jueves, 10 de noviembre de 2011

Las dudas existenciales portuguesas


2004: Portugal se viste de gala para acoger su primer gran evento deportivo: La Eurocopa de Naciones. La sede fue decidida en 1999. Anteriormente los portugueses ofrecieron a los españoles realizar una candidatura ibérica conjunta, pero España lo rechazó y optó por presentarse en solitario. Finalmente sería Portugal la designada ante la sorpresa y decepción de los españoles que daban por seguro su triunfo. Portugal se preparó a conciencia, se remodelaron estadios, se levantaron otros nuevos, algunos con categoría 5 estrellas, se mejoró la red de transportes... algo que no ha evitado, sin embargo,que Portugal tuviera que solicitar la ayuda europea y ser intervenida hace apenas unos meses.

En el ámbito deportivo, Portugal, una Selección que nunca se había visto entre las grandes (con la excepción de las Semifinales del Mundial de 1966), parecía crecer a ritmos agigantados y se la tenía en cuenta. En su Eurocopa realizó un juego brillante y todo parecía destinado a proclamarse campeona de un gran torneo por vez primera en su historia y en Lisboa... pero apareció el inesperado milagro griego, que les arrebató la gloria.

Pero al menos, la Selección en la que figuraban veteranos como Figo, Rui Costa, Pauleta, gente curtida como Carvalho, Andrade, Miguel, Nuno Valente e irrumpían figuras como Deco o sobretodo Cristiano Ronaldo parecía disponer de buenas mimbres. Así fue como alcanzó las Semifinales dos años después en el Mundial de 2006 en Alemania, derrotada por la más veterana Francia de Zidane, Ribery y compañia que daba sus últimos coletazos.

A partir de ahí, Portugal atraviesa un peligroso vacío, repleto de dudas que no se corresponde con su teórico nivel. Scolari abandonó el banquillo, Figo y Pauleta, dos símbolos, ya no regresarían a la Selección. Y, pese a disponer de un tremendo Cristiano Ronaldo, la Selección camina dando tumbos y sin visos de recuperación.
Queiroz clasificó al equipo a la Eurocopa de 2008 y sobretodo al Mundial de 2010 con muchisimos apuros. Se inició además una etapa de "nacionalizaciones" no recibidas con agrado por todo los portugueses, contrarios a recurrir a estas artimañas para nutrirse de las ex colonias. Los más evidentes los nombres como Deco, Pepe o Liedson, nacidos todos ellos en Brasil y que fueron asimilados rápidamente para vestir los colores portugueses. El último resultó el más dañino a la vista, ya que ante la incapacidad de encontrar un delantero solvente, Liedson, delantero del Sporting de Lisboa hizo su debut internacional a los 32 años. No puede haber quejas sobre su rendimiento, marcando en su debut que sirvió para rescatar un importantisimo punto en Copenague ante Dinamarca, y otro para derrotar a Hungría. Sus goles contribuyeron para clasificarse y Queiroz siguió confiando en él para el Mundial, donde también marcó ante Corea del Norte. Sus registros son 4 tantos en apenas una docena partidos. Pero para el orgullo portugués, tener que recurrir a una nacionalización de un jugador que superaba los 32 años, con escasa perspectiva de futuro (de hecho, al año siguiente regresó a la liga brasileña), dejaba la imagen nacional muy tocada. Recientemente, se especula, con que el ofrecimiento de jugar con Portugal, también se le hizo a Hulk, delantero brasileño del Oporto.

Cerrada la etapa Queiroz, con muchas más sombras que luces, se inició la de Paulo Bento, aunque Mourinho estuvo sobrevolando e incluso solicitó al Real Madrid ejercer de Seleccionador en un par de encuentros, a modo de "salvador nacional". Con Paulo Bento, Portugal sigue generando dudas, en todas las línas desde la portería al delantero. Cristiano Ronaldo no luce como en el Real Madrid, su compañero de equipo Carvalho, peleado con el seleccionador ha renunciado a seguir vistiendo la camiseta portuguesa, lo mismo ha hecho Bosingwa que se despachó a gusto esta misma semana. A gente que se le auguraba un gran futuro como Moutinho se ha estancado y, Portugal tendrá que afrontar una dura repesca ante Bosnia si quiere estar presente en la próxima Eurocopa. Si no el mazazo sería mayúsculo y las dudas existenciales seguirán perdurando y podrían agravarse en profunda depresión.

No hay comentarios: