 clásicos grandes de la Premier y por delante del multimillonario Manchester City de los petrodolares o del prestigioso Liverpool. Su nombre, suena cada vez con más fuerza para sustituir a Fabio Capello al frente de la Selección Inglesa. Y, curiosamente, el del ex madridista como su ayudante en el cargo.

Para eso todavía falta tiempo... pero Redknapp y Beckham han mantenido conversaciones para otros asuntos más recientemente. "Houddini" estuvo tratando de convencer al centrocampista para que se comprometiese tres meses cedido con el equipo londinense mientras la Major Soccer League se encontraba de vacaciones, algo que Sir David había hecho con el Milán los dos últimos años. Finalmente, no se produjo el fichaje aunque Beckham si que ha estado entrenando durante más de un mes con los Spurs. Hoy, se anunciaba el fin de este periodo de entrenos y el futbolista regresaría a Los Angeles. Como despedida Beckham decidió invitar a comer a la plantilla a una "típica comida londinense", según dicen formada por empanada, puré y otros productos que normalmente no degustan los profesionales del fútbol.

Al parecer, los jugadores extranjeros se sorprendieron de los contenidos del ágape y el entrenador Redknapp ha aludido a ella y a Beckham con camadarería, asegurando que no todos pueden entenderla porque "solo los "cockneys" saben en que consiste". Redknapp hacía referencia al origen de nacimiento de ambos utilizando el termino cockney. Este "gentilicio" procede de la zona del East End de Londres, considerada de clase baja y trabajadora (quien ha visto y quien le ve a Beckham eh), con unas características lingüísticas, sobretodo en cuanto a la pronunciación bastante propias. El término, que se estima que apareció en el siglo XIV, se ha rodeado de cierta leyenda como "nacer al oído de las campanas de la Iglesia de St. Mary Le Bow" que fue destruida durante los bombardeos de la II Guerra Mundial y reconstruida 20 años después. Lo cierto, es que sobretodo el acento ha sido siempre despreciado y mal considerado por el resto de londinenses y de británicos. Se le ha tratado de manera despectiva y su utilización en personajes de literatura, televisión, etc... se ha reservado para gente poco culta. Hoy sin embargo, "Houddini" Redknapp lo ha exhibido con orgullo y ha recordado los orígenes de ambos.

domingo, 20 de febrero de 2011

El Perú-Austria de los Juegos Olímpicos de Berlín´36

No es uno de los episodios más famosos de la historia del fútbol, aunque sí es motivo de orgullo y cuestión nacional para un país muy poco agraciado en el deporte: La victoria de Perú sobre Austria por 4-2 en los Juegos Olímpicos de Berlín y que resultó anulada por los organizadores. En el país sudamericano se recuerda esa Selección como uno de los mejores conjuntos que ha dispuesto en su historia y esta descalificación en los despachos reportó más grandeza y elevó a la categoría de mito a sus integrantes.

Los famosos Juegos Olímpicos de Berlin, considerados en muchos lados como la primera gran instrumentalización del deporte como propaganda con fines políticos ya venían precedidos de la polémica. Amenazas de plante, discusiones sobre un posible boicot, otros Juegos populares de ideología socialista como alternativa... y, de manera inevitable, pasaron a la historia por varios sucesos, y uno fue el enfrentamiento en fútbol entre la Austria, de entre otros, Mathias Sindelar y Perú. 

Eran los Cuartos de Final en una eliminatoria que se presuponía bonita. Austria había sido semifinalista en el anterior mundial y jugaba con cierto carácter local en Alemania. Perú presentaba una de sus mejores equipos... Y el encuentro no defraudó. Austria tomó ventaja con dos tantos y posteriormente Perú los empató en la segunda parte. Fue necesaria la prórroga, donde los jugadores sudamericanos se mostraron más fuertes. Anotaron dos tantos más y  las crónicas hablan de que hubo incluso otros tres goles que fueron anulados. Los aficionados peruanos estallaron de jubilo. Según cuentan, ya habían superado el graderío y se habían instalado en las pistas de atletismo para animar a su Selección de manera mucho más cercana. Y cuando el encuentro acabó saltaron al campo a abrazar a sus héroes que habían logrado el pase a Semifinales. La excitación fue común también en Lima, donde se habían congregado en varias plazas para poder seguir el encuentro. Toda esa alegría no duraría mucho. 

Los austriacos reclamaron la repetición del encuentro, alegando que se sintieron intimidados por este "desembarco" de hinchas peruanos en las proximidades del campo. La FIFA y el comité organizador accedieron a la reclamación austriaca y fijaron la repetición del partido sin aficionados en la cancha, sin que nadie de Perú pudiese representar a su país y presentar las alegaciones pertinentes ya que según se justificó no pudieron acudir a la reunión por estar el tráfico bloqueado por un desfile militar. Cuando la decisión se hizo publica, toda la alegría peruana se tornó en indignación. El consulado alemán en Lima fue asaltado, las banderas olímpicas retiradas y el Presidente Benavides tomó la decisión de retirar por completo a todos los deportistas peruanos presentes en los Juegos. Colombia se solidarizó y también hizo regresar a los suyos. Argentina, Chile, Uruguay y México protestaron y manifestaron su apoyo a Perú aunque no se retiraron de las competiciones.

Los deportistas peruanos, tras pasar unos días en París con todos los gastos pagados por el Gobierno, regresaron en barco y fueron aclamados a su llegada por una multitud que les recibió en el puerto de Callao y los desplazó en volandas al Centro de la ciudad, vitoreandoles como auténticos héroes. La prensa ya había tomado la descalificación como una afrenta nacional, y el éxtasis fue tan en aumento que en muchos lugares se les consideraba que esa victoria les convertía en los Campeones y medalla de Oro de los Juegos Olímpicos, agravando aún más la decisión que había tomado la FIFA.


Los motivos de la polémica decisión de la FIFA de repetir el encuentro no han sido esclarecidos totalmente. Como en el caso de Jesse Owens, al que Hitler nunca se negó a darle la mano, pero la mentalidad colectiva ha acabado asentando esa versión de la historia, durante mucho tiempo se ha pretendido ver la decisión del Führer, austriaco de nacimiento, que ante la imposibilidad de digerir una derrota de su país natal ante unos futbolistas de una raza inferior tomase la médida de deshacer el triunfo peruano... Aunque los Juegos estaban mediatizados, influidos y celebrados bajo la organización nazi, nunca se ha sabido si Hitler instó a la FIFA a ordenar repetir el encuentro. Además, años después se dio a conocer esa ausencia de dirigentes peruanos en la reunión que debía resolver las protestas austriacas por la entrada de aficionados en el terreno de juego. Y  en esto también hay diferentes apuntes, que culpan de negligentes a los representantes peruanos por no acudir al acto. Otros, responsabilizando a la FIFA, aseguran que la reunión fue variando de horario y sede para dificultar la presencia de los defensores sudamericanos... El caso es que Perú ganó sobre el terreno de juego y su descalificación y posterior retirada quedó para la historia del fútbol, engrandeció a la Selección blanquiroja y sembró (más) dudas con respecto a la imparcialidad de los organizadores..

Fotografías del Diario El Comercio (Perú) extraídas de "La victoria perdida" (El inquisidor perpetuo)

sábado, 12 de febrero de 2011

¿Futbolistas homosexuales?

El portero Neuer que anima a los futbolistas gays
 a hacer pública su condición sexual
La homosexualidad en el fútbol sigue siendo un tema prohibido. Con la recordada excepción de Justin Fashanu que salió del armario en 1990, en una triste historia que acabó con el muchacho suicidándose y siendo repudiado incluso por su propia familia. Desde entonces, más de 20 años después, sigue sin haber ni rastro de futbolistas que admitan su condición de homosexuales de manera pública, pese a que en los mentideros, rumores e incluso prensa del corazón se sugieren casos, surgen teorías o se llegó a anunciar a bombo y platillo que en próximas ocasiones se desvelarían nombres de jugadores de equipos poderosos… pero al final nunca se publicaron, según dicen por presiones del propio club... Quizá nunca se dispuso de esa información y simplemente fue para generar atención. Pero el caso es que la red de silencio sigue vigente.
Xisco Jimenez (derecha) besando a
 otro hombre en la boca
En los últimos años se han acrecentado los rumores. La homosexualidad ha dejado de ser un tema tabú en la sociedad y muchos de este gremio deseaban romper la barrera y conseguir la declaración de un futbolista profesional, único mundo que permanece como “coto cerrado libre de desviaciones”. Al existir Internet es más sencillo que surjan rumores, teorías y sospechas. El mallorquín Xisco Jiménez, actualmente jugador del Depor, en su etapa en el Newcastle se convirtió en el gay de la Premier League porque se desvelaron multitud de fotos en las que se mostraba cariñoso y se besuqueaba con otros hombres. No reveló de qé cáracter eran las fotos... peeo qudó marcado. Otros futbolistas, pese a subrayar su heterosexualidad han aceptado sin problemas hacerse fotos y ser portadas de publicaciones gays. Aitor Ocio lo hizo con la revista Zero en España (la misma que anunció la publicación en su último número de un jugador en activo que nunca llegó), y Datolo, argentino, actual jugador del Espanyol, en una revista de Italia. El Nápoles no se tomó a bien su posado y decidió multarle, alegando que no había respetado el contrato de derechos de imagen que le unía con el club italiano. 

Imagenes de Datolo a una revista gay en Italia
cuando jugaba en el Napoles
Y esta misma semana, volvía la rumorología y las teorías. Neuer, actual guardameta del Schalke 04 y de la Selección Alemana declaraba en una revista de tendencia gay “que los futbolistas homosexuales deberían confesar su condición ya que supondría un alivio”. Pese a que en ningún momento dijese que él es homosexual (cosa que desconocemos), en no pocos sitios de Internet se consideraban las declaraciones del portero como una confesión y por tanto, la salida del armario de un futbolista profesional. En la misma entrevista aseguraba que “los aficionados se acostumbrarían rápidamente a esta situación”. Curiosamente, y sin que se montase tanto revuelo, el también alemán, Mario Gómez hizo unas declaraciones similares meses atrás. De momento, la homosexualidad en el fútbol sigue siendo de ámbito privado… Y de momento, porque lo de Neuer no es así, salvo el caso de Fashanu en 1990, ningún jugador ha reconocido que le gustan las personas de su mismo género.
Número de la revista Zero con Aitor Ocio en portada

martes, 8 de febrero de 2011

Mathias Sindelar, el "Mozart del fútbol" que resistió al nazismo

Tumba de Mathias Sindelar en Viena
Mathias Sindelar está considerado el mejor futbolista austriaco de la historia. De orígenes judios, se crió en Viena mientras su padre, un herrero venido a menos intentaba prosperar en la capital del Imperio Austrohungaro. Sindelar empezó a jugar en las calles, con 15 años su nombre comenzaba a ser conocido y su salto al profesionalismo lo dio en el Austria Viena, con el que se haría un nombre, conquistaría varios títulos de Copa y anotaría la friolera de más de 600 goles. Con su Selección también obtendría importantes reconocimientos. Lideró a Austria en el Mundial del 34 alcanzando las Semifinales y siendo unicamente frenada por la organizadora Italia, en un campeonato bastante influido por presiones políticas por parte de Mussolini hacia árbitros, jugadores y demás. 

El nombre de Sindelar no paraba de crecer. Sonó para dar el salto al fútbol británico, fue pionero como hombre-anuncio y participó en varios largometrajes. Hasta que, las convulsiones políticas del periodo de entreguerras pondrían fin a su brillante carrera pero colocarían su figura para la historia.

La Alemania del III Reich consiguió la anexión de Austria en marzo de 1938, sin mayores problemas que las tímidas protestas de las naciones vencedoras de la I Guerra Mundial. Hitler tenía en mente construir el Imperio más poderoso de la tierra y su régimen totalitario pretendía gobernar en todas las facetas del ciudadano, incluido el deporte. Con la unión de las poderosas Selecciones de Alemania y Austria, semifinalistas en el anterior mundial, el campeonato de 1938 que se celebraría en Francia podía suponer otro prestigioso triunfo del nazismo sobre la devaluada democracia que gobernaba en París.

Pero Sindelar, con pasado judío, ideas socialdemocratas y despreciando la anexión de su país y los ideales nazis que conllevaba vestir esa nueva camiseta, no aceptó formar parte de la Selección Alemana que absorvía Austria. Desde el principio lo tuvo claro. El 3 de abril en Viena, poco tiempo después de la anexión, se produjo un amistoso entre Austria y Alemania, que debía servir de bienvenida (o despedida) para la integración de ambos conjuntos en uno solo. Los nazis esperaban una victoria alemana sin mayores problemas, mostrando la superioridad y considerando que nadie se negaría a plantar cara. Pero Mathias Sindelar sí lo hizo. En primer termino, no aceptó hacer el pertinente saludo nazi con el brazo extendido en el momento que sonaban los himnos (algo que ni siquiera se atrevió a negarse la Selección inglesa un mes más tarde en Berlín), ante la sorpresa de los líderes nazis presentes en el palco.

Y el partido se convirtió en la pantomima que se presuponía... el "Mozart del fútbol" como hacía tiempo que se le conocía se dedicó a driblar a la defensa alemana, a volverles locos a base de regates, a vacilarles que se diría hoy en día y cada vez que tenía oportunidad de marcar decidía errar el lanzamiento con descaro disparando fuera de una manera impropia para un jugador con la clase que atesoraba. Hasta que se cansó del burdo teatro, y decidió honrar su nombre, resistirse al nazismo y quizá condenarse a muerte. En la segunda parte lideró a su equipo. Su amigo hizo el primer tanto y el propio Sindelar anotaría el definitivo 2-0 que acompañaría con una burlona celebración a modo de danza frente al palco repleto de dirigentes nacionalsocialistas.

Su gesto nunca fue olvidado, y aunque se le siguió tentando para sumarse a la nueva Selección Alemana, sobretodo con vistas al Mundial del 38, Sindelar lo rechazó categoricamente. Abandonó la práctica del fútbol y pasó a un segundo plano, pese a que la Gestapo decidió investigarle a él y a su familia por sus orígenes judíos. Hasta que en enero de 1939 su cuerpo apareció muerto junto al de su pareja, una joven italiana. Las causas de la muerte han sido poco claras pese a haber pasado 70 años. Se sabe que falleció por inhalación de monóxido de carbono mientras dormía. La versión oficial consideró que fue un accidente por un escape de gas. Otros apuntaron la versión de un suicidio junto a su pareja, ante la insostenible vida que llevaba. Mientras que hay teorías que apuntan a un asesinato por parte de los nazis.

Cuando se publicó su muerte el correo de su club, el Austria Viena, quedó colapsado con mensajes de pésame. Y a su entierro, celebrado como funeral de Estado, llegó a congregar a más de 20.000 personas ampliamente vigiladas por tropas nazis por temor a incidentes posteriores. Su tumba en Viena quedo escrita con letras doradas y una estatua de una pelota. Lo mejor que sabía hacer y la mejor manera que tuvo de plantar cara al nazismo.

Documental Canal Historia:



martes, 1 de febrero de 2011

BIBLIOTECA: Fútbol: Una religión en busca de un Dios

Segunda vez que aparece un libro de Manuel Vázquez Montalbán en la sección de la Biblioteca tras "La aznaridad". En esta ocasión se trata de "Fútbol: Una religión en busca de un Dios" editado postumamente  por Debate en 2005. El libro, que fue finalizado por su hijo aunque respetando lo que se encontró en el ordenador del autor, era un repaso seleccionando la multitud de artículos que había escrito Vázquez Montalbán sobre el deporte rey y en el que reflexionaba si este se había (o estaba a punto) de convertirse en la nueva religión laica del siglo XXI.

Repasa aspectos futbolísticos, que en el ensayo introductor todavía se relevaban dudosos y que años después han sido completamente despejados. La supervivencia de los clubes con sus identidades tras la sentencia Bosman, la fuerza de los campeonatos nacionales, el desembarco de jugadores mediáticos con menores condiciones pero con un implacable éxito comercial, la búsqueda de ese nuevo "Dios" que suceda a Di Stefano, Pelé y Cruyff y de cuyo Olimpo se cayó Ronaldo debido a las lesiones cuando estaba llamado a ser el primer gran grenio del siglo XXI hasta el fenómeno Bechkam...

Todo ello con especial atención a "su" FC Barcelona y su rivalidad con el Real Madrid, relacionándolos con otros aspectos de candente actualidad de finales del siglo XX y comienzos del XXI, así como especula sobre el papel de multinacional de la FIFA o de la figura de grandes ídolos de todas las épocas.