viernes, 22 de abril de 2011

Oleg Blokhin, el ucraniano temible

HISTORIAS DEL ESTE

Su nombre aparece entre esos tantos grandes jugadores de los que se ha oído hablar, pero no hemos podido disfrutar. Oleg Blokhin, "la flecha ucraniana", miembro de un Dinamo de Kiev que dominaría en la Liga soviética en ocho ocasiones y Blokhin, sin ser delantero, sería el máximo goleador en cinco de ellos. También triunfaría en Europa proclamandose campeón de la Recopa y de la Supercopa de Europa de 1975. Ese año, le llegaría el reconocimiento internacional al recibir el Balón de Oro. Segundo jugador soviético en alcanzarlo tras Lev Yashin. Con la Selección tomó parte en los mundiales de España y México, donde dos arbitrajes bastante polémicos terminaron apartando a la Selección soviética del camino hacia el título. También formó parte de la de la URSS que se negó a jugar el encuentro clasificatorio para el Mundial de 1974 en Santiago de Chile, a los pocos días del Golpe de Estado Pinochet y con un estadio que se utilizaba para albergar presos políticos.

El nombre de Blokhin ya sonaba en toda Europa, aunque el hermetismo de la URSS no le permitió dar el salto a las poderosas ligas occidentales. Solo, muy al final de su carrera pudo probar fortuna en dos conjuntos extranjeros y de países poco competitivos a nivel futbolistico, el Vorwaerts Steyr de Austria y el Aris Limasoll de Chipre.

Tras retirarse en 1990, inició inmediatamente su carrera de entrenador, que en dos décadas ya le ha llevado a entrenar en Rusia, Grecia y Ucrania. Entre 2003 y 2007 dirigió a la Selección de su país, realizando un gran mundial de 2006 en el que fueron apeados por Italia, en cuartos de final, que posteriormente sería la Campeona. Pero Blokhin ya se había curtido más fama de duro fuera de los terrenos de juego.

Comprometido con la URSS como futbolista, fue elegido diputado en 2002, por el ex comunista Partido Social Democrata Unido de Ucrania. Además, en febrero de 2006, siendo miembro del Parlamento y seleccionador nacional no se mordió la lengua a la hora de exponer su visión sobre la liga ucraniana, en la que la presencia de jugadores africanos había crecido en número:

¿Vamos a aprender de un Andriy Shevchenko o de un Oleg Blokhin, y no de un Zumba-Bumba que bajó de un árbol, le dieron dos bananas y ahora juega en la Liga de Ucrania?.

Tras dejar el cargo en 2007, entrenar al FC Moscu donde también salió enemistado con la prensa y ejercer de director deportivo del Chornorets Odessa, inició una campaña para evitar el nombramiento de Marcelo Lippi como Seleccionador del país. No podía ser un extranjero. Y su influencia ha tenido éxito, hoy mismo se anunciaba que Blokhin vuelve a tomar las riendas del combinado ucraniano con la Eurocopa en la que ejercerán de organizadores en el horizonte. 

No hay comentarios: