miércoles, 20 de abril de 2011

"¡No me toquen mi himno!"



Ayer se hizo público. El himno español sonará en Mestalla en la Final de Copa a 120 decibelios... Un sonido que comparan con el que ejerce el motor de un avión en pleno vuelo y que supera ampliamente la linea del dañino para el ser humano... la noticia se recrea:
"A partir de los 55, los expertos consideran que se entra en niveles molestos para el oído humano. El nivel que se espera alcanzar mañana en Mestalla está 10 decibelios por encima de lo que normalmente se alcanza como máximo en un concierto de rock. Pasada la frontera de los 120 decibelios se penetra en cifras de alto riesgo para la salud. 
A pesar de la preocupación por los pitos al himno, desde la Federación se precisa que no se espera que se repita la situación de hace dos temporadas, aunque sí se teme que la respuesta de los seguidores del Real Madrid sea pitar a los del Barcelona para recriminarles. Pese a ello, prima la teoría de que los madridistas responderán entonando el himno."
Todo el temor viene cuando en ese mismo estadio, en la Final de Copa de 2009 que enfrentó a Barcelona y Athletic de Bilbao provocó una sonora pitada que encima resultó más ridícula cuando fue intentada enmascarar por Televisión Española, algo que le costó el puesto al director de deportes.

Ahora... volviendo al lugar del delito, regresa la polémica y los intentos de rentabilizar el asunto:

Un movimiento del "madridismo" pide que se acuda al partido con banderas de España para silenciar los pitos que ejercerán los aficionados cules. Por otro lado, el portavoz de Solidaritat Catalana per la  Independencia, el partido de Joan Laporta, en Valencia ha amenazado con querellarse si el himno se emite al volumen anunciado por la RFEF...

Y es que, los informes de la OMS establecen que los 50 decibelios son la linea que rebasa el confort acústico y que superar los 65 resulta perjudicial para la salud.... En el momento en que se emita durante la Final, se habla de que rondará el doble...

SARKOZY Y LA MARSELLESA
En Francia, Nicolás Sarkozy también se tomó con firmeza el asunto de los silbidos al himno nacional. Ante los pitos y abucheos con los que se encontró el himno francés pretendió establecer una normativa que hiciese que se anulasen los partidos en los que no se respetase La Marsellesa. El detonante fue un encuentro amistoso contra Túnez celebrado en París, donde el publico recibió con pitos en la propia capital gala el himno. Por supuesto, no ha sucedido nada. Francia no se ha retirado ni existen normativas que consigan hacer al público callarse, suene lo que suene...

1 comentario:

Bokerón95 dijo...

Este es el respeto qe tienen nuestros ciudadanos hacía el pueblo...

Saludos desde: www.foromalaguista.blogspot.com