sábado, 7 de mayo de 2011

Las difíciles compatibilidades de los deportistas israelíes

Entierro de Avi Cohen, considerado el mejor futbolista de la historia de Israel
El fútbol no es el deporte más seguido a nivel mundial por casualidad. Puede iniciar guerras o simbolizar normalidad en regiones conflictivas, ser plataforma lanzadera de políticos o refugio de criminales de guerra, símbolo de patriotas y de resistencia, donde supuestos millonarios invierten o donde los jugadores con salarios disparatados pretenden hacernos creer que sus reivindicaciones se asemejan a las de trabajadores llanos. El fútbol ha motivado acercamientos de dictadores y de la propia Iglesia... Muchas connotaciones para algo que dejó de ser un deporte hace tiempo y se convirtió en un movimiento de masas... Pero si hay un lugar en el mundo donde el fútbol y el deporte acaban plegándose ante otros factores es Israel. El Estado Judío tiene días marcados en el calendario que prevalecen sobre todas las cosas. Días que no se puede laborar y están dedicados al rezo y la reflexión. No se puede acudir a trabajar, menos aún se va a poder dar patadas a un balón...

Lo cierto es que el fútbol ha servido para que conozcamos en Occidente estas fechas de otras religiones. Ya es habitual culpar de baja forma a los futbolistas musulmanes a principio de temporada por el Ramadán, y ya sabemos que en ocasiones, jugadores israelíes no podrán alinearse en determinados días. Lo cierto es que la exportación de jugadores hebreos a ligas de primer nivel ha sido escasa. Israel nunca ha sido una potencia futbolística, apenas ha disputado un Mundial y su afición siente más predilección por el baloncesto. Eso sí a los partidos en el extranjero, y ante el temor de atentados como el de los Juegos Olímpicos de Munich se rumorea que viajan centenares de agentes del Mossad infiltrados entre los aficionados y llevando la propia seguridad de los equipos. Sin jurisdiccón real, pero eso nunca fue un problema

Ahora, hay rostros como los de Benaoyun o Aouate como futbolistas de primer nivel y el de Avraham Grant como entrenador que llevan años en España e Inglaterra como figuras destacadas, pero todavía la presencia de judios en la élite es escasa. Haim Revivo, que militó en el Celta cuatro años fue el pionero de jugadores hebreos en nuestro país. Y por tanto el primero al que vimos que se ausentaba en partidos al coincidir con la festividad del Yom Kippur. Más celebre internacionalmente fue el caso de Avi Cohen, considerado el mejor futbolista de la historia de Israel. Ex jugador del Liverpool con el que ganó una Premier y una Champions y de los primeros jugadores israelíes en destacar en el extranjero (también militó en el Glasgow Rangers). Su talento futbolístico le llevó a la osadía de desafiar al propio Yom Kippur y en el año 1980, pese a la coincidencia de fechas, optó por jugar con el Liverpool un partido frente al Southampton. Sus compatriotas le bombardearon a críticas y tiempo después se mostró arrepentido por haberse saltado el día de la expiación y el ayuno.
Dudu Aouate
La situación no ha cambiado con el paso de los años. Dudu Aouate es otro de los rostros más conocidos del fútbol judío. Acumula ya más de 8 años en España defendiendo las porterías de Santander, Coruña y Palma de Mallorca. En 2006 ya fue fruto de polémica. Un partido del Deportivo a las 6 de la tarde, finalizaba bordeando el comienzo del Yom Kippur y Aouate decidió jugarlo y nada más terminar retirarse a su hogar. Las formaciones políticas más ultraortodoxas llegaron a pedir que Aouate no volviera a jugar con la Selección ya que no era digno de representar a la Nación. Esta temporada, en 2010, al coincidir de lleno, Aouate no se alineó con el Mallorca para recibir al Osasuna y respetó el Yom Kippur completamente. Otro que se granjeó críticas fue Ben Sahar, el futbolista más joven en debutar con Israel a nivel absoluto con apenas 17 años. El ex jugador de Chelsea y Espanyol, esquivó realizar el servicio militar obligatorio de Israel. Medida que en el Estado Judio afecta a hombres y mujeres, dura 3 años y conlleva además la función de reservista hasta cumplir los 45. Ben Sahar no hizo la "mili" por centrarse en el fútbol y también provocó críticas y protestas en Israel por ese trato de favor a famosos y deportistas.

Ahora, nuevamente el deporte ha situado el calendario judío de actualidad. El Macabbi de Tel Aviv anunció que no disputaría la final de la Euroliga de baloncesto, prevista para este domingo, en caso de clasificarse al coincidir con el Yom Hakizaron, día que se brinda en recuerdo a los caídos por Israel. El momento de rendir tributo y oración por ellos da comienzo a las 19 horas y el Macabbi solicitó, con éxito, que la final se disputase y terminarse antes de esa hora. La Euroliga accedió. Lo mismo hizo el Mallorca. Consciente de la importancia de su portero, adelantó el encuentro a un horario poco habitual para el fútbol de primera división en España, a mediodía. Pero Aouate se lesionó la semana anterior con el horario ya fijado y el Mallorca jugará a las 12 sin su portero israelí. 

Sorprende ver la importancia e influencia de algunas fechas en el calendario. Y el respeto integro que brindan jugadores y equipos, y sobretodo su influencia, consiguiendo modificar horarios y calendarios para que se adapten y cuadren con sus creencias o en tal caso, permitiéndoles no jugar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buen artículo compañero, shalom.