lunes, 18 de abril de 2011

El Hungaria como vía de escape hacia el mundo libre

HISTORIAS DEL ESTE

Desertores y traidores ha habido siempre a lo largo de toda la Historia. Los hubo por dinero desde Efialtes en la batalla de las Termopilas, a Benedict Arnold en la guerra de la independencia américana... incluso Jesucristo vio como uno de sus apostoles le vendía. De traidores no se libraron ni Julio Cesar ni Viriato. Otros hombres que hicieron historia, desde Marx o Lenin tuvieron que probar las mieles del exilio. Muchos desertores se negaron a seguir las directrices e imposiciones. Unos porque veían peligrar su vida, otros por escapar en acorde a su pensamiento. Pero ¿que mejor excusa para atravesar las fronteras al mundo libre de Occidente que bajo el amparo de un inocente club de fútbol?

Así fue como un pequeño conjunto de jugadores del otro lado del telón de acero (en su mayoría hungaros, pero también había checoslovacos, yugoslavos...) que pretendían dar el salto a Occidente aprovecharon para escapar del dominio soviético. Quizá su historia sería más anónima si no contase con la presencia de Ladislao Kubala entre sus filas, posteriormente heroe dle Barcelona y considerado uno de los grandes futbolistas de todos los tiempos. Él sería, junto a su cuñado, Fernando Daucik, que ejercía de entrenador y también labró una extensa y prestigiosa carrera de técnico, los rostros más conocidos que capitanearon este equipo hacia Occidente, no sin superar diversos obstaculos y prohibiciones. Quizá, si hubieran sido todos jugadores anónimos, surgirían películas y documentales que realzasen su figura y que subrayasen cuál fue la primera vez que bajo el camuflaje deportivo, unos cuántos jugadores aprovecharon para establecer una nueva vida y escapar del control comunista.

Noticia de Septiembre de
 1950 que narra el destino
 de algunos miembros del
 Hungaria
El caso es que el Hungaria aprovechó una amplía gira durante el verano de 1950 que le llevó por diversos países europeos para que sus jugadores tuviesen la excusa perfecta para abandonar sus países. El equipo pasó por varios países, desde Italia a Portugal pero donde finalmente echaría raices sería en España. Varios amistosos por la geografía española, desde Mallorca a Barcelona bastaron para que llovieran ofertas por esos jugadores llegados del Este. Kubala, evidentemente era el más destacado y encontraría destino en el mismisimo FC Barcelona donde levantaría todos los títulos posibles con la excepción de la Copa de Europa. Además, impuso como condición que Daucik fuera contratado de entrenador, y la directiva blaugrana aceptó. El resto de jugadores, bastante más desconocidos probaron suerte en variados clubes españoles con diversa fortuna, pero al menos, el objetivo del Hungaria había funcionado y nadie de los que inició la gira regresó a sus países. 

1 comentario:

Mussolnocturn dijo...

Buen apunte Gontxo. Por desgracia hay muchas historias de este tipo, de personas que tuvieron demasiadas dificultades de triunfar en su disciplina deportiva por culpa de ideologías políticas.