jueves, 11 de agosto de 2011

Un vistazo a la AFE: Segunda parte (El mandato Rubiales)

Como vimos en la primera parte, Rubiales logró en marzo de 2010 acceder a la Presidencia de la AFE. Desbancaba a Gerardo González Movilla, y el ex jugador entre otros de Lleida, Xerez, Levante, Alicante o el Hamilton de la liga escocesa se convertía en el quinto presidente de la historia del sindicato de jugadores. Pese a reforzar su junta directiva con la imagen de Iker Casillas y David Villa, su equipo venía formado por jugadores de escalafones bajos, que sabían, como él, lo que era padecer los impagos de equipos pequeños, lucir botas en Segunda y Segunda B y sobretodo recibir excusas y aplazamientos cuando tocaba emitir salarios. Rostros de currantes del fútbol de la división de plata y que a los aficionados forofos nos sonarán como José Ortiz, Xavi Oliva, Luis Gil, Tito, Jesule o Azkoitia pese a que sus apariciones en 1ª han sido muy escasas. Por contra, la hoja de servicio de Rubiales también le situaba en el sospechoso Athletic-Levante, en el que supuestamente los valencianos se dejaron perder con lo que el equipo vasco salvó la categoría. 

Tras poco más de un año, la figura de Rubiales genera choques importantes. Nada más acceder al cargo convocó la primera huelga que coincidía con un Real Madrid-Barcelona en abril de 2010, pero esta, con mediación del Consejo Superior de Deportes no llegó a producirse. Posteriormente, sería una protesta que no germinó en convocatoria de huelga, al disputarse jornada liguera en la fecha del 2 de enero. Días que el convenio reflejaba como inhabiles para establecer competición oficial.

Pero antes de acabar la Liga se produjo un nuevo conflicto. Esta vez con la demanda, compartida por algunos clubes de abolir la obligatoriedad de emitir un partido en abierto por jornada. ¿Se trataba de un cierre patronal del que se descolgaron algunos equipos? ¿que pensaban los futbolistas?. En esta ocasión sería una juez la que desestimó la convocatoria y dijo que debía disputarse la jornada. 

Otro motivo que pasó factura a la imagen de Luis Rubiales, además de sus continuas amenazas, que no llegan a ejecutarse, fue la convocatoria de Huelga General del 29 de Septiembre de 2010 que se produjo contra el Gobierno Central. En un discurso constante que pretendía recabar apoyos, o al menos, granjearse las simpatías de los sectores externos al fútbol, que también atraviesan por dificultades, la AFE decidió tomar la decisión de no sumarse a la convocatoria. Con algunas excepciones, el fútbol permaneció impasible a la llamada.

Ahora, aunque las amenazas ya comenzaron a sonar desde abril pasado, Rubiales vuelve a amenazar con que el comienzo de la competición liguera en nuestro país no está garantizado. Temas como el fondo de Garantía Salarial, los derechos de imagen o los pagos durante las vacaciones vuelven a traer tambores de guerra. Son ya tres las ocasiones en que hemos visto amagos o convocatorias sin éxito. Veremos que sucede hasta el día 20, cuando ya hay horarios y árbitros fijados para iniciar la Liga.

En esta ocasión, el ruido no solo procede de España. Parece que en Italia las negociaciones por el convenio colectivo han provocando que los jugadores también amenacen con un plante. Veremos sin con más credibilidad que la que posee en España Luis Rubiales. Por cierto, en España, el convenio colectivo de la 2010-11 fijaba un salario mínimo de 120.000 euros para los futbolistas de 1ª y 60.000 para los de Segunda... y hay que negociar el del próximo trienio...

No hay comentarios: