miércoles, 10 de agosto de 2011

Un vistazo a la AFE: Primera parte (Historia)

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), de la que se lleva oyendo hablar con mayor o menor ruido, con más o menos seriedad, con asuntos tan variados como amenazas de huelga como partidos con afán recaudatorio... en definitiva, una imagen extraña y confusa en lo que viene a ser el Sindicato español de futbolistas.

Nació, junto a la hornada de sindicatos y partidos políticos que se fueron legalizando en nuestro país en enero de 1978. En otros países ya existían figuras parecidas, como en Francia, cuyo nacimiento databa de la década de los 60 y también tuvo su brote en pleno Mayo del 68. Incluso, en 1965, el organismo tomó forma internacional con la creación de la FIFPpro.

En España, su primer presidente fue el sevillano, ex jugador de Betis y Valencia, Joaquín Sierra, "Quino", internacional en 7 ocasiones, y que ante la negativa del Betis de traspasarlo al Real Madrid en 1970 decidió negarse a jugar reclamando la abolición del derecho de retención que tenían los clubes españoles hacía los jugadores que formaban. Ocupó la presidencia entre el 78 y el 82, con un paréntesis del periodo de Juan Manuel Asensi en 1979. Con Quino se produjeron los primeros paros de futbolistas, en plena Transición, con un Estatuto de los Trabajadores en gestación, persiguiendo al Ministro de Turno solicitando una reunión... En 1979, con su vieja lucha en pos de abolir el derecho de retención y en 1981, en la que se reclamaban los adeudos a los futbolistas así como eliminar la obligatoriedad de alinear un jugador sub 20. En 1982 se produciría el tercer parón. En esta ocasión motivado por el reparto de los derechos de imagen de los jugadores que algunos clubes se apoderaban para sí. Pero en esta ocasión, el seguimiento, apenas a tres jornadas del final de liga resultó muy escaso. Antes de eso, y para que no todo fuese una imagen sindical combativa, la AFE había presentado a su mascota Andrés el ciempiés.

Le sucedió en diciembre de ese 1982, otro presidente combativo y que amplió y asentó la organización, Juan José Iriarte, seguidor de Mao, arquitecto técnico y aficionado al rock. Convocó huelga en 1984 reclamando mejoras en las tasas impositivas así como mayores derechos en seguridad social. Su paro duró dos jornadas en 1984, y es hasta el momento la último huelga en el mundo del fútbol español.

Iriarte dejó paso en 1988 a Gerardo González Movilla, que se mantuvo en el cargo la friolera de 21 años hasta 2010. Medró incluso hasta ocupar la presidencia de la Asociación Internacional de futbolistas. Su mandato, se antojó sospechoso, mucho menos reivindicativo, combativo, sin huelgas ni conflictos llamativos (quizá con las únicas excepciones del limite de jugadores extranjeros así como con la implantación de la Ley Bosman que retiraba la plaza de jugador extranjero a los comunitarios de la Unión Europea). La connivencia entre Gerardo Gonzalez Movilla y RFEF llegó a ser tan indisimulada que el presidente del teórico sindicato acabó sentándose en la junta de la Federación sin problemas.

Hasta que en 2010, con una imagen muy deteriorada Movilla decidió retirarse de concurrir a unas nuevas elecciones y ceder el paso al surgir una oposición fuerte en la figura del ex futbolista Luis Rubiales que pretendía acabar con el mandato que duraba ya 21 años y traía una ristra de amenazas de plante y reivindicaciones que hacía tiempo no se veían en el fútbol español. 

No hay comentarios: